Ir al contenido principal

Stamatis Moraitis, el hombre que se olvidó de morir

En 1943, un veterano de guerra griego llamado Stamatis Moraitis llegó a Estados Unidos para ser tratado de su brazo herido. Sobrevivió a un disparo, escapó de Turquía y cruzó el Atlántico en el Queen Elizabeth, que entonces sirvió para el transporte de tropas. Moraitis se estableció en Port Jefferson, Nueva York, un enclave de compatriotas de su isla natal, Ikaria. Rápidamente consiguió un empleo haciendo trabajos manuales. Más tarde, se trasladó a Boynton Beach, Florida. De camino se casó con una mujer greco-americana, tuvo tres hijos, compró una casa de tres dormitorios y, en 1951,  se hizo con un Chevrolet.

Un día en 1976, a Moraitis le costaba respirar. Subir escaleras era un reto; tuvo que dejar de trabajar al mediodía. Viendo las radiografías, el médico concluyó que Moraitis tenía cáncer de pulmón. 9 médicos más confirmaron el diagnóstico. Le dieron 9 meses de vida. Estaba en la sexta década de vida.


Moraitis pensó en quedarse en América y buscar un agresivo tratamiento contra el cáncer en el hospital local. Así, podría estar cerca de sus hijos. En vez de eso, decidió volver a Ikaria, donde podría ser enterrado con sus padres en un cementerio a la sombra de los pinos que miraban al mar Egeo. Se imaginó que un funeral en Estados Unidos sería muy costoso, mientras que un funeral tradicional en Ikaria costaría $200, dejandole así una porción mayor de sus ahorros a su viuda, Elpiniki. Moraitis y Elpiniki se trasladaron con sus padres a una casa blanca y pequeña en dos acres de viñedos plantados de forma escalonada cerca de Evdilos, en el norte de Ikaria. Al principio, pasó unos pocos días en la cama, mientras su madre y su esposa lo cuidaban. Reconectó con su fé. Las mañanas de los domingos, cojeaba hasta una pequeña capilla griega ortodoxa donde su abuelo fue sacerdote. Cuando sus amigos de la infancia descubrieron que había vuelto, empezaron a presentarse cada tarde. Hablaban durante horas, algo que de forma invariable incorporaba una botella o dos de vino local. "Al menos moriré feliz", pensó



En los meses siguientes, pasó algo extraño. Empezó a sentirse más fuerte. Un día, sintiendose ambicioso, plantó algunas verduras en el jardín. No esperaba vivir para recolectarlas, pero disfrutaba del Sol y la brisa marina. Elpiniki podría disfrutar de las verduras frescas cuando se hubiera ido.

Pasaron seis meses y Moraitis no se murió. Por el contrario, recolectó la cosecha y, envalentonado, hizo lo mismo con el viñedo familiar. Aliviado por la rutina de la isla, despertándose cuando quería, trabajando en los viñedos hasta la mitad de la tarde, haciéndose el almuerzo y tomándo una larga siesta. Por las noches, iba a la taberna local, donde jugaba al dominó hasta pasada la medianoche. Pasaron los años y su salud no hizo sino mejorar. Añadió un par de habitaciones a la casa de sus padres para que pudieran visitarle sus hijos. Aumentó el viñedo hasta que produjo 1500 litros de vino al año. 25 años después de irse a Grecia, volvió a América para que los médicos que le pasó y por qué se fue el cáncer. Se encontró que los médicos que le atendieron estaban ya muertos. Él, sin embargo,  murió el 3 de febrero de 2013 con 98 años, aunque él decía que tenía 102, y sin cáncer. No se trató con con quimioterapia, fármacos ni ningún tipo de terapia. Lo único que hizo fue volver a Ikaria.

Fuente: Nytimes

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

La madera también se puede soldar

Las soldaduras se realizan con metales ¿no? Es algo que se asume sin más. Sin embargo, si les digo que se puede soldar madera posiblemente no me crean. Incluso me insistirán que usarán algún tipo de adhesivo, pero la respuesta será la misma: mediante fricción mecánica se pueden combinar dos piezas de madera.

La picadura de esta hormiga duele tanto como un disparo

La Paraponera clavata tiene el privilegio de ser el animal que causa la picadura más dolorosa. También la llaman hormiga bala, ya que dicen que su bocado duele tanto como un disparo. Otro de los nombres que la describen perfectamente es el de hormiga 24 horas, ya que es lo que dura el dolor de la picadura.

La hormiga, que se encuentra en Nicaragua y Paraguay, llegan a medir 25 mm y viven en la bases de los árboles. Fue descrita por primera vez por Joseph Charles Bequaert (1886-1982). Se dice que provoca un dolor 30 veces mayor al de una avispa. Quienes lo han sufrido lo describen como "olas de dolor ardiente y pulsátil, que no cesa en 24 horas" o “Puro, intenso, dolor brillante. Similar a caminar sobre brasas ardientes con una aguja de 7 centímetros clavada en tu talón”.

El entomólogo Justin Schmidt creó una escala de dolor que va del 1 al 4, donde clasifica el primer nivel sería la picadura de avispa antes mencionada. Mientras que la hormiga del fuego y la abeja africana t…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.