Ir al contenido principal

¿Por qué no nos acordamos de cuando eramos bebés?


¿Por qué no recordamos ser un bebé? ¿Por qué no nos acordamos de nuestros primeros años? ¿Cómo puede ser que un niño de tres años recuerde cosas que han pasado pero esos recuerdos desaparezcan unos años más tarde?

Esas preguntas han intrigado a la humanidad durante siglos. Un nuevo artículo de la revista Science proporciona la primera evidencia del mecanismo físico que explicaría este extraño fenómeno.

El artículo, que estudia roedores, concluye que las nuevas células formandose constantemente en los cerebros jóvenes pueden alterar los circuitos que mantienen las memorias.


Los cerebros de los mamíferos crean células durante su vida en un proceso llamado neurogénesis, aunque las crías de algunas especies, incluyendo a los humanos, producen nuevas neuronas a un ritmo mucho mayor. Este proceso es particularmente activo en el hipocampo, que se ocupa de la memoria y el aprendizaje.


La mayor parte del tiempo, la neurogénesis ayuda a mejorar el lenguaje y la memoria, pero hay un inconveniente. Según el artículo de Science, las extremadamente altas tasas de neurogénesis en cerebros muy jóvenes puede aumentar el olvido. Estas nuevas neuronas pueden estar ocupando los viejos circuitos que mantienen las memorias.

Los científicos lo comprobaron de esta manera: primero, produjeron memorias en varios animales - creando una asociación entre un lugar y una leve descarga eléctrica. Después ajustaron las tasas de neurogénesis en los animales y vieron que pasaba posteriormente con esos recuerdos.

De ratones y recuerdos


Impulsar la neurogénesis en ratones adultos dandoles una rueda para correr durante varias semanas o usando fármacos causaba que recordaran las cosas peor. En contraste, disminuir la tasa de neurogénesis los hacía capaces de recordar mejor.

Entonces los científicos mostraron que eran capaces de detener la amnesia infantil: disminuyendo la creación de nuevas neuronas en ratones jóvenes hace que recuerden las cosas mejor.

También probaron con otras dos especies de roedores más maduros que los ratones al nacer: las cobayas y un animal chileno llamado degú. Las cobayas jóvenes y los degús tienen tasas menores de neurogénesis. Y, resulta, que estas especies normalmente no experimentan amnesia infantil. Pero cuando los investigadores aumentaron la tasa de neurogénesis en especímenes jóvenes, tampoco podían contener los recuerdos.

La amnesia infantil no es tan mala

Ha habido muchas hipótesis sobre la amnesia infantil en la literatura psicológica durante años, como la noción de que surge de la falta de habilidades linguisticas o desarrollo emocional. (Freud pensó que la amnesia infantil ayudaba a reprimir memorias de traumas infantiles, pero esta dejó de ser una de las principales ideas en la psicología). El artículo de Science no descarta necesariamente estas ideas.

"Creo que (la nueva hipótesis) proporciona un mecanismo muy convincente del por qué no recordamos memorias infantiles" dice Mazen Kheirbek, quien estudia el nacimiento de nuevas neuronas en la Universidad de Columbia.

Sin embargo, Kheirbek destada que puede que no sean las nuevas neuronas por si mismas, sino las nuevas capacidades de aprendizaje que permiten las nuevas neuronas las que crean la diferencia. "Quizas el olvido visto aquí se deba realmente a la habilidad aumentada para aprender cosas nuevas," dice. "Por lo que hay una compensación ahí, preservar los viejos recuerdos puede suponer el costo a hacer otros nuevos".

Y la ausencia de recuerdos - tanto en la infancia como en la etapa adulta - no es necesariamente malo. "Cierto grado de olvido es importante para la memoria. Hay una capacidad finita", dice Paul Frankland, un neurobiólogo del Hospital para Niños Enfermos de Toronto, que llevó el estudio. "Necesitas aumentar la señal en relación al ruido. Necesitas deshacerte de toda la basura, si quieres recordar las características y sucesos importantes".

Por supuesto, hay una gran advertencia: estos experimentos no se realizaron en personas. Lo fueron en roedores, por lo que estrictamente hablando, nos habla sobre esos roedores. Pero dada la similitud entre los cerebros mamíferos, es razonable pensar que ocurre algo similar en los humanos. Lo malo es que no puedes ir por ahí cortando los cerebros de la gente para contar las nuevas neuronas como haces con los ratones. Por lo que realizar el mismo mecanismo en humanos sería mucho más difícil.

Fuente: Vox

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Robert Liston, el cirujano que consiguió un 300% de mortalidad en una operación

Si te tuvieran que operar y no tuvieran anestesia, desearías que al menos fuese breve. Esa era la situación que se encontraban muchas personas antes de la invención de la anestesia. Una diferencia de minutos podía diferenciar a un cirujano mediocre de uno ejemplar. Por lo tanto, se podría considerar que el mejor cirujano era Robert Liston, quien era considerado la "el mejor bisturí de West End".

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿Por qué utilizan agujas esterilizadas para dar una inyección letal?

Es una de las típicas preguntas, aparentemente sin respuesta, que circulan por Internet. Pero la esterilización de las agujas tiene una razón que explicaré a continuación.

En primer lugar hay que recordar que cuando el condenado enferma se hace todo lo posible para su recuperación, para que de esta forma se pueda "aplicar justicia". Pero cual es la razón por la que se esteriliza la aguja, si al fin y al cabo, el preso va a morir.

La principal razón es que las personas que administran la inyección pueden pincharse por accidente, transmitiendo las posibles enfermedades que tuviera el último en ser ejecutado. También hay que tener en cuenta que no es una inyección, sino tres. La razón por la que se llama inyección letal, en singular, es porque solo una provoca la muerte.


En primer lugar, se administra un somnífero, el tiopental sódico, para que el preso pierda la consciencia. La segunda inyección consiste en un bloqueador de placa mioneural no despolarizante, que bloquea el di…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…