Ir al contenido principal

Las plantas imitadoras

Ophrys apifera
Hace varios años, parecía que el pez bocón del mármol negro (Stalix cf. histrio) era el no va más entre los imitadores, ya que emulaba al mismísimo pulpo imitador. Sin embargo, por increíble que fuera el caso, como en la gran mayoría, el imitador es un animal. Los casos en los que una planta imita a otra son infrecuentes, pero existen.


Los muérdagos australianos (Loranthaceae) son hemiparásitos capaces de imitar a su huésped, principalmente a través de sus hojas. Al menos 16 de sus especies imitan a uno o más huéspedes. Son aquellas presentes en la selva las que presentan menos especificidad. En ocasiones, se confunden en la distancia, pudiendo percibirse sus diferencias mediante una inspección más minuciosa. Se sostiene que este mimetismo tiene un componente genético relativamente estable para cada especie, establecido como consecuencia de la selección natural. La presión para usar este recurso pudo ser la suficiente para que ocurriera varias veces de forma independiente en varios tipos de muérdago.
Boquila trifoliolata
La Boquila trifoliolata, una enredadera típica de los bosques templados de Sudamérica que que no solo imita a su huésped, sino que un solo espécimen puede imitar a varios. Puede imitar las hojas de los huéspedes en tamaño, forma, color, orientación y la visibilidad de las venas, entre otros rasgos. Si una misma planta pasa de un árbol a otra, se adaptará acorde a la morfología de cada uno, mostrando un aspecto distinto en cada segmento de su recorrido. Las hojas de aquellas plantas que crecían a nivel del suelo no se diferenciaban de aquellas que lo hacían sobre árboles sin hojas.

Se considera que esta estrategia les sirve para evitar ser devoradas por los herbívoros, ya que aquellas en el suelo o troncos sin hojas eran consumidas con más frecuencia que las que se mimetizaban. Además, como enredadera, el hecho de situarse en un nivel superior fuera del alcance de la mayoría de herbívoros le supone una defensa adicional.

A diferencia del muérdago australiano, la B. trifoliolata no tiene conexión fisiológica con el huésped. Incluso puede imitarlo sin tener un contacto directo. Por otra parte, el muérdago australiano muestra más especificidad.
Cryptostylis ovata
La orquídea de lengua australiana (Cryptostylis) imita el aroma y color de las avispas Lissopimpla excelsa hembras para atraer al macho de la especie. En algunas especies, también imitaba la forma de la avispa hembra, aunque por lo general, la forma varía de una especie a otra. Las plantas llegan a imitar detalles de la avispa que incluso el polinizador no tiene la capacidad visual de percibir, por lo que deben ser reconocidas por el tacto. Además, estos detalles permiten que la avispa se oriente correctamente para la polinización. Por otra parte, estas orquídeas son más grandes que las avispas a las que pretenden imitar, pudiendo actuar como super-estímulos, ya que algunos insectos eligen a las hembras de mayor tamaño al relacionarlo con la fecundidad. Aunque se cree que su tamaño simplemente les hace más fácilmente detectables desde la distancia.
Turnera sidoides ssp.pinnatifida
La Turnera sidoides ssp.pinnatifida imita a las malváceas (Malvaceae) desde el punto de vista de la abejas, atrayendo polinizadores. Las primeras suelen presentar las mismas colores que las malváceas de la región.

Por otra parte, la Byttneria aculeata, de la familia de las malváceas, puede mostrar variegación en las hojas para mostrar manchas blancas para simular los mordiscos de larvas, evitando que los herbívoros se alimenten de ellas u otros insectos depositen allí los huevos.

La planta imitadora que, irónicamente, es más conocida es la llamada planta piedra (Lithops), cuyo nombre vulgar denota su apariencia. Son plantas de Namibia y Sudáfrica caracterizadas por el aspecto de sus dos anchas hojas que la asemejan a un par de piedras.

El Elaeocarpus hookerianus Raoul de Nueva Zelanda tiene una peculiaridad, ya que su aspecto cambia completamente tras dejar atrás su juventud. En esta, presenta unas ramas birfurcadas con hojas de formas muy variables de colores de marrón a negro, pareciéndose a ramitas muertas. Sin embargo, al alcanzar los tres metros, el ángulo de sus ramas se cierra y produce hojas más grandes, elípticas y verdes. Esto pudo servir para confundirse con el entorno y pasar desapercibida para los moas (Dinornithidae). Cuando la planta ha alcanzado determinada altura, las hojas comienza a producir proyecciones con formas de espinas que dificulta el consumo a los animales. No obstante, también se ha propuesto que las ramificaciones en su juventud le permitirían a la planta buscar nuevos ambientes de luz tanto horizontal como verticalmente.

Fuentes:

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

Caca-dauphin, cuando las heces de un futuro monarca marcan la moda

Francia siempre ha estado ligada a la moda. Antes de su revolución, esta era dictada por la Casa Real. La tendencia de simular haberse operado de una fistula anal es prueba de ello, pero no sería el único ejemplo que mostraba donde residía el sentido francés del gusto.

El hombre con la sangre "dorada"

Sus médicos lo llevaron a la frontera. Así era más rápido: si donaba en Suiza, el proceso se enlentecería rellenando papeles y autorizaciones. La enfermera en Annemasse, Francia, podía ver por la bolsa de sangre destinada a París que esta era bastante inusual. Pero cuando leyó los detalles, se le abrieron los ojos. No había duda que era imposible para este hombre estar sentado a su lado, no solo vivo, sino también sano. Thomas sonrió. Muy pocas personas en el mundo sabían que su grupo sanguíneo podía existir. E incluso menos la compartieron. En 50 años, los investigadores solo han encontrado a unas 40 personas en el planeta con el mismo tipo de valiosa sangre en sus venas.