Ir al contenido principal

La pelea de dos siglos por una cucaracha

IMG_6131 pill cockroach

Una simple y llana cucaracha fue capaz de iniciar una discusión bizantina, es decir, un argumento que no lleva a ninguna parte, que ha perdurado durante dos siglos.


Todo comenzó en 1831 en París, donde Jean Audinet-Serville pasó ese año en el Museo de Historia Natural describiendo nuevas especies de cucarachas, creando un género al que llamó "Périsphère".  Esta cucaracha pertenecía a un grupo capaz de enroscarse como una bola, de forma similar a las cochinillas (Oniscidea). Como los nombres científicos solo se admitían en latín, lo tradujo como
"Perisphaerus". El problema es que esta no era la traducción correcta.

Aquí es cuando comienza el debate. En 1838 en Berlín, por entonces capital de Prusia, Hermann Burmeister describió el género al que llamó "Perisphaeria". En él incluyó varias especies africanas y la asiática que ya había descrito Audinet-Serville. Jean Audinet-Serville no aceptó esta corrección y propuso la suya, "Perisphaera".

Pero como se suele decir, dos son compañías y tres son multitud. Ya no era un problema que debieran arreglar entre ellos, porque Charles Brunner von Wattenwyl creó en 1865 la familia Perisphaeridae basándose en Perisphaeria de Burmeister. Karlis Princis rizó el rizo en 1947 cuando usó los géneros Perisphaeria y Perisphaerus de forma independiente, incluyendo solo a la primera en su nueva familia Perisphaeriidae en 1960, mientras ponía al segundo en otra familia. En 2003, ambas familias se sinonimizaron como Perisphaeriidae, pero contenían tanto a Perisphaeria como al antiguo nombre Perisphaerus. Previamente, en 1863, ajeno a esta cadena de sucesos, se consideró que Perisphaeria era incompatible con Perisphaera, ignorando a Perisphaerus, y erigió el género Hyposphaeria como sustituto de Perisphaeria.

La situación parecía un juego de quien es quien. Todo para dar nombre a un solo género de cucarachas que, con su nombre original (Perisphaerus), la corrección de Burmeister (Perisphaeria) y la corrección del autor original (Perisphaera), acabaron provocando una discusión que creció como una bola de nieve al que se le añadieron las familias Perisphaeridae y Perisphaeriidae y el género Hyposphaeria.

Aunque Audinet-Serville cometió un error que intentó enmendar, Burmeister también comparte parte de la culpa. Por un lado, usó un asterisco junto al nombre Perisphaeria la primera vez que lo mencionó, no haciéndolo siempre que escribía el nombre. Normalmente el asterisco era algo que usaba con nombres nuevos. Por otra parte, incluyó a cucarachas africanas incapaces de enroscarse junto a una asiática que sí lo hacía. Fue para estas cucarachas africanas para quien se creó el género Hyposphaeria.

Aún así, el problema de los nombres permanecía. Las opciones eran claras: el nombre original, la corrección de Burmeister o la corrección del autor original. Esta es una elección que dependerá que las normas de la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica (ICZN).

Según la ICZN, a menos que Jean Audinet-Serville cometiera un error sin querer, el nombre es Perisphaerus. Sin embargo, se puede interpretar que se equivocó porque años después intentó corregirlo. ¿Significa que su nombre es Perisphaera, como intentó corregir? No, porque en el artículo 32.5 se especifica que la latinización incorrecta es una excepción, por lo que no cuenta como error.

En otras palabras, no era necesaria ninguna corrección. En el caso de Burmeister, según el artículo 33, era una "enmendación" (cambio o corrección") o una "escritura posterior incorrecta". No se sabe si su intención era cambiar el nombre o trataba a otros nombres de manera similar. El propósito del asterisco misterioso tampoco lo aclara.

A pesar de todo, Burmeister proporcionó una descripción más detallada del género. Aunque solo tiene una página de largo, supera las 9 líneas de Audinet-Serville con datos poco precisos como "abdomen grande" y "muy redondeado en el frente y los lados".

Actualmente, la subfamilia (Perisphaerinae) contiene 19 géneros y 174 especies. Solo esperemos que siga siendo válida para no tener otros dos siglos de debate.

Fuentes:

  • Entomology today
  • Li X-R, Wang Z-Q (2016) Perisphaerinae Brunner von Wattenwyl and Hyposphaeria Lucas are valid names concealed by the unavailable names Perisphaeriinae and Perisphaeria Burmeister (Blattodea, Blaberidae). ZooKeys 574: 75-80. doi: 10.3897/zookeys.574.7063

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Existieron los cinturones de castidad medievales?

Quizás no haya periodo de la historia con más mitos popularmente aceptados que la Edad Media. Las creencias sobre la forma de la Tierra, la higiene personal, los métodos de tortura, la cultura, el origen de la peste negra y la visión del sexo en esta época están popularmente difundidas y además limitadas a la Europa cristiana. Son ese tipo de datos cuya veracidad no cuestionamos porque no afectan nuestra vida diaria. Entre esos elementos que aceptamos como típico de la Edad Media está el cinturón de castidad.
¿Qué es un cinturón de castidad? El cinturón de castidad era una prenda que impedía al usuario masturbarse o copular y que tenía una cerradura cuya llave poseía otro usuario. Supuestamente inventada por Francesco II da Carrara, duque de Padua, se dice que fue ejecutado por colocar estos instrumentos en las mujeres bajo su dominio. También se le atribuye a Semíramis. El cinturón de castidad recibió nombres como "cerraduras venecianas", "cerraduras de Bérgamo",…

La moda victoriana de andar con cojera

Las modas son hábitos estúpidos normalizados. Ha sido así ahora y lo ha sido siempre. Si en Francia una fístula anal marcó tendencia y se popularizó un pararrayos en la cabeza, la Inglaterra victoriana no se quedaba atrás, ya que puso de moda la cojera.

Con la boda de Alberto Eduardo, príncipe de Gales, con Alejandra de Dinamarca, esta se ganó la popularidad del pueblo. Su manera de vestir era copiada inmediatamente, como sus cuellos altos y gargantillas que solía usar para ocultar una cicatriz en el cuello, producto probablemente de una operación durante su infancia. Cuando una fiebre reumática la dejó con una evidente cojera en 1867, las mujeres adineradas también comenzaron a imitarla.

Al principio tan solo usaban zapatos de distinto tamaño para reproducir su marcha, pero los astutos zapateros se olieron el negocio. De esta manera comenzaron a vender pares de zapatos con tacones que no coincidían en tamaño.

La moda provocaba sorpresa, como decía el North British Mail en 1869:
Se h…

La fístula anal real que marcó tendencia

En 1686, el rey francés Luis XIV tenía un bulto tan doloroso en el trasero que no podía ni sentarse. El bulto que le encontraron el 15 de enero se convirtió en un absceso el 18 de febrero. El 2 de mayo ya era una fistula. Gracias a sus documentos médicos, sus suplicios para defecar pasaron a la historia. El fracaso de los cuatro enemas diarios y las aplicaciones de lociones le obligaron a buscar a un cirujano: Charles-François Felix.

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos, le estamparíamos el cartel de posible.

La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extremo…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?