Ir al contenido principal

¿Los amputados necesitan comer menos?

Flickr: National Museum of Health and Medicine
Las necesidades calóricas no son las mismas para todos. El peso, la edad, la altura o el estado físico influyen en la cantidad diaria recomendable que requerimos. Por ejemplo, alguien más alto tiene más tejidos que nutrir, por lo es lógico que tenga que consumir más que una persona proporcionalmente más pequeña. Siguiendo este razonamiento, una persona amputada debería consumir menos calorías, o quizás no.
En cualquier persona se puede medir el gasto calórico en reposo o tasa metabólica basal, que tiene en cuenta el sexo, el peso, la altura y la edad. Así, en hombres sería:

66+(13,7*Peso en kg)+(5*Altura en cm)-(6,8*Edad)= kcal/día

Mientras en mujeres, cambiaría a:

655+(9,7*Peso en kg)+(1,8*Altura en cm)-(4,7*Edad)=kcal/día

Luego, el resultado se ajusta teniendo en cuenta la actividad (Confinado en la cama: 1,3; Ambulatorio: 1,3; Actividad normal: 1,5-1,75; Extremadamente activo: 2,0) y la lesión (Pos-operatorio sin complicaciones: 1-1,05; Fractura larga: 1,15-1,3; Curación de herida: 1,2-1,6; Enfermedad pulmonar: 1,3; Sepsis: 1,75-1,85).

Estos valores multiplican el resultado obtenido en la fórmula anterior. Dicho de otra manera, alguien que se considerara extremadamente activo gastaría el doble de calorías en reposo. Un amputado, al perder parte o la totalidad de una extremidad perdería parte de su peso. Se calcula que se reduciría de un 0,3% en el caso de la mano al 15% en una amputación por encima de la rodilla.

Pero la respuesta a la pregunta no se queda ahí. Los amputados, especialmente aquellos de miembro inferior que usan prótesis(1), gastan más energía para llevar sus actividades cotidianas. Este gasto calórico es aún mayor conforme más alta es la amputación, es decir, cuanto más corto sea el muñón. Aunque en individuos jóvenes en buena forma física, el gasto energético pueden no presentar un gasto energético adicional. Por otra parte, podría pensarse que los amputados bilaterales son los que tienen el mayor gasto energético, pero los resultados son muy variables y no están relacionados con el nivel de amputación. Aunque, en comparación, la velocidad al caminar suele ser menor.

Un detalle a tener en cuenta a la hora de sacar una conclusión son las causas de la amputación, pues son diversas: traumáticas, vasculares, malformaciones, tumores, etc. Esto significa que no se puede hacer una afirmación que se cumpla en todos los casos. Por ejemplo, la diabetes, una de las principales causas de amputación en la tercera edad, requiere una dieta específica para evitar futuras complicaciones. Además, hay que ser muy cuidadosos, ya que si alguien se gasta mucha energía por el gran esfuerzo que requiere para usar la prótesis, puede que el problema no esté en la alimentación, sino en su capacidad muscular o cardiorrespiratoria. Por lo que comer para compensar un hipotético gasto energético en exceso puede conllevar un aumento de peso que empeore la situación.

En cierta medida, la pregunta recuerda a la afirmación de que las embarazadas deben comer el doble, algo que es falso. En los amputados, las calorías que necesitan variarán de un individuo a otro, de la misma manera que en el resto de personas. En principio, al tener menos tejidos que alimentar, el gasto calórico sería menor, por lo que sería recomendable que el consumo alimenticio se redujera proporcionalmente. Partiendo de ahí, la energía adicional que necesite dependerá de su nivel de actividad. Dependería del factor de actividad, mencionado antes, que podía incluso duplicar la tasa metabólica basal.

A veces, lo que sucede es que la persona come exactamente igual que antes de la amputación y además, como le cuesta, realiza menos actividad, haciendo que a la larga engorde y sea aún menos activo. De esta manera, en términos generales, el amputado necesitaría comer menos, aunque se podría matizar que siendo activo esta reducción podría no ser tan acusada.

Notas

(1) Hago esta anotación porque no es lo mismo ser autónomo y con prótesis a estar en silla de ruedas y depender de otras personas.

Fuentes

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.