Ir al contenido principal

El Nanotyrannus, el dinosaurio que pudo no existir

(Wikimedia)
Durante un siglo se dijo que el brontosaurio no existía, aunque fuese un nombre bien conocido, hasta que el año pasado se descubrió que el Apatosaurus y el Brontosaurus tienen diferencias reconocibles. El Nanotyrannus puede sufrir el destino opuesto y perderse en el olvido. Sin embargo, esto se debe a un hallazgo prometedor.
Hace 67 millones de años, en el noroeste de la actual Montana, un dinosaurio carnívoro de sexo indeterminado, al que llamaremos "Jane", murió. El transcurso de millones de años fue suficiente para que su cadáver se fosilizara. En el 2003, fue descubierto por paleontólogos del Museo de Historia Natural Burpee de Illinois. Casi completo, el fósil tenía 6 metros de largo y 2 de alto.

Jane podía ser o un Nanotyrannus, una especie más pequeña relacionada con el Tyrannosaurus rex, con el que compartía hábitat, o un T-rex juvenil. Para el segundo caso había que negar la existencia de la especie Nanotyrannus. Sin embargo, este debate no es reciente.

En 1942, David Dunkle del Museo Cleveland de Ohio desenterró un cráneo ligeramente comprimido similar al de Jane. Durante mucho tiempo lo único seguro que se sabía de él era que se le llamó CMNH 7541. Tras estudiar minuciosamente los detalles del cráneo, Charles W. Gilmore lo clasificó como un Gorgosaurus. Esta era una de las tantas especies menores relacionadas al T-rex que vivieron durante las primeras fases del Cretácico.

En 1970, el mismo especimen se ganó otro apodo, ya que un nuevo estudio lo renombró como un Albertosaurus. 18 años después, en 1988, Bob Bakker de la Universidad de Colorado y sus compañeros propusieron que era un nuevo género basándose en su cara estrecha y sus pequeños dientes afilados. Lo llamaron Nanotyrannus ("tirano diminuto").

En 1999, usando como guía el excelente registro fósil del Albertosaurus, Thomas Carr, ahora en el Carthage College en Wisconsin, descubrió que los cráneos y dientes de los tiranosaurios se volvían más robustos con la edad. Los adultos eran pesados, con grandes huesos y anchos dientes, mientras que los individuos juveniles eran esbeltos con dientes finos. Esto podría significar que los rasgos del Nanotyrannus no son los de otra especie, sino solo de inmadurez. 

Era una idea que propuso por primera vez el paleontólogo ruso Anatoly Rozhdestvensky en 1965 cuando aún se llamaba Gorgosaurus. Rozhdestvensky fue uno de los primeros paleontólogos en apreciar que los dinosaurios cambiaban dramáticamente de aspecto cuando crecían. Razonó que, tras salir de los huevos, los dinosaurios pasarían por distintas secuencias de formas y tamaños como cualquier otro animal.

Entre 1941 y 1951, Chung Chien Young, el "padre de la paleontología china", examinó 70 especimenes y consiguió describir 5 nuevas especies de prosaurópodos (ancestros primitivos del grupo de los saurópodos como el Diplodocus o el Brachiosaurus). Cuando Rozhdestvensky estudió la misma colección, solo encontró al Lufengosaurus huenei. Las otras cuatro especies solo eran L. huenei en distintas fases de desarrollo.

La edad de los dinosaurios puede determinarse como en los árboles: contando el número de anillos que se forman, en este caso, en los huesos. Gracias a la detención del crecimiento cada invierno, se forman las líneas de crecimiento detenido usadas para calcular la edad en el momento de la muerte. Además, la separación entre los anillos puede indicar la velocidad de crecimiento. En individuos jóvenes, el espacio es mayor por un crecimiento rápido. En ancianos, los anillos se encuentran juntos.

Aunque la técnica es antigua, el temor de cortar un espécimen único impidió hasta recientemente un uso típico. Actualmente, solo se extrae una pieza de unos pocos milímetros y se reinserta una replica en el hueso. Lo mejor es hacerlo en un hueso que no sea de carga, ya que las fuerzas pueden alterar las líneas internas. Un cráneo, como el encontrado en Cleveland, tampoco es una opción viable por el complejo conjunto de huesos sujeto a las fuerzas de mordida.
Cráneos de Tyrannosaurus rex y Nanotyrannus (Wikimedia)
En el 2003, Gregory Erickson de la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee tuvo permiso para tomar una muestra del peroné de Jane. Tras pulir la muestra y situarla bajo el microscopio, estimó que Jane murió a los 12 años, aproximadamente. Dado que los tiranosaurios maduraban a los 20 y vivían en torno a la treintena,a la convertía en un individuo juvenil.

Si Jane hubiera pertenecido a una especie con una esperanza de vida muy corta, sus anillos no estarían tan separados como se mostraron los años antes de morir, ni serían altamente porosos, indicativo de vascularización para nutrir el hueso. Es decir, murió en pleno crecimiento.

En el 2005, Erickson usó la misma técnica en varios especímenes de T. Rex, demostrando que crecían para ser gigantes.  Tras comparar sus anillos con el Albertosaurus y Gorgosaurus, demostró que los tiranosaurios pasaban a través de una etapa de crecimiento de 10 años. La diferencia es que mientras las especies pequeñas engordaban 500 gramos al día, el T.Rex lo hacía a ritmo de 2 kg diarios.

Sin embargo, aún se debate si Jane, y por extensión el Nanotyrannus, eran T.Rex juveniles o su propia especie. Si fuera un individuo juvenil, la presencia de plumaje en Jane podría indicar que el T.Rex también lo presentaba, como lo hacían sus ancestros, aunque estas eran similares a la del actual kiwi.

Fuente: BBC

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.