Ir al contenido principal

Una persona se come una media de 8 arañas mientras duerme: El doble bulo

Uno de los problemas de los medios de información es la falta de contraste de las fuentes. No sorprende que esto pueda causar sesgos y transmisión de información falsa. Se puede ver una muestra en la entrada que compartí hace un mes, donde resultó que el famoso mito de Popeye y las espinacas también era un bulo. Esta es una muestra del reportaje o cobertura circular, en la que la información parece venir de varias fuentes pero todas provienen de la misma, que no tiene que ser cierta, extendiendo datos falsos.

No es el único caso. Hay información que se transmite desde hace muchísimos años, cambiando solo el medio de transmisión. Han pasado por todas las redes de mensajería y redes sociales populares: chistes, falsas denuncias, recopilaciones de hechos curiosos, etc. Cada vez ha sido más fácil comprobar si algo es cierto o no, pero consiguen sobrevivir. Entre ellos está el mito de las 8 arañas que nos comemos al dormir. La cuestión es que tanto la afirmación como su posterior desacreditación son falsos.

Para empezar, es bastante improbable que una arañe se acerque a nosotros mientras dormimos. Somos un animal cientos, si no miles, de veces más grandes que ellas, nos movemos y hacemos ruidos y atacarnos no les supone ningún beneficio. Si nos movemos o roncamos, mantendremos más alejadas a las arañas, porque no son amantes de las vibraciones, al menos, al nivel que alcanzan las que producimos. Además, si una persona tiene la boca abierta, puede estar roncando. La araña no va a ir a la fuente de sus temores.

Ante las trolas, Snopes es el primer sitio que visitar para saber cuánto tiene de cierto. No es infalible, pero mantienen su calidad a pesar de la cantidad de datos que contrastan. En el artículo menciona que la columnista Lisa Birgit Holst publicó un artículo de falsas creencias que circulan por e-mail en un artículo de 1993 de la revista PC professional. Cuando hizo referencia a las 8 arañas, citó a Insect Fact and Folklore (1954) de Lucy W. Clausen. Es algo curioso, cuanto menos. Por un lado, porque ese libro no dice casi nada de arañas. Algo comprensible, teniendo en cuenta que es un libro de insectos y las arañas son aracnidos.

Si la supuesta fuente original no dice nada, entonces habrá que comprobar el resto de citas de Snopes. Aparte del artículo de Scientific American y PC professional, había dos citas que no tenían relación con el origen del mito. El artículo del Chicago Sun-Times solo responde si la afirmación inicial es cierta o no. Descartados los demás artículos, solo queda revisar el más antiguo.

Si buscamos por Lisa Birgit Holst solo descubriremos que es una total desconocida. Sobre la publicación para la que escribió su artículo, PC professional, es una revista danesa que publicó dos números en 1992 y 1993, no siendo precisamente un éxito como se puede intuir. Es improbable que un dato tan aleatorio se hubiera extendido tanto a pesar de provenir de una revista local. Posiblemente, el nombre de la revista aportado sea incorrecto.

En Italia y Alemania respectivamente, PC professionale y PC professionel se publicaban mensualmente desde 1991 y vendían miles de ejemplares. Dado que Holst es un apellido de origen danés y alemán, siendo casi inexistente en Italia, el artículo se encuentra probablemente en la versión alemana de la revista. Esta era la versión alemana oficial de la popular PC Magazine, siendo mencionada frecuentemente en esta. Era más probable que un dato así llegara al público americano y, a partir de ahí, se extendiera al resto del mundo.

Ahora bien, en la página 71 del número de enero de 1993 de PC professionel había un artículo de Ralph Möllers que no decía nada de las arañas. Lisa Birgit Holst seguía desaparecida. Lo interesante es que se trata de un anagrama de "This is a big troll" (Esto es una gran broma). Quizás nunca sepamos si es coincidencia o el fundador de Snopes, quien la cita, la ha añadido deliberadamente.

Fuentes: Scientific American.comSnopes

Comentarios

Entradas populares de la semana

El Lago de las Medusas, Palau

JELLYFISH LAKE from Sarosh Jacob on Vimeo.
.


El lago de las Medusas está en la isla Eli Malk en la República de Palau. Hace 12000 años las medusas se quedaron atrapadas en una cuenca natural de la isla cuando el mar retrocedió. Sin depredadores entre ellos durante miles de años, evolucionaron a una nueva especie que perdió casi toda su habilidad defensiva, ya que no tenían porque seguir protegiéndose. Son bastante inofensivas para los humanos, aunque aquellas personas con piel muy sensible pueden recibir una pequeña picadura de ellas. Si eres alérgico a las medusas debes usar un trate de neopreno o ropa protectora.

Estas fascinantes criaturas sobreviven compartiendo una relación simbiótica con las algas que viven en su interior. Por la noche, las medusas bajan a las profundidades del lago donde las algas se alimentan. Durante el día, las medusas vuelven a la superficie y siguen al Sol a través del lago en una migración masiva. El alga convierte la energía del Sol, a través de la fotos…

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.



Leer más...

1.¿Los persas pueden correr por las paredes como el príncipe de persia?
Si claro y de donde crees tomaron la idea para el juego pues d ellos
Además dicen que en Persia no hay escaleras, la gente va subiendo por las paredes. Ir allí es todo un espectáculo, hasta las viejas van saltando de una ventana a otra y dando volteretas. Exceptuando a los monjes Shaolin y Naruto, nadie más sabe hacer eso.

2.¿Qué duele más un santo puntazo en los testículos o que tu novia te deje?
Que la novia se vaya. En mi opinión, lo peor es que tu novia te deje y como propina te de una patada en tus partes.

3.¿Por qué sueño que al irme a do…

El infructuoso debate entre cristianos, musulmanes y budistas

En el siglo XIII, el monje nestoriano túrquico/mongol Rabban Bar Sauma sirvió como embajador del imperio mongol occidental al papa católico romano. Bar Sauma debatía con los cardinales cristianos en Roma. Simultáneamente, el monje franciscano Rubruquis, originario del borde occidental de Eurasia, viajaba con cartas del rey francés a la capital mongola en Eurasia central. Rubruquis debatió con budistas y musulmanes en la corte del gran kan. Ambos experimentaron la infructuosidad del debate religioso.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentados, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.