Ir al contenido principal

El túnel de Gibraltar y el ferrocarril París-Dakar

En 1994 se inauguró el Eurotúnel que conecta Francia y Reino Unido recorriendo 37,9 de sus 50,45 kilómetros bajo el mar. El proyecto fue propuesto por primera vez en 1802, tardando 192 años en cumplirse el proyecto. Irónicamente, antes de que se completara, el túnel en el estrecho de Gibraltar era abordado como un proyecto más realista, ya que los continentes están separados por apenas 14 kilómetros.

El túnel del estrecho de Gibraltar

El nacimiento de la idea surgió en 1860, cuando el gobierno español otorgó al ingeniero francés Laurent de Villedemil una concesión para construir un túnel bajo el estrecho. Aunque recibió apoyo del banco Pereyra y publicidad en la prensa, debido a la inestabilidad política, Villedemil perdió la financiación y quedó en bancarrota. Los generales Rubió, Sotomayor e Ibañez de Ibero consideraron continuarlo, pero aún no había un proyecto lo suficientemente sólido.

A Villedemil le siguió el ingeniero naval Andrés Avelino Comerma y Batalla, quien se convirtió en Ingeniero de la Comisión de Marina de Londres el 19 de febrero de 1880 y Agregado Naval de la legación Española en Londres en octubre del mismo año. Fue en Londres donde dirigió las obras de la sección española de la Exposición Internacional de Pesca en Londres de 1883. Durante esa estancia en Londres, antes de volver a Ferrol en Navidad en 1883, redactó el proyecto del túnel que uniría Tarifa con Ceuta. El presupuesto se estimó en 60 millones de dólares de la época y se calculó que se finalizaría en 10 años en completar un túnel de 19 kilómetros.

A principios del siglo XX, el ingeniero francés Juan Bautista Berlier, que había construído las primeras líneas de tranvía subterraneo en París, se interesó por el proyecto y planteó usar sistemas eléctricos para solventar los problemas de los planes anteriores, pero murió en 1911.

A mediados de 1916, el gobierno animó a Mariano Rubió y Bellver, responsable del funicular del Tibidabo, a estudiar el proyecto, pero tuvo que dejarlo de lado por las hostilidades bélicas y al estar ocupado como asesor técnico de la junta directiva de la Exposición Internacional en Barcelona. Remotaría el proyecto en 1918. En el Primer Congreso Nacional de Ingeniería, celebrado en noviembre de 1919 en Madrid, presentó un avance donde señalaba que no debía realizarse en la parte más angosta del estrecho, sino en la menos profunda ya que, con los datos que tenía entonces, el túnel necesario en la parte más estrecha sería de 58 km, en contraste con los 37 km en la menos profunda. El ministerio de guerra, al ser un plan en las fronteras nacionales, le otorgó el 10 de mayo de 1918 un plazo de cinco años para realizar los estudios necesarios.

En su trabajo, Rubió y Bellver percibió que, más que español, el interés y los beneficios estaban en manos de las potencias aliadas, ya que para los españoles sería más barato cruzar el estrecho en barco y, aún cruzando en tren, el trayecto ferroviario se terminaba inmediatamente. El proyecto pasó de manos de Bellver al teniente coronel de artillería Pedro Jevenóis La Bernade el 12 de mayo de 1925. En su caso, el trayecto iría de Punta Paloma a Punta Al Boassa al este de Tánger. Cuando pidió su opinión al gobierno sobre el proyecto, se estimó su presupuesto en 300 millones de pesetas. Cuando se estableció en 1928 la Comisión de Estudios del Túnel Submarino del Estrecho de Gibraltar (CETSEG) se fijó que el túnel comenzaría en la Torre de la Peña, en Tarifa, y terminaría en Punta Ferdigua (Anghera). Con el cambio de régimen, Manuel Azaña decretó la constitución de la Comisión del Estudio del Túnel Hispanoafricano Submarino bajo el Estrecho de Gibraltar (CETHASEG) para continuar las investigaciones pertinentes, su labor divulgativa y la búsqueda de financiación internacional. Desgraciadamente, su actividad cesó en 1935 por la inestabilidad política.

La guerra civil española, la Segunda Guerra Mundial y el embargo de las Naciones Unidas a España hasta 1953 dejaron el proyecto en suspenso. En 1954 y 1955, el Instituto de Estudios Africanos y la Dirección General de Marruecos promovieron un ciclo de conferencia sobre el transporte a través del estrecho. Alfonso Peña Boeuf ofreció construir un puente y Carlos Ibánez Ibero se mantuvo con la realización del túnel, proyecto que él mismo había presentado 9 años antes.

Finalmente, en 1979, con el acuerdo de cooperación firmados por los monarcas español y marroquí, se reinicia el proyecto. Se trataría de un túnel ferroviario unidireccional para trenes de alta velocidad, teniendo en cuenta las características del Eurotúnel. Sin embargo, como es de esperar, sería una obra extremadamente costosa que, ante la competitividad de la carretera en el transporte de corta-media distancia, debería centrarse en el transporte entre Europa y el Magreb con España como mero lugar de tránsito.

Parte de un proyecto mayor

En 1918 se reunieron miembros de los proyectos ferroviarios Suisse Océan y Atlántico-Mar Negro, también conocido como la Liga del paralelo 45º o el "Metropolitano de Europa", conectando Burdeos con Odessa. Estaban presentes personalidades como el político francés Géo Gérald. Se determinó que para favorecer a los países aliados frente a la influencia de las potencias centrales, debía desarrollarse el ferrocarril entre los países aliados, el sur de Europa y África.
Esta conexiones no se limitaban a conectar los territorios europeos en el Viejo Mundo, sino que pretendía usar a Dakar como nexo de unión con Pernambuco para aprovechar la ruta transatlántica más corta. De esta manera, se afirmó que todas las regiones implicadas recibían un beneficio equitativo: las colonias disfrutarían de la influencia europea y los países europeos podrían extraer con mayor facilidad sus recursos.

En abril de 1818, en la reunión anual de la Sociedad Francesa de Ingenieros Civiles, Henri Bressler presentó un artículo sobre un ferrocarril que conectara París con Dakar que costaría, extrapolando el precio de cada metro de túnel de los Alpes, unos 190 millones de francos, equivalentes a 38 millones de dólares de la época. Otros expertos alzaron el presupuesto a 75 millones de dólares debido a la profundidad del estrecho. Solo dos semanas después, la compañía ferroviaria de Orleans pidió al ministerio de obras públicas los derechos de construcción y explotación de la ruta.

En la primera fase del proyecto, que incluía la construcción ferroviaria de vías electrificadas con el ancho de las vías francesas que atravesaran la península, debía ser financiada exclusivamente por España. Se estimó que costaría el equivalente de 160 millones de dólares de la época. Su estudio ya había sido propuesto por el gobierno español el 7 de enero de 1914, aunque el proyecto no sería aprobado por el ministro de obras públicas hasta el 27 de marzo de 1917. Además se decía que se usaría un cajón hidráulico de aire comprimido para realizar el túnel a 460 metros de profundidad.

A continuación debía adecuarse el puerto de Dakar al volumen de tráfico de mercancías que se esperaba y desplegar 30 000 km de vías en África. El proyecto sería complementado por un sistema ferroviario sudamericano que conectara las rutas de Valparaíso a Buenos Aires con las brasileñas y establecer un trayecto que cruzara el continente de Pernambuco a Callao en Perú.

El interés del proyecto continuó hasta la década de 1930, pero este desapareció repentinamente. Se especula que su fracaso pudo deberse a la Gran Depresión de 1929, las mejoras del transporte marítimo o por la mejora de las relaciones entre Francia y Alemania tras los tratados de Locarno en  1925 combinado con el alto coste del proyecto y la satisfacción de las compañías ferroviarias con el Venice Simplon-Orient-Express.

Bibliografía

  • Rico, J. M. EL INGENIERO NAVAL ANDRÉS A. COMERMA BATALLA.
  • Rubió y Bellvé, M. (1933). El túnel bajo el Estrecho de Gibraltar. Madrid: Imp. del Memorial de Ingenieros.
  • Sandoval, J. A. P. (1997). El Túnel Submarino bajo el Estrecho de Gibraltar: las primeras Comisiones de estudios: el aspecto oficial del proyecto. Aljaranda: revista de estudios tarifeños, (27), 15-20.
  • Moreno Navarro, J. G. (1998). Túnel y ferry en el Estrecho de Gibraltar: cambios en la futura concepción estratégica basados en el modelo del Canal de la Mancha. In Rodríguez García, J. y Collado Machuca, JC (eds.). Andalucia en el umbral del Siglo XXI. Congreso de Ciencia Regional de Andalucía (1. 1997. Jerez de la Frontera), 916-927. Universidad de Cádiz.
  • Santos Ganges, L., & Lalana Soto, J. L. (2017). Contexto internacional, argumentario y trasfondos en torno al propósito del ferrocarril directo de París a Algeciras (1914-1919). Revista de Historia TST, Transportes, Servicios y Telecomunicaciones, (34), 176-208. 
  • Principe, A. D. (1999). Kolonijalna utopija. Prostor: znanstveni časopis za arhitekturu i urbanizam, 7(2 (18)), 143-156. Bye, G. T. (1919, 07). Dakar awaits her destiny: The nations of europe center their interest upon a drowsy little tropical port which nature made the key of a faster route to the riches of south america. Nation's Business (Pre-1986), 7, 16. Retrieved from https://universidadviu.idm.oclc.org/login?url=https://search-proquest-com.universidadviu.idm.oclc.org/docview/231519852?accountid=198016
  • Anastasiadou, I. (2011). Constructing iron Europe: transnationalism and railways in the interbellum (Vol. 5). Amsterdam University Press.
  • Suss, N. (1919). De l'Europe à l'Afrique et à l'Amérique par l'Espagne. Paris: Societé des ingenieurs Civils de France.
  • Planning tunnel under straits of Gibraltar. (1935, February 21). The Coleman Journal, pp. 2–2.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

La enfermedad mental como infección

A principios del siglo XX se tenía un especial interés en identificar la etiología de los trastornos psiquiátricos y cognitivos. Entre los eugenistas y los seguidores de Sigmund Freud se debatía el dilema de naturalza frente a crianza, pues los primeros creían que eran males heredados, mientras los segundos señalaban a los traumas infantiles como su causa. Esta discusión concebía una posición más: el origen infeccioso. La infección como causa de la enfermedad mental Durante la Belle Époque (1871-1914), al fin se había desechado la teoría miasmática de la enfermedad en favor de las bacterias como agentes patógenos. En estos años se pensaba que el cuerpo estaba constantemente luchando contra la autointoxicación o toxemia intestinal, es decir, la acumulación de toxinas producidas por las bacterias endógenas. Por lo tanto, para prevenir la enfermedad solo había que acabar con esas bacterias y para curarla bastaría con eliminar el órgano afectado. En base a estos principios se recomendaba t