Ir al contenido principal

Pinocho fascista, el representante patriótico de la Italia de Mussolini


Entre 1882 y 1883, Carlo Lorenzini, "Collodi", publicó su historia de Pinocho, donde pretendía enseñar a los niños los problemas de la ingenuidad, el rechazo de las responsabilidades y de solo preocuparse por divertirse. Décadas después, de 1923 a 1939, la necesidad del fascismo de reescribir las tradiciones impulsó el desarrollo del Pinocho fascista como medio de adoctrinamiento y propaganda infantil.

Versiones alternativas

Las historias infantiles tienden a tener numerosas versiones que adaptan el relato a los valores y el pensamiento de cada época, como vimos con La bella y la bestia o Cenicienta. La primera de las sucesivas versiones anónimas de Pinocho surgió apenas una década después del original, compartiendo tan solo el nombre de su protagonista. Por lo tanto, no es de extrañar que también cayera bajo la reescritura del pasado usada para justificar el fascismo.

Violencia revolucionaria

Pinocho fascista

El Pinocho fascista no pretendía sustituir al original, sino renovar al personaje enfocándolo tanto a los niños como a los adultos que habían crecido con él. Avventure e spedizioni punitive di Pinocchio Fascista de Giuseppe Petrai, publicado en 1923 por Nerbini, fue la primera versión, presentada como una secuela, aunque Pinocho siguiera siendo parcialmente una marioneta y portándose mal. Al igual que se seleccionaron las características físicas más icónicas de Pinocho, su personalidad solo conserva algunos de sus rasgos. Ya no es inocente, ni tiene dudas morales o arrepentimiento, aunque se exagera su impulsividad y su imprudencia, además de ser violento. En la historia, Pinocho se enfrenta a la vaga y cobarde marioneta Nicolaccio, líder político comunista que usa palabras vacías para expresar ideas sofisticadas que no llegan a nada. Este estaba basado posiblemente en Nicola Bombacci, fundador del Partido Comunista Italiano que posteriormente adoptaría el fascismo. Aquí Gepetto es un zapatero sumiso que adoptó a Pinocho, luchó de joven en la batalla de Custoza (1866) sin esperar nada a cambio y además anima a Pinocho a usar la cachiporra. Gepetto es un personaje que sirve para legitimar los ideales fascistas como un objetivo o sueño histórico que es legado a Pinocho, es decir, los jóvenes. Además, normaliza el uso de aceite de ricino como tortura y publicita la revista satírica del régimen Quattrocentoventi (420).

La misma editorial publicó en 1927 una nueva versión de la historia original llamada Pinocchio fra i Balilla de "Cirillo Schizzo", probable pseudónimo de Gino Schiatti, colaborador del 420. En este caso, Pinocho es un bala perdida que lleva de cabeza a Gepetto, que no le queda otra que resignarse. Sin embargo, Pinocho acaba convirtiéndose en un perfecto líder fascista al unirse a la Balilla. La ambigüedad moral de la historia de Collodi desaparece y todo es claramente blanco o negro. Ambas historias comienzan con Pinocho siendo perseguido por un perro, pero mientras en el relato de Collodi es obligado a actuar como perro guardián, teniendo que rechazar ser corrompido por unos ladrones, en el de Schizo es llevado a la perrera y se enfrenta a dilemas morales. Igualmente, mientras el Pinocho de Collodi completa su educación a pesar de la traición de sus compañeros, el colegio del Pinocho de Schizzo es una herramienta para disuadir el comportamiento anti-social de la marioneta. El colegio y la Opera Nazionale Balilla (ONB) se presentan como unas estructuras elementales de organización de masas del régimen que completan esa socialización, asegurando el equilibrio entre el individuo y la sociedad. Es decir, en ese momento se estaban dando los pasos necesarios para enfocar la educación infantil hacia la producción de ciudadanos obedientes subordinados a las necesidades estatales.

Afán colonizador

Las siguientes versiones fascistas de Pinocho surgieron bajo un fascismo establecido, por lo que abandonaron la actitud revolucionaria y rechazan la actitud pasional y espontánea. De la misma forma, se centran en las necesidades del momento. La invasión de Etiopía (1935-1936) propició la narrativa conquistadora, con reminiscencias del imperio romano, que justificara y favoreciera las acciones tomadas. Irónicamente, en 1930, la intelectual de izquierdas Anna Franchi publicó la novela Pinocchio tra i selvaggi con la editorial Salani. Esta historia vuelve a ser una secuela de la original, con Pinocho como un niño de verdad que se aventura como explorador en los confines de África, aunque se disfraza de marioneta para recuperar su osadía. En la historia, Pinocho se relaciona tanto con animales como con incivilizados africanos, que prácticamente son equiparados. Aunque la historia valora su buen corazón, tiene un tono paternalista que señala la posibilidad de civilizar a los africanos, planteamiento que se descartaría en la invasión de Etiopía.

Esta versión presagiaría el discurso fascista posterior y Pinocchio istruttore del Negus, publicado anónimamente en 1939 por Marzocco. En esta historia, Pinocho es perseguido por campesinos furiosos a causa de su mal comportamiento, cayendo en chocolate y siendo confundido por un británico que lo lleva a Abisinia con el negus. Pinocho se presenta como un intruso, temido por su comunidad y luciendo capacidades como su velocidad, ingenio y fuerza que contrastan con la incorregible, vaga y ociosa población africana, caracterizada por su falta de higiene, inteligencia y de modales al comer. La agresividad e imprudencia de Pinocho no solo se consideran positivos, sino que adquiere un orgullo nacional al reconocerse superior a británicos y africanos, convirtiéndolo en mejor persona. La escena final donde, después de patear en la cara al negus, huye con la bandera italiana para ser reconocido y rescatado por un helicóptero militar nacional.

Fuente

  • Sinibaldi, C. (2011). Pinocchio, a political puppet: the fascist adventures of Collodi's novel. italian studies, 66(3), 333-352.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o