Ir al contenido principal

Las mentiras que te contaron de los ninjas

Ninja oculto en las sombras

En el imaginario colectivo, los ninjas son espías sigilosos y letales que se infiltran en las fortalezas enemigas aprovechando el manto de la noche, vestidos de negro y dominando toda serie de técnicas secretas extraordinarias. Sería por tanto un cuerpo de élite con las dotes necesarias realizar su tarea indetectados e infaliblemente. Su condición de grupo homogéneo, localizado y exclusivo de una región a quienes se le atribuían habilidades sobrehumanas los deja en una situación similar a la de los vikingos pero, como estamos acostumbrados a ver, lo lejano y exótico es proclive a cubrirse en leyendas.

Serie: Grupos tópicos

El uso de actividades de infiltración entre daimios se atestigua ya en la guerra de Ōnin (1467-1477), que iniciaría la prolongada guerra civil del periodo Sengoku (1467-1568). Durante el periodo Edo (1603-1868), la ley marcial y la extensa red de inteligencia mantuvo la paz, sirviendo esta como base para el mito del ninja. No obstante, algunos personajes más antiguos han sido reinterpretados como ninjas, como el príncipe Yamato Takeru de los textos del Kojiki y el Nihonshoki, o los demonios convocados por Fujiwara Chikata del Taiheiki.

No eran asesinos


En el Taiheiki, Hino Kumawaka se infiltra en la casa del monje Honma Saburō mientras duerme y lo mata. No solo eso, sino que huye escalando unas cañas de bambú. Sin embargo, aunque sus acciones actualmente se consideren propias de ninjas, Kumawaka era simplemente el hijo del gran consejero del emperador Go-Daigo y no tenía ningún entrenamiento especializado en la infiltración.

En el periodo Edo se dedicaban a detectar disidentes escuchando a través de las cerraduras. Entonces se denominaban onmitsu (隠密, actualmente "detective"), actuando en los sistemas administrativos del shogunato y del gobierno de los daimios. Las cinco parejas del ōmetsuke (大目付) investigaban al daimio y el metsuke (目付) vigilaba a los siervos del shogun y funcionarios del gobierno, que informaban al wakadoshiyori, segundo en importancia por debajo del consejo del shogun. Los primeros informaban de las irregularidades de los daimios, como los contratos irregulares de matrimonios, la incapacidad de producir herederos o realizar reparaciones no autorizadas en el castillo. En este periodo, los agentes vigilaban la presencia de cristianos secretos o de daimios rebeldes.

Hasta principios del siglo XVIII, estas tareas de espionaje habían sido heredadas por familias de Iga y Kōka. A partir de entonces fueron sustituidos por oficiales de confianza de Tokugawa Yoshimune, cuyo grupo se llamó Oniwaban (御庭番).

No siempre se llamaron ninja


Hasta la segunda mitad del siglo XX no se utiliza el término ninja (忍者). Incluso en el Gendaijin no Ninjutsu (1937) de Itō Gingetsu es interpretado como ninsha. Previamente, en las famosas novelas kōdan de Sarutobi Sasuke de Tachikawa Bunko (1911-1925), se usaba el término ninjutsu no daimeijin (忍術の大名人, "gran nombre del ninjutsu"). El personaje no sería llamado ninja hasta la obra de Renzaburō Shibata en 1955. Otros términos usados en la primera mitad del siglo XX son ninjutsu-sha (忍術者; "hombre-ninjutsu"), ninjutsu-tsukai (忍術使い, "usuario de ninjutsu") o shinobi no mono (忍びの者). 

El término más antiguo para denominarlos era shinobi, que era usado tanto como nombre ("espía") como adverbio ("secretamente"). En el Vocabulario da Lingoa de Iapam (1603) de los misioneros jesuitas portugueses, aparecía como xinobi, refiriéndose a un espía que se infiltraba en los castillos para obtener información. No obstante, en la mayoría de las menciones de la época se usa como adverbio para describir las acciones de soldados (強者, tsuwamono), espías (間諜, kanchō), exploradores (偵察, teisatsu) e incluso la huída del enemigo. También fueron llamados kagimono-hiki (かぎ物ひき, "rastreadores y oyentes").

Según el Ninjutsu Ogiden (1840), la primera mención a la palabra shinobi surgió en el siglo VII, cuando el sirviente del príncipe Shotoku, Otomo no Sahito, actuó como uno. Sin embargo, cuando se escribió a finales del periodo Edo, el término no solo estaba ya bien establecido, sino que había perdido su significado militar.

Exclusivos de Iga y Kōka

A diferencia de los samuráis, cuya presencia era generalizada y que han dejado artefactos para demostrarlo, la propia naturaleza de los ninjas apenas han dejado testigo de su existencia. Popularmente se ha señalado a la antigua provincia de Iga (伊賀) y el distrito de Kōka (甲賀) en la provincia de Shiga (滋賀) como las regiones exclusivas donde existieron los ninjas. No obstante, si nos lo planteamos, sería absurdo considerar que todos provenían de estas dos zonas. En el periodo Sengoku hubo batallas de Okinawa a Hokkaido, por lo que desde estas zonas sería imposible suministrar los suficientes guerreros especializados. Por ello, por precaución, se suele precisar que eran las zonas más especializadas en este arte.

Ambas son limítrofes que pudieron haber colaborado ocasionalmente, pero por cuestiones políticas y militares nunca pertenecieron a la misma región. Al servir a Tokugawa Ieyasu en 1582 y 1600, los hombres de Iga y Kōka se convirtieron en guardias hereditarios del palacio mencionados anteriormente. Los relatos que apoyan la actividad ninja en estas regiones datan del periodo Tokugawa, décadas después de que ocurrieran. Dado que la provincia de Iga fue devastada por Oda Nobunaga en 1581, no se tienen registros locales de su actividad. Tan solo se conservan cinco documentos previos a ese año, procedentes de fuera de Iga, que hablen de la actividad ninja, usando el término shinobi tanto como nombre como adverbio. Cuatro de ellos hablan del asalto del castillo Kasagi en la provincia Yamashiro en 1541, el de Takada en 1556, Toichi en 1560 y Sakaibe en 1580 en la provincia de Yamato.

El asalto al castillo Kasagi contiene todos los elementos típicos: ninjas de Iga y Kōka se infiltran en un castillo de una provincia ajena a la suya, sugiriendo que actúan como mercenarios, y provocan un incendio, aprovechando que estaba sobre una colina sin agua.

El quinto documento es el Amagoisan rōjō okite kaki dates, un conjunto de 48 clausulas de las cuales tres se refieren a operaciones secretas. Además, habla de actuaciones realizadas en Iga. El documento declara la necesidad de tener cuatro jinetes patrullando cuatro puntos del castillo para evitar ataques nocturnos. También requiere recabar información de los habitantes de provincias vecinas, incluso pidiendo un rescate. Finalmente, para recabar información del enemigo recomienda mandar a jinetes locales por la noche, ya que son más leales que los mercenarios. 

Aunque este documento no prueba la existencia de ninjas en Iga, y menos aún su exclusividad, sí confirma que tenían conocimientos relacionados. La razón por la que surgieron ninjas en estas zonas se mencionará en los siguientes puntos.

Todos los espías eran ninjas

Es muy común que se consideren a los espías y ninjas como sinónimos, aunque los primeros puedan carecer de formación especializada y realizar un abanico más amplio de labores. Se conoce que los nobles tenían conocimientos de El arte de la guerra de Sun Tzu y los aplicaban regularmente. En base a esto, disponían de distintas clases de espías según su posición y forma de actuar. Los inkan eran agentes nativos del propio gobierno que los empleaba, los naikan eran traidores entre el enemigo, los yūkan eran agentes dobles, los shikan eran agentes desechables suministrados con información falsa y los shōkan eran aquellos que se adentraban en el terreno enemigo para obtener información.

Existen múltiples ejemplos de espías, carentes de formación especializada, utilizados para recabar información. En el Azuma Kagami se cuenta un caso donde, en el inicio de las guerras Genpei (1180-1185), Minamoto no Yoritomo contrató a Kunimichi, un viajero ambulante, para que se introdujese en los dominios de Taira Kanetaka, vicegobernador de la provincia de Izu, e hiciera un esquema de sus terrenos. Kunimichi pasó varios días en la residencia de este, cantando, bebiendo y obteniendo información.

Son exclusivos de Japón

Según el relato mitológico del Igamondo Ninjutsu Kazamurai no Makoto del periodo Edo, un hombre llamado Doushin No Mikoto, descendiente del dios Amatsu-shinobi, que vivió durante el reinado del emperador Jimmu y que alcanzó un gran éxito en Shinobi-kaza, fue quien originó el ninjutsu.

La primera mención a un espía en Japón, usando el término kamata are ukami hito (間諜者, cuyo dos primeros caracteres pueden leerse como kanchō), ocurre en el Nihonshoki del 720 d.C. Habla de un espía del reino coreano de Silla llamado Kamata que llegó a Tsushima y que fue desterrado por el gobernador a Kamitsukenu en la provincia de Kōzuke. El primer espía japonés del que se tiene constancia es Koharumaru en el Shōmonki del 940 d.C., enviado a suprimir a Taira no Masakado, aunque acabó descubierto y asesinado.

Vestían de negro


En el Date Hikan ("Registros secretos de Date") de 1770, se habla de como el clan Date de Sendai usó varios tipos de guerreros secretos llamados el "grupo de los habaki negros" (黒脛巾組, kuro habaki gumi) durante las batallas de Date Masamune del periodo Sengoku. Los habaki son medias que llegan por debajo de las rodillas. Este sería el único caso de un grupo de especialistas de la infiltración que llevaba ropa negra. La ropas negras realmente provenían del kabuki, ya que los actores se cambiaban de ropa en el escenario y los kuroko o kurogo (黒 子) enmascarados vestidos de negro les ayudaban camuflados en el escenario. Ocurre los mismos en el teatro de marionetas bunraku. Las primeras apariciones del traje negro en los ninjas ocurren en libros y en ukiyo-e.

Posición


Los ninja son generalmente caracterizados como grupos homogéneos, pero realmente antes del periodo Tokugawa no eran una élite especializada de samuráis ni caros mercenarios de Iga y Kōka, sino que tenían orígenes diversos.

Élite hereditaria

Uno de los elementos comunes de las historias de ninjas son la formación de un cuerpo especializado y hereditario de ninjas, pero la mayoría de los relatos no implican a grupos de élite, menos aún que encajen en las características propias de los ninja. Chūgoku chiranki mencionó que el clan Mori del mar Interior usó agentes secretos (忍びの兵, shinobi no tsuwamono) contra el clan Amako, pero no eran fuerzas especiales. Incluso en 1698, en el periodo Tokugawa, Ōu Eikei Gunki  habla de un hombre habilidoso en actividades shinobi que actuó durante el asedio al castillo de Hataya y que pertenecía a una élite hereditaria, pero de samuráis, no de ninjas. Es decir, no era un linaje dedicado exclusivamente a estas actividades secretas. 

Ladrones

Por otra parte, también se habla de los ninjas como ladrones, razón por la que dominan el arte de la infiltración. En el Arayama kassen ki (荒山合戦記, "Las escrituras sobre la batalla de Arayama") de 1620 se habla de un asalto de un grupo de ladrones de Iga. Las palabras usadas desde el código legal Goseibai Shikimoku (1554) para ladronzuelos (小盗, konusu), ladrones (窃盗, settō) y rateros (強盗, gōtō) se utilizaron en los relatos de operaciones especiales. Incluso el Buke Myōmokushō (1806) dice que los ninjas se reclutaron entre los ladrones y el manual militar Gunpo Jiyoshū (1658) dice que los daimio necesitan tener a ladrones a su servicio para asegurarse la victoria.

En el Mineaiki (1348) aparecen una de las posibles razones de la asimilación entre los ninjas y ladrones. Se cuenta que las eras Shōan y Kengen (1299-1303) se sucedieron ataques costeros de piratas, rebeliones, asaltos, robos, bandidos de montaña y pillaje por grupos denominados akutō (悪党), palabra que actualmente solo se refiere a "bandidos", pero que antes tenían un significado más amplio. Estos iban en grupos de diez a veinte hombres, con espadas sin detalles, toscos carcaj, varas de bambú en vez de lanzas, ocultaban sus caras, se vestían de marrón amarillento y llevaban sombreros de paja roppōgasa como las mujeres, en vez del gorro eboshi o de llevar casco y armadura. O bien se retiraban a sus fortalezas a luchar o demostraban su falta de compromiso ganando mediante la traición. Dos décadas después, los grupos eran de medio a un centenar de jinetes con buenas armaduras y armas con detalles de oro y plata. Probablemente fueran grupos que proclamaran su independencia del gobierno central. Es por ello que se razona que los comentaristas acomodados agruparon a piratas, ladrones y bandidos bajo un mismo término. Este aún se usaba de manera amplia en 1584, cuando el clan Yūki identificaba a sus espías como akutō o para referirse a los samuráis rebeldes del sur de Iga (actual Nabari).

No obstante, también se defiende que el término ninja se asoció con el término ladrón no porque su labor fuera previamente realizada por estos, sino porque ambas implican el sigilo.

Mercenarios

Los mercenarios japoneses (傭 兵 yōhei) se limitan a las clases bajas, especialmente entre los bandidos y piratas antes mencionados. Estos se usaban para asaltos nocturnos, crear disturbios en los campamentos enemigos o infiltrarse en los castillos en noches sin Luna. Suelen estar asociados con el clan Hōjō de Kanto, que tenía a samuráis exploradores a caballo y a ashigaru que espiaban al enemigo entre la hierba alta. El Odawara Hojo-Ki cuentan que parte de estos ashigaru podían permanecer durante horas entre la hierba, informando al día siguiente, siendo llamados kusa (草, "hierba"),  fusekusa (伏草, "los que se ocultan en la hierba") o shinobi no kusa (忍びの草). Excepto en Kanto, este tipo de unidades eran despreciadas, por lo que se usaban en misiones de riesgo o para asaltar la retaguardia de los enemigos que huían. También secuestraban a granjeros, pidiendo recompensas solo cuando no podían retener a más rehenes.

Enemistados con los samuráis

Probablemente, por pura distribución demográfica, era más probable que los ninjas surgieran entre los ashigaru, pero eso no quiere decir que no hubiera samuráis que actuaran como ninjas. Además, los ninjas no eran una posición social. A esto hay que sumar que aquellos samuráis que hubieran perdido su posición podían rebelarse en forma de los grupos akutō mencionados anteriormente.

Gestos con las manos y técnicas extraordinarias

Los sellos manuales, que podrían tener relación con los eremitas yamabushi, supuestamente tenían capacidades extraordinarias, como soportar el dolor. Las habilidades mágicas se basaban en exageraciones. Katō Danzō, que apareció en 1666 en Azai Ryōi’s Otogi boku, fue el primero en tener habilidades extraordinarias como volar o tragarse un toro vivo. Algunos, como Jiraiya, tenían la capacidad de desaparecer o convertirse en animales. Incluso podían tener el poder de los sapos. El propio Jiraiya se convertía en uno o podía cabalgarlo, mientras su amante Tsunade se convierte en babosa y su enemigo Orochimaru en serpiente.

El pergamino en la boca proviene de la obra kabuki Meiboku Sendai Hagi, donde Nikki Danjō, quien se transforma en rata, sostiene entre sus dientes un pergamino con la lista de nombres de unos conspiradores. En la transformación a rata y a humano, bajaba por una trampilla entre una humareda, asentando otro cliché.

Manuales ninja


Los manuales ninja datan del periodo Tokugawa, en una época de paz donde las tácticas de guerra no eran tan importantes. Era habitual que se atribuyesen a personajes destacados, como Hattori Hanzō.

El manual ninja más antiguo es el Kin’etsushū (訓閱集) del siglo XVI, influenciado por El arte de la guerra de Sun Tzu, donde dice que dos o tres años antes de iniciar una campaña militar, los artesanos o comerciantes deben ir a la provincia elegida para recoger información sobre la topografía, los suministros, deducir la moral a través de las canciones y donar a templos y santuarios para ganarse su favor, destacando la importancia de regresar vivo. Gunpo Jiyoshū (軍法侍用集), comenzado en 1618 y publicado en 1653, es más detallado, describiendo las estrategias y el equipamiento. Sin embargo, era un pastiche de obras chinas y consejos de sentido común. No obstante, fue una gran inspiración para el Mansenshūkai (1676), la considerada "Biblia ninja". Solo incluye un ejemplo histórico de espionaje, donde a un miembro del clan Dodo, sirviente traicionero de los Rokkaku de la provincia de Ōmi, le fue confiado el castillo de Sawayama, pero se quedó con él. Por ello, en 1559, Rokkaku Jōtei contrató al líder shinobi Tateoka Dōjun que, usando a ninjas de Iga y Kōka disfrazados, se infiltraron en el castillo y mataron al intruso.

Tristemente, la historia no se sustenta. Dodo Oki-no-Kami Kuranosuke no era enemigo de los Rokkaku, sino sirviente de los Azai. Azai Nagamasa le confió el castillo de Sawayama cuando Rokkaku Jōtei invadió el norte de Ōmi en 1559. Rokkaku Jōtei intentó sobornarlo con un feudo y el castillo Sawayana si se convertía en su siervo, pero Dodo se negó. No solo no murió, sino que en 1560 atacó a los Rokkaku en el castillo de Hida, seguida por la batalla de Norada. Al año siguiente, Rokkaku Jōtei volvió a atacar el castillo de Sawayama, pero no hay ningún registro de ataque shinobi. Dodo murió, posiblemente suicidándose.

Posteriormente, el Shōninki describiría el equipamiento del ninja, incluyendo la espada corta de los samurái, la wakizashi, y formas de camuflarse entre las multitudes, como el komusō que llevaba la cesta en la cabeza, el monje ordinario o el yamabushi, que podía cruzar fronteras libremente y llevar espadas. El artista callejero (hōkashi) y actor (sarugaku) era recomendado para ambientes urbanos.

El Shinobi no hiden (c. 1700) describe el arsenal y hace la primera mención a la marcha silenciosa, colocando los pies encima de las manos. El Yōkan Kajō Denmoku Kugi (1787) apenas añade nada a los anteriores. El Ninjutsu Ōgiden (c. 1800) en cambio no habla de técnicas ni de equipo, sino es una exhortación a la virtud que se ha usado como diploma.

La información presente sobre la farmacología y la tecnología de la pólvora tienen valor por sí solas. A pesar de ello, los manuales publicados desde la popularización de los ninjas han omitido secciones, integrado notas e introducido la palabra "ninja" en estos manuales con el fin de ampliar su público. Curiosamente, la imagen del ninja vestido de negro o las sigilosas técnicas de asesinato con la hoja no están presentes en los originales.

Rangos

El Mansenshūkai incorpora la idea de jōnin (上忍), chūnin (中忍) y genin (下忍) como niveles de habilidad. En 1956, Okuse Heishichirō modificó este concepto para representar rangos.

Kunoichi

Aunque el Mansenshūkai habla de kunoichi jutsu, no habla de mujeres. El novelista Yamada Futarō a mediados del siglo XX interpretaría la palabra kunoichi como kyu (9) no ichi (1), una forma vulgar de referirse a las mujeres por el número de orificios.

Shuriken


Los shuriken o estrellas ninja no aparecen en los manuales ninja. Es más, es un arma de distracción de los samurái.

Conclusión

El ninja o shinobi, tal y como lo conocemos, no existió nunca. Existieron espías y grupos dedicados a la infiltración, pero más allá de eso, lo que consideramos actualmente como ninja es una amalgama de exageraciones y fantasías acumuladas durante siglos. Por otra parte, a veces consideramos ninjas a personajes del pasado que, aunque en su época no lo fueron, comparten algún rasgo con los ninjas que conocemos. Esto no quiere decir que no existieran. De hecho, si fueran fácil de identificar, no habrían hecho bien su trabajo. No obstante, debido al turismo y al negocio de las escuelas de ninja, esta imagen se promueve tanto en Japón, especialmente en Iga, como internacionalmente. El cine, como es habitual, tampoco ayuda a transmitir una imagen veraz (aunque tampoco niego que hayan sido capaces de darnos grandes joyas, muchas de serie B).

Fuentes

  • Cummins, A. (2012). In Search of the Ninja: The Historical Truth of Ninjutsu. The History Press.
  • Turnbull, S. (2017). Ninja: Unmasking the Myth. Casemate Publishers. 

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in