Ir al contenido principal

Las mentiras que te contaron de los nativos americanos


El área de Estados Unidos y Canadá prácticamente dobla la de toda Europa. Sin embargo, aunque hacer lo mismo con los europeos sería absurdo, se tiende a homogeneizar a todos los nativos americanos de norteamérica. Al indio se le equipa con una serie de características predefinidas que le restan su identidad, en términos generales, y su complejidad, en el ámbito individual.

Serie: Grupos tópicos

Todos son iguales

En el momento del contacto con los europeos, Norteamérica tenía más de dos millones de habitantes distribuidos en mil tribus distintas. Aunque en el cine todas vivan en las llanuras, habitaban bosques, desiertos, montañas, costas e incluso zonas árticas, ya que no olvidemos que los esquimales, que por sí mismos engloban a varias tribus, pertenecían a estos nativos americanos. Cada una tenía sus costumbres, creencias, estructura social, roles de género, idiomas, estilo de vestir y peinarse. En los siguientes puntos detallo en qué no se parecían.

Jinetes de caballos

Los caballos surgieron en América y tuvieron contacto con los primeros humanos que llegaron al continente, pero se extinguieron hace unos 12 000-7 600 años, a finales de la glaciación Würm en el Pleistoceno. Sin embargo, volverían en 1943 cuando Cristobal Colón los llevó a la isla de La Española, llegando al continente desde Cuba de la mano de Hernán Cortés en 1519. A mediados del siglo XVI, la cría de caballos era una parte importante de la economía de Nueva España. Cuando se descubrió plata en Zacatecas en 1542, surgió el interés de dirigirse al norte. Para 1551, los chichimecas ya estaban robando caballos para atacar los asentamientos de los colonos, mientras otros nativos los obtuvieron como obsequios o a través del comercio. La conquista de Nuevo México en 1598 por Juan de Oñate señalaría la reintrodución del caballo al norte de río Grande. En 1680 hubo revueltas con las tribus pueblo, con lo que los caballos se introdujeron entre los pueblos nativos de norteamérica. 


Los principales responsables de su dispersión fueron los apaches, los comanches y los shoshones. Los apaches fueron los primeros en obtenerlos, usándolos inicialmente para realizar sus tareas habituales con mayor eficiencia, aunque tras las presione comanches para desplazarses por sus tierras, adquirieron una vida nómada y los emplearon para la caza. Los comanches comerciaban con ellos, además de las pieles y carne de búfalos, para obtener armas de fuego, metales, productos agrícolas y otros bienes. Los shoshones usaron los caballos en ataques a otras tribus que no tenían, aunque se vieron desplazados cuando perdieron esta ventaja.


No obstante, el uso de los caballos estaba limitado por cuestiones territoriales y climatológicas. Aquellos al norte, como los assiniboines y los cree de las llanuras, tenían un uso limitado, pues utilizaban aquellos que sobrevivían en libertad al invierno. En esos casos usaban perros para el transporte. Los lakota comenzaron a usar activamente los caballos a finales del siglo XVIII, expandiéndose a costa de pueblos sedentarios agrícolas que no los empleaban con tanta asiduidad. También hay que señala que con el caballo se desarrollaron varias estrategias para obtener recursos. Mientras unos se enriquecían con su cría y venta, manteniendo tan solo unos pocos para su uso propio, otros, como los pawnee, omaha, osage y wichita, intensificaron la caza. En el caso de los cheyennes, abandonaron completamente la agricultura y el sedentarismo.

Viven en tipis


Los tipis eran las viviendas cónicas cubiertas con pieles de búfalos. Estas eran usadas por los pueblos de las llanuras, pero la mayoría ni vivía en estas ni tenía contacto con los búfalos. Su estilo de vivienda dependía de las condiciones de su hábitat. Los pawnees, arikaras y mandan vivían en cabañas de tierra; las casas de los wichitas eran de hierba; los choctaws, cherokees, lumbees, muscogees (creeks), chickasaws y natchez vivían en estructuras con techos y paredes de paja. Tras el contacto con los europeos, los cherokees ricos construyeron casas de estilo europeo y plantaciones; las tribus de los Grandes Lagos como los menominees, sauks, foxes, illinois, miamis, shawnees, winnebagos y las tribus que conformaban las confederaciones hurón, abenaki y los iroquesess vivían en casas largas, wigwam y casas de tierra. 


Las viviendas de las distintas tribus pueblo eran casas fijas. Los navajos, aún influenciados por los pueblo, vivían en hogan, que podía estar fabricadas con troncos o piedra, tener o no columnas que mantengan la estructura, tener forma cuadrada, cónica o redonda e incluso permanecer semienterrada. Las distintas tribus apaches eran en su mayoría parcialmente cazadores, por lo que vivían en sencillas casas de paja, lean-tos y wikiups. Las tribus del suroeste, como los pimas y tohono o'odhams vivían en kis, hechos de barro, en invierno, y en ramadas en verano. Los nómadas utes, paiutes, shoshonis, monos, washos y hanjocks de la Gran Cuenca solían vivir en wigwams. En el propio estado de California, el hogar variaba según el ecosistema. Por ejemplo, no era lo mismo un hogar en la costa que uno en un pantano. Ni siquiera en las Grandes Llanuras se vivía exclusivamente en tipis, sino también en casas excavadas o de estera. Además en el noreste, entre los inuits, los iglús eran viviendas temporales, pues solían morar en casas cubiertas de tierra con estructuras de madera que dependían de la disponibilidad de esta.

En definitiva, el tipo de vivienda usada dependía de los recursos disponibles, el estilo de vida sedentario o nómada, las condiciones del entorno, la época del año y las influencias culturales.

Saludaban alzando la mano y diciendo "Jau"

En el cine, los indios saludan mostrando la palma, perpendicular al suelo, y pronunciando la palabra "jau". No importa si son siux, apaches, comanches, navajos, arapahoes o cheyenes. Si son indistinguibles en otros aspectos y hablan un idioma común carente de conjugaciones verbales, ¿por qué no iban a saludar igual? Este saludo era exclusivo del idioma lakota del grupo homónimo de los siux. En otros idiomas de los siux, como el dakota y el omaha, tienen términos similares. Para limitar más su uso, era utilizado exclusivamente entre hombres, pues el término háŋ seguido de una palabra que refiera a la relación familiar es más general. En un entorno formal, la palabra significa "sí". Cuando se responde negativamente a una pregunta negativa, se usa la variante háo.

Usaban tótems


Los tótems eran propios de los coos, alseas y chastacostas de la costa noroeste, sirviendo como escudos familiares, albergar las cenizas de los muertos o señalar las casas de malechores. También podían servir como pilares para soportar las vigas de la casa. Dado que a causa del clima rara vez duraban más de 60 años antes de pudrirse, se desconoce cuando se originaron, aunque se sabe que ya los tallaban en la época del primer contacto con los europeos. En el siglo XIX, con la obtención de riqueza y nuevas herramientas, aumentaron su número y tamaño, extendiéndose su creación a grupos vecinos y compitiendo por erigir el tótem más alto.

Canto de ataque

Aunque muchas tribus cantaban e incluso mostraban ululeos, golpearse la boca con los dedos al gritar no es algo que tuvieran por costumbre. No he podido encontrar su origen, pero hay consenso en considerarlo un gesto ofensivo.

Tocados de plumas

Las plumas eran una insignia de que un joven había realizado una gran labor por su tribu, siendo un rito de paso a la edad adulta. Pocos conseguían más de tres en toda su vida, pero aquellos que lo hacían podían llevarlo como un tocado de plumas. Una vez más, esta era una práctica propia de las tribus de las Grandes Llanuras, como los siux y los apaches.

Personajes de stock


Las representaciones del carácter de los nativos americanos se sitúan en los extremos. El indio estoico proviene de las descripciones de antropólogos, que no consideraban científico escribir sobre las emociones. Aunque estas descripciones hablaban del incesto y las normas matrimoniales, tampoco mencionaban la sexualidad o la clasificaban como primitiva en relación al hombre blanco. A pesar de ello, también se tenía una visión erótica y exótica de ellos, envueltos en un aura sexual animal. Esa visión tenía una manifestación ambigua, pues podía atraer el interés o verse como una amenaza. Los relatos opuestos a estas ideas, como el de Mary Jemison, que se casó sucesivamente con dos hombres indios, tuvieron que ser editados para publicarse. 

Hacia la década de 1890, la imagen del indio salvaje y agresivo fue dando paso a la del indio noble. Ambos podían verse con el mismo atractivo sexual debido a sus cuerpos desnudos y definidos, que mostraban libremente con inocencia, su virilidad y su libertad. Este tipo de representación erótica aún puede leerse en las novelas y películas románticas, donde el indígena es decidido, atractivo, viril y fuerte, pero a su vez sensible, cariñoso, tierno y vulnerable. De hecho, es habitual que la mujer blanca se enamore de él tras curarle una herida. El indio noble además se mostraba con un aspecto más similar al hombre blanco, a quien ayudaba. De hecho, se suele recurrir a un ancestro blanco para explicar la razón de su falta de agresividad. Un rasgo común es la añoranza de su pasado y la aceptación honorable del fin de su pueblo tal y como lo conoce.

El indio noble también puede mostrarse como el anciano sabio, poseedor de una sabiduría inobtenible por el hombre blanco que ha ido acumulando durante años. Esos conocimientos místicos lo unen con la naturaleza. Su propósito suele ser transmitirle esos conocimientos al protagonista. El sabio suele ser solitario y vestir más ropa que el resto. 


Por otra parte, las mujeres solían representarse como princesas, que se sacrificaban por el hombre blanco, o como rameras, que copulaba con blancos e indios y paría continuamente. Si bien la princesa noble se basaba en la historia de Pocahontas, esta segunda visión se basaba en la descripción "tolerablemente bella y limpia [...] pero muy libidinosa" de Américo Vespucio en Mundus Novus. En la narración de Henry Grace de 1764 se decía que eran frías, sucias, sangrientas, vagas y que ignoraban a sus hijos. Thomas McKenney añadía en 1844 que estaban condenadas a servir al hombre. Sin embargo, la posición de las mujeres en las tribus variaba, pudiendo alcanzar honor y prestigio. En los medios, en un principio, las indias eran un recurso para mostrar a una mujer con menos ropa de lo habitual. Más adelante, en el cine y la televisión, aparecerían como personajes prácticamente irrelevantes e incluso desechables.

Compártelo

Si tienes cuenta en Twitter, puedes seguirme o compartir la entrada con este tuit:

Fuentes

  • Mihesuah, D. A. (2010). American Indians: stereotypes & realities. SCB Distributors.
  • Mitchell, P. (2015). Horse Nations: The worldwide impact of the horse on indigenous societies post-1492. OUP Oxford.
  • Halpin, M. M. (1981). Totem poles: An illustrated guide (No. 3). UBC Press.
  • McDermott, J. D. (1998). A Guide to the Indian Wars of the West. U of Nebraska Press.
  • Bird, S. E. (1999). Gendered construction of the American Indian in popular media. Journal of communication, 49(3), 61-83.

Comentarios

  1. Sin embargo, volverían en 1943 cuando Cristobal Colón los llevó a la isla de La Española,

    ResponderEliminar
  2. el contenido es regulero, y la redacción parece propia de una pseudotraducción de google

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Por la falta de mayúsculas se ve que sabes de lo que hablas.

      Eliminar
  3. Gracias por tu artículo!! Es curioso como hemos normalizado y aceptado algunos conceptos de forma inconsciente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada ^^. Ya tengo en mente otro grupo lleno de clichés.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Esperaba haber puesto 1942 o algo así sin darme cuenta ^^U. Es realmente 1943, en el segundo viaje de Colón.

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in

¿Cómo concebían a los extraterrestres antes del siglo XX?

Conforme quedaban menos tierras desconocidas que descubrir en los mares, los catalejos se sustituyeron por telescopios que desviaran la mirada al cielo. Según se descubría más del espacio exterior, más hablaba la prensa y la ficción de especies extraterrestres, como los selenitas de la Luna y los marcianos de Marte . Pero, a pesar de todo, la idea de mundos lejanos habitados no se inventó en el siglo XIX. Cosmos único o múltiple En la antigua Grecia, el debate filosófico se disputaba entre la pluralidad de mundos. Por una parte se encontraban los atomistas como Leucipo de Mileto y Demócrito (c. 460-370 a.C.), quienes defendían que el movimiento constante y aleatorio de los átomos infinitos podría formar múltiples universos. De esta manera, si se pudo formar nuestro universo, no había ninguna premisa que impidiera la existencia de otros. Epicuro (341-270 a.C.) y Lucrecio (c. 99-55 a.C.) mantuvieron la misma opinión siglos después. Por otra parte, tanto Platón (c. 427-347 a.C.) como Aris

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.

¿Dónde empieza la cola de una serpiente?

¿Y dónde termina el resto del cuerpo? ¿Son todo cola o todo cuerpo? La ausencia de extremidades dificulta la respuesta que, realmente, no es tan complicada. Simplemente, en el caso de la serpiente, el comienzo de la cola no es tan evidente.

Los jötnar, la amenaza del mundo nórdico

En la mitología nórdica, los jötnar (1) eran la raza que habitaba Jötunheimr, reino enfrentado a los æsir (2) de Asgard. Popularmente se denominan como gigantes y dioses, enfrentados hasta el Ragnarök, pero esta traducción es problemática. No solo enmascara que había gigantes entre los dioses, sino que el término "gigante" engloba tanto al jötunn como al trol , al risi (3) y al þurs (3) . Aunque estos términos se llegan a sinonimizar entre sí, hacerlo conlleva problemas de congruencia en los textos. El progenitor Ymir amamantado por Auðumbla, que lame el hielo donde está Buri El origen de los jötnar se presenta en el Gylfaginning . Cuenta que en Ginnungagap, el vacío primordial donde confluían la escarcha de Nilfheimr y las chispas ardientes de Muspelheimr, surgió Ymir como producto de la interacción de esos dos reinos. Cuando dormía, del sudor de su axila izquierda nació u