Ir al contenido principal

Si un rinoceronte ve fuego corre a sofocarlo instintivamente

Posiblemente lo supieran gracias a Stone Phillips y a la estupenda oferta informativa de la NBC o quizás a Los dioses deben estar locos (1980). Desde finales del siglo XIX se contaba que los birmanos, indios y malayos tenían una leyenda en la que el rinoceronte comía fuego. En malayo tenía el nombre badak api (badak: rinoceronte, api: fuego).


Naturaleza mítica

El bâdak âpi era un monstruo fabuloso similar a un rinoceronte, descrito con un tono escarlata brillante. Se decía que dejó la tierra en compañía de Sang Kělěmbai, la maga.

Sang Kelembai

En Pahang, Malasia, Sang Kelembai es una mujer fea con cejas gruesas, nariz plana, grandes orejas de elefante y colmillos, y en torno a tres veces más grande que una persona normal. Vivía junto al río Pahang, donde se alimentaba de hojas de bambú y, ocasionalmente, de fruta y carne. Es una variante de Gedembai del archipiélago Langkawi, Malasia, que era una bella mujer con poco más de treinta años, pero de personalidad gélida y carente de compasión. Ambas tenían la capacidad de transformar a cualquier humano o animal en piedra, pero solo Gedembai podía convertirlos en otras cosas. Le bastaba afirmar que su objetivo era algo diferente para que se transformara en ello. Otra diferencia es, aunque su poder fuera más limitado, a Kelembai le bastaba con iniciar la conversación para aplicarlo.

Inicialmente Kelembai no era consciente de su poder, percatándose de él cuando le habló a una elefante y su cría, convirtiéndolos en piedra. Tras ello convierte involuntariamente a los habitantes de una aldea en piedra, por lo que cuando un anciano casi ciego la invitó a comer, se negó a hablar. A pesar de esto, cuando huyó, se cayó y convirtió al anciano en piedra cuando se quejó. Enfadada, tomó una olla y la tiró al río Pahang, convirtiéndola en la isla Batu Kari. El caldo de la olla cayó sobre un pueblo en la orilla del río que terminó conociéndose como Kampung Bur, forma corta de Kampung Bubur (bubur significa "gachas" en malayo)

Tras esto, vagó durante mucho tiempo maldiciendo su destino. Encontró un pueblo junto a la selva, pero sin entrar en él para evitar el contacto humano. En cambio, se fue a los huertos para conseguir algo de fruta. Los aldeanos conocieron las consecuencias de la maldición y estaban temerosos. Los ancianos se reunieron para planear como alejar a Kelembai. Pusieron a una gran anciana desdentada en una cuna junto al trayecto de Kelembai, entonces tomaron unas tortugas y la situaron a su lado.

Cuando Kelembai vio la cuna con la mujer dentro, se sorprendió porque pensó que era un bebé. Al ver a las tortugas pensó que incluso las pulgas allí eran enormes, por lo que concluyó que en ese pueblo todo era gigantesco. Se asustó ante las consecuencias de convertir a uno en piedra y huyó a la selva sin volver a ser vista.

¿Comportamiento real?

Se sigue hablando de él hasta la década de los 70. Los Karens del sur lo describían como un rinoceronte que habitaba en las selvas, distinguido por su piel cubierta de pequeños tubérculos y su hábito de comer fuego, corriendo a devorarlo en el momento que lo ve. En las publicaciones occidentales no se desechaba este comportamiento, pero explicaban que probablemente despreciaba el fuego y lo pisaba. Incluso se afirma que el rinoceronte negro africano (Diceros bicornis) exhibe un comportamiento similar y que se había registrado en el rinoceronte de Sumatra (Dicerorhinus sumatrensis). Explicaban que el comportamiento se debería a la sagacidad del animal o a la combinación de ira y miedo.

Falta de información disponible

En la red no hay mucha información al respecto. Los dos artículos que incluyo señalan a otros desde finales del siglo XIX  hasta mediados del siglo XX. Es posible que todos se basen en una fuente anterior. En la traducción del Ramayana de Amin Sweeney, un lingüista malayo, se menciona el nombre malayo, pero no puedo acceder. Lo único visible es que el ráksasa se declara a él, a badak api y otra criatura llamada Kala Jekin como guardianes de algo, no se puede ver el qué. He intentado encontrar infructuosamente esa parte del pasaje en inglés y español a partir de las otras palabras que se ven, ya que es posible que tuviera otro nombre en los países vecinos. Desconozco si la criatura tiene un nombre en otras lenguas de la región con el que encontrar más datos. En general, los artículos que relacionan al rinoceronte con el fuego son por la destrucción de su hábitat. Si existe alguna mención a este comportamiento desde la década de los 80 en adelante, no está digitalizado ni citado en la red, al menos en inglés o español.

Lo considero improbable pero, como he hecho con otras entradas, si encuentro información al respecto sobre el origen exacto y el desarrollo de la creencia, lo compartiré aquí.

Fuentes

  • Clifford, H. C., & Swettenham, F. A. (1894). A Dictionary of the Malay language (Vol. 1). authors at the Government's printing Office.
  • Zahir, M. (2000). The Legends of Langkawi. Kuala Lumpur: Utusan Publications & Distributors Sdn Bhd.
  • van Strien, N. J. (1974). Dicerorhinus sumatrensis (Fischer): the Sumatran or two-horned Asiatic rhinoceros: a study of literature(No. 74-16). Veenman.
  • MASON, R. (1971). Burma.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Las incongruencias de la Biblia

En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra, pero no pudo encontrar una manera consistente de relatar su historia. La Biblia cuenta múltiples versiones de la misma historia pero pierde la continuidad y la coherencia en demasiadas ocasiones. Se combinen las versiones de un relato o se mantengan por separado, nos encontramos repetidamente en una situación donde no podemos aceptar todas las afirmaciones incongruentes.
Problemas familiares
La primera de esas situaciones ocurre muy pronto. El Génesis comienza, como no podía ser de otra manera, con la creación del mundo. Podríamos discutir si es coherente el orden en el que crea el universo (p.ej. Génesis 1:25-26 y 2:18-19), pero hay una parte más desapercibida. Si tenéis el conocimiento más básico de la Biblia, sabréis cómo fue la creación de Adán y Eva. Puede que debido a ello seas de los que creen que las mujeres y los hombres tienen realmente un número distinto de costillas. Si aún andas perdido, me refiero a la creación de Adán a …

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Los árboles que huelen a vómito, esperma y pescado podrido

Cada año, la primavera deleita a los ciudadanos de Nueva York y Washington D.C. con un delicioso aroma descrito como vómito, esperma y pescado podrido. Es un perfume presente especialmente en las comunidades suburbanas. Los responsables son dos árboles.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar en torno al Sol?

La velocidad orbital es la velocidad que tiene un cuerpo para que su órbita sea estable. En el caso de la Tierra, este valor es de 30 km/s. Si aumentara, se compensaría con una órbita mayor. Si disminuyera, el resultado sería el opuesto. Si el Sol desapareciese, el planeta describiría una trayectoria tangencial a la órbita manteniendo la velocidad, como una boleadora al ser lanzada.

Si la velocidad orbital fuera cero, nos pondríamos rumbo a un caluroso destino: el Sol. Según cómo ocurra esto, nuestra extinción será distinta.

Si la Tierra frenara de golpe su trayectoria, ocurriría lo mismo que un autobús que frena brúscamente: los "pasajeros" mantendríamos la inercia, es decir, los 30 km/s. Entonces cada cara de la Tierra nos enfrentariamos a una situación diferente. Por una parte, dado que la velocidad de escape es de 11 km/s y la mayoría estamos en la superficie, incluyendo a aquellos que atravesaran varias plantas a 87 veces la velocidad del sonido, los de una cara contin…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.