Ir al contenido principal

La verdad de Edward Mordake

Si te interesan los misterios quizás hayas oído hablar de Edward Mordake o Mordrake, el noble inglés con una segunda cara en la zona occipital de la cabeza. Como suele pasar con las historias extrañas con una sola fuente o donde esta no se encuentra, las descripciones suelen repetirse palabra por palabra y son difíciles de rastrear.

La historia dice que Edward Mordake era un noble inglés del siglo XIX que, efectivamente, tenía una segunda cara en la nuca que no hablaba ni comía, pero podía reír y llorar. Edward le pidió a los médicos que le quitaran la "cabeza demoníaca", ya que supuestamente le susurraba cosas horribles por las noches, pero nadie accedió a cometer la operación.  Desesperado, se suicidó con 23 años. Antes de morir dejó instrucciones de que la cara debía ser destruida para que no continuara susurrándole en la tumba.


Aparte de esto, se añaden pocos detalles adicionales, como que la segunda cara era de una hermosa pero espantosa mujer. Para rastrear su origen hay dos rutas: encontrar el origen de la foto y/o del texto. En primer lugar, la foto no es de Edward Mordake, al menos de él mientras estuvo vivo. Se trata de una figura de cera que le representa
La imagen corresponde a una de sus tantas figuras de cera. Como podéis observar, no coinciden ni sus rasgos, ni su peinado. Sería algo extraño que si la foto fuera realmente suya, cada museo de cera lo representara de una manera y en ninguna apareciese la supuesta cara hermosa de una mujer.

Pero si con la imagen no podemos encontrar el origen de Edward Mordake, habrá que recurrir al texto. En su caso, proviene del libro Anomalies and curiosities of medicine (Octubre 1896) de los doctores americanos George M. Gould and Walter L. Pyle. Este recopila casos médicos extraños, entre el que se encuentra el de Edward. El fragmento es el siguiente:
Una de las historias más extrañas así como melancólicas de la deformidad humana es la de Edward Mordake, de quien se dice que era heredero de uno de los pares más nobles en Inglaterra. Sin embargo, nunca reclamó su título y cometió suicidio con veintitrés años. Vivió en aislamiento completo, rechazando las visitas incluso de los miembros de su propia familia. Era un joven de buenos logros, un profundo estudioso y un músico de habilidad poco común. Su figura era notable por su gracia, y su cara - es decir, su rostro natural - era de un Antinoo. Pero sobre el dorso de su cabeza había otra cara de una bella muchacha, "encantadora como un sueño, terrible como el diablo". La cara femenina era una simple máscara, "ocupando solo una pequeña porción de la parte posterior del cráneo, aún exhibiendo todo signo de inteligencia, no obstante, de tipo maligno". Parecía vérsele sonreír y burlarse mientras Mordake lloraba. Sus ojos podían seguir los movimientos del espectador, y los labios "farfullarían sin cesar". No era audible ninguna voz, pero Mordake declara que le impedía el descanso por la noche debido a los odiosos susurros de su "gemelo diabólico", como lo llamaba, "que nunca dormía, pero me habla siempre a mí de tales cosas como las que solo de dicen en el infierno. Ninguna imaginación puede concebir las tentaciones tan aterradoras que me ofrece. Por alguna maldad sin perdón de mis antepasados estoy unido a este demonio - porque seguramente sea un demonio. Ruego y suplico que elimines su apariencia humana, aunque muera por ello". Estas fueron las palabras del desafortunado Mordake a Manvers y Treadwell, sus médicos. A pesar de su vigilancia cuidadosa, se las arregló para adquirir veneno, por el que murió, dejando una carta pidiendo que la "cara demoníaca" pudiera ser destruida antes de su enterramiento, "para que no continúe con sus terribles susurros en mi tumba". A su voluntad, fue enterrado en un lugar de residuos, sin lápida o leyenda para marcar su tumba.
Ni Gould ni Pyle aportaron su fuente, ya que decían que provenían de orígenes profanos. Aunque pudo ser una invención propia de ambos autores, hay explicaciones médicas para la condición de Edward. Por una parte, pudo ser un caso de craniopagus parasiticus, en el que la cabeza y cuerpo subdesarrollado de un gemelo parasítico queda unido a la cabeza del gemelo desarrollado. La otra explicación es la duplicación craneofacial o diprosopus. Aquí se debe a una actividad anormal de la proteína SHH (Sonic Hedgehog). Cuando actúa en exceso, amplía los rasgos faciales o los duplica. Es una condición que puede verse tanto en humanos como en animales, pudiendo llegar a desarrollar una vida normal.

Sin embargo, esto no explica por qué la cara era de una mujer o si su sexo se puede determinar solo por su cara. Además, según The Theosophical Review (Diciembre 1905),  los nombres de los médicos Manvers y Treadwell no aparecen en el Dictionary of National Biography ni en ningún otro sitio aparte de la historia de Mordake. El folclorista Paul Brewster pidió en 1958 en la revista Journal of the History of Medicine cualquier información sobre Mordake, ya que era un caso genuino de teratología, pero su petición no recibió respuesta.

La fuente profana de donde Gould y Pyle pudieron sacar la información pudo ser el artículo del poeta Charles Lotin Hildreth en el Boston Sunday Post del 8 de diciembre de 1895, que fue publicado días después en otros periódicos, como el Parsons Daily Sun el 11 de diciembre o The Decatur Herald el 14.

El artículo titulado "Las maravillas de la ciencia moderna: algunos monstruos medio humanos que se consideraron la progenie del diablo" describe casos extraordinarios de "monstruos humanos" supuestamente extraídos de viejos informes de la Royal Scientific Society. Entre ellos está la "mujer pez de Lincoln", que desde las caderas hacia abajo estaba cubierta de escamas y tenía cola de pez; el "mitad humano, mitad cangrejo", cuyas manos y pies acababan en pinzas endurecidas; el "niño melón de Radnor", del tamaño y color de un melón, sin órganos sensitivos perceptibles pero con una ranura vertical para la boca; el sr. Pewness de Stratton cuyos pies y manos estaban intercambiados, el "hombre de cuatro ojos de Cricklade"; "Jackass Johnny", quien tenía orejas de asno; la "araña de Norfolk", que se arrastraba sobre su vientre con seis patas peludas con garras y una cabeza humana.

El artículo terminaba con la rara a la par que melancólica historia de Edward Mordake, que reproduce palabra por palabra lo escrito posteriormente por Gould y Pyle, quienes también copiaron el caso del hombre de cuatro ojos sin dejar ninguna referencia a Hildreth. Charles L. Hildreth hace referencia a la Royal Scientific Society, que podría ser la Royal Society de Londres. Sin embargo, aunque los archivos de la Royal Society están disponibles online, no hay referencias a los casos extravagantes de Hildreth, lo que sugiere que no son más que ficción.

No es extraño puesto que Hildreth, aparte de poeta fue autor de ficción especulativa, con libros como The mysterious city of Oo, donde unos jóvenes viajan al interior australiano para encontrarse una civilización blanca de orígenes griegos que florece entre los salvajes. Sus relatos cortos se podrían englobar en la ciencia ficción. Incluso sus poemas, en la línea de Edgar Allan Poe,  muestran interés en temas góticos y de otro mundo.

A falta de revistas especializadas, en el siglo XIX no era extraño que los periódicos presentaran su historia como no ficticia. Uno de los casos más sonados es trata del árbol antropófago de Madagascar que publicó el New York World en 1874. Así que lo más seguro es que Edward Mordake no sea más que una invención de Charles Lotin Hildreth, quien no pudo ver el éxito de su creación ya que murió en 1896 con 39 años, cuando se publicó el libro de Gould y Pyle.

A pesar de todo, su personaje sigue siendo recordado ya que además de habitar museos de cera, le han dedicado una canciónuna óperauna película y ha aparecido en varios episodios de American Horror Story: Freak Show.

Fuente: Hoaxes

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.