Ir al contenido principal

El hombre antediluviano que resultó ser una salamandra

Hasta bien entrado el siglo XVII, el hallazgo de restos prehistóricos se explicaba desde una perspectiva bíblica o mítica. Por ello, cuando se encontraron fósiles de peces a gran altitud y alejados del mar, era lógico esperar que aludieran al diluvio universal como causante de un hecho que parecía imposible por otros medios.

Diluvianismo


Los diluvianistas intentaron reconciliar la religión y la ciencia ideando hipótesis que confirmaran el diluvio. Thomas Burnet (1635-1715) postuló en Telluris Theoria Sacra que la Tierra estaba hueca y que el agua del diluvio surgió de su interior, creando las montañas y océanos. En cambio, William Whinston (1667-1752), discípulo de Isaac Newton, defendía que el paso de un enorme cometa cerca de nuestro planeta fue el causante de la catástrofe. A esto había que añadir la hipótesis de Filón de Alejandría (30 a.C.-45 d.C.), Isaac de La Peyrère (1596–1676), Isaac Vossius (1618–1689) y Edward Stilling (1635–1699) por la que el diluvio habría estado limitado a Oriente Medio.

Aún así, ninguno respondía de dónde venían los fósiles. Para ello John Woodward (1665-1728) publicó An Essay toward a Natural History of the Earth (1695) donde, además de defender el origen orgánico de los fósiles, argumentó que el gran diluvio disolvió montañas y arrastró a las criaturas acuáticas, dejando a su fin a estas en el lecho. Los fuegos subterráneos explicarían la destrucción de los fósiles, haciéndolos más infrecuentes. También era contrario a la extinción, por lo que creía que las criatura extrañas, como los ammonites, podían encontrarse en mares lejanos.

Pruebas fósiles del diluvio

El médico Johann Jakob Scheuchzer (1672-1733) apoyaba en Specimen Lithographiae Helvetiae Curiosa (1702) el origen inorgánico de los fósiles, que juzgaba como casualmente similares a organismos vivos. Sin embargo, tras leer a Woodward, Scheuchzer cambió radicalmente de opinión hasta oponerse a su compatriota Burnet, que planteaba un proceso natural y no divino como causa del diluvio. 

Scheuchzer atesoraba una colección de fósiles de las canteras de Öhningen, cerca del lago Constanza, que pertenecían a la iglesia. En ellas se encontraban habitualmente peces, moluscos y plantas, reforzando la idea de que en la zona había restos del diluvio. De hecho, en Piscium querelae et vindiciae (1708) contaba que había encontrado dos vértebras en Altdorf junto a su compañero Langhans que atribuía a un ahogado del diluvio. Sin embargo, Johann Jacob Baier consideraba que eran muy diferentes a las vértebras de un humano, asimilándolas a las de un pez en Oryctographia Norica. George Cuvier defendió que se trataba un cocodrilo. Realmente ninguno acertó, pero tampoco andaban tan lejos, porque realmente eran vértebras de ictiosaurio, un reptil marino con forma de pez.

En 1725 se encontró una placa con un cráneo y siete vértebras visibles que identificó como una pelvis y parte de la columna vertebral. También describió rastros del cerebro, los músculos y el hígado. Dado que estimó que tendría una altura similar a la suya, consideró apropiado determinar que se trataba de una persona ahogada por el diluvio. En un folleto de 20 páginas titulado "Testigo del diluvio y mensajero divino" (Homo diluvii testis et Theoskopos, 1726) argumentó que este ser era anterior a todas las culturas antiguas que se conocían, datando su muerte en el  2306 a.C. Seguidamente informó por carta a Hans Sloane, presidente de la Royal Society de Londres; al abad Jean Paul Bignon, presidente de la Académie de Sçavans mediante una carta publicada en Journal des Sçavans, y a la revista Sammlung von Natur und Medisin Geschihten

Scheuchzer dictaminaba que la mayoría de los supuestos restos humanos albergados en los gabinetes de curiosidades no eran tales, pues su pecaminosa conducta los había llevado a la mayoría al olvido. Este dictamen se debía a que se habían encontrado supuestos huesos de gigantes antediluvianos, creencia que se veía afianzada con los relatos de gigantes patagónicos. Sin embargo, él despertó el mismo escepticismo con su fósil. Johannes Gessner poseía un fósil similar de Öhningen y determinó en 1758 que se trataba de un siluro europeo (Silurus glanis). El anatomista holandés Petrus Camper visitó las canteras en 1787 y comunicó por carta a François-Xavier Burtin en 1790 que se trataba de un reptil. George Cuvier (1769-1832), comparó las imágenes de los fósiles de Scheuchzer y Gessner con los fósiles de una salamandra común, un siluro y una salamandra gigante. Cuvier determinó que la supuesta pelvis era un cráneo y que se trataba de una salamandra gigante desconocida parecida al ajolote. En 1837, Johann Jakob von Tschudi la reanalizó y la reclasificó como Andrias scheuchzeri, una salamandra del Mioceno.

En otras redes

Para experimentar en nuevas redes y evitar la cerrazón de mente de quienes aceptan sin más las monsergas de quienes no aceptan lo popular, he decidido crear una cuenta en Tiktok y participar a mi estilo. Por ello incluyo el vídeo de la entrada. Puede considerarse un resumen o un gancho para captar el interés. Si vienes de Tiktok, aquí es donde amplío la información.

@resolviendolaincognita

El hombre del diluvio #fyp #aprendecontiktok #historia #paleontologia #fosil #curiosidades

♬ sonido original - Resolviendolaincognita

Fuente

  • Pelayo López, F. (2004). En busca del hombre antediluviano: los inicios del debate sobre la antigüedad del hombre y la existencia de restos fósiles humanos.
  • Romano, M. (2018). Italian Diluvianism and antidiluvianism within the international arena: the great debate that lasted more than six centuries. Proceedings of the Geologists' Association, 129(1), 17-39.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

La enfermedad mental como infección

A principios del siglo XX se tenía un especial interés en identificar la etiología de los trastornos psiquiátricos y cognitivos. Entre los eugenistas y los seguidores de Sigmund Freud se debatía el dilema de naturalza frente a crianza, pues los primeros creían que eran males heredados, mientras los segundos señalaban a los traumas infantiles como su causa. Esta discusión concebía una posición más: el origen infeccioso. La infección como causa de la enfermedad mental Durante la Belle Époque (1871-1914), al fin se había desechado la teoría miasmática de la enfermedad en favor de las bacterias como agentes patógenos. En estos años se pensaba que el cuerpo estaba constantemente luchando contra la autointoxicación o toxemia intestinal, es decir, la acumulación de toxinas producidas por las bacterias endógenas. Por lo tanto, para prevenir la enfermedad solo había que acabar con esas bacterias y para curarla bastaría con eliminar el órgano afectado. En base a estos principios se recomendaba t