Ir al contenido principal

Como el agua regia salvó dos medallas de los Premios Nobel de los nazis

Era una bonita mañana de abril en 1940, cuando George se metió en un lío. En sus manos había dos Premios Nobel que había conseguido ilegalmente de Alemania, mientras fuera del laboratorio los nazis invadían las calles de Copenhague. Dinamarca estaba ahora ocupada por los alemanes, y era solo cuestión de tiempo que entraran en el Instituto de Física Teórica y registraran el edificio.

Las medallas pertenecieron a Max von Laue y James Franck, alemanes que habían ganado el Premio Nobel en Física hacía unos años. Sus nombres estaban en las medallas, y sacar oro de Alemania era una ofensa capital, con un castigo nada desdeñable. George no estaba enfermo, pero las palmas de sus manos sudaban como si tuviera fiebre y su corazón latía como un tambor. Los nazis encontrarían las medallas y si eso pasaba sabía que su condena no sería agradable.

¿Qué hacer? ¿Guardarlo en un libro hueco igual que los niños esconden los caramelos? No, no había ninguna garantía que asegurara que los libros se quedasen intactos, se los podrían llevar o quemar. ¿Enterrarlos? No había tiempo, la tierra removida atraería la atención. No, tenía que cambiarlos, hacedlo irreconocibles, ocultos a plena vista. De cualquier manera. Piensa George, piensa. Para cualquier problema debe de haber una solución. Sigue intentándolo hasta que aparezca una.




¡Una solución! ¡Por supuesto! ¡El oro debe ser ocultado en una solución! Para esperar el fin de la guerra en una botella corriente de un estante. Lo peor que podría pasar es que alguien la lanzara, y en ese caso no habría ninguna prueba que lo delatara.

George miró a su alrededor para crear un potente cocktail. Solo una cosa podría disolver el oro. El agua regia, una mezcla de tres partes de ácido clorhídrico con una parte de ácido nítrico. Por sí solos, ninguno de estos ácidos podrían cambiar el oro, pocas cosas pueden hacerlo. El oro era considerado un metal tan bello y poco común exactamente por esa razón, porque era inmutable y muy estable. No se oxidaría como el hierro o se volvería verde como el cobre. Estos concentrados ácidos fuertes no harían un agujero en el oro como en otros metales,. A menos que ese ácido sea el agua regia, el agua real.

En un frasco grande, George combinó rápidamente los dos ácidos, ahora concentrado y con sus manos secas. El resultado de mezcla era, por un momento, incoloro para volverse de color melocotón y después naranja brillante. Con la respiración contenida, dejó caer las dos medallas de oro.

La química siempre había atraído a George de Hevesy desde que trabajó por primera vez con isótopos radiactivos hacía treinta años. Había descubierto muchos misterios de la biología, como que parte de las plantas absorbe el plomo para proteger al resto de la planta (las raices). Aún era una persona influyente en su campo, que estaba creciendo rápidamente con la experimentación con seres humanos. Si un humano se inyectaba un isótopo radiactivo, ¿dónde iría?, ¿cuanto tiempo permanecería en su cuerpo y como se excretaría?

Fue, en ciertos círculos, bastante famoso. Quizás en el futuro podría estar sosteniendo un Premio Nobel propio.

Pero por ahora, esos dos premios era todo lo que tenía, y se estaban volviendo más pequeños. La magia del agua regia estaba en la manera en la que esos ácidos trabajan juntos.

El ácido nítrico tiene el poder de tomar pequeñas cantidades de oro y ponerlas en la solución. Por si solo no haría nada, porque solo permitiría una pequeña cantidad de oro en la solución, con el oro en equilibro entre la forma sólida y soluble.

El ácido clorhídrico, por otra parte, puede suministrar átomos de cloro para convertir al oro en cloruro áurico (AuCl3). Pero por si mismo tampoco haría nada porque no podría tomar pequeñas partes de oro, como hace el ácido nítrico, y comenzar la reacción.

En el agua regia, el oro se pone en una solución con el ácido nítrico y luego se convierte el cloruro áurico por el ácido clorhídrico. De esta forma se crea un equilibro para que el ácido nítrico siga tomando más oro para ser rápidamente transformado. El oro se devolvió a la Real Academia de las Ciencias de Suecia y la Fundación Nobel entregó nuevas medallas a von Laue y a Franck.

En 1943, ganó su propio Nobel por sus trabajos sobre los isótopos como trazadores en el estudio de las propiedades químicas de las sustancias.

Fuente: Aschoonerofscience

Comentarios

  1. Qué historia tan emocionante, una clase práctica de química ante la necesidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, no conocía la historia pero, lo que no tengo muy claro es si se puede volver a trasformar esa mezcla de ácidos y oro otra vez en oro, un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad) ni spam.

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.