Ir al contenido principal

Como el agua regia salvó dos medallas de los Premios Nobel de los nazis

Era una bonita mañana de abril en 1940, cuando George se metió en un lío. En sus manos había dos Premios Nobel que había conseguido ilegalmente de Alemania, mientras fuera del laboratorio los nazis invadían las calles de Copenhague. Dinamarca estaba ahora ocupada por los alemanes, y era solo cuestión de tiempo que entraran en el Instituto de Física Teórica y registraran el edificio.

Las medallas pertenecieron a Max von Laue y James Franck, alemanes que habían ganado el Premio Nobel en Física hacía unos años. Sus nombres estaban en las medallas, y sacar oro de Alemania era una ofensa capital, con un castigo nada desdeñable. George no estaba enfermo, pero las palmas de sus manos sudaban como si tuviera fiebre y su corazón latía como un tambor. Los nazis encontrarían las medallas y si eso pasaba sabía que su condena no sería agradable.

¿Qué hacer? ¿Guardarlo en un libro hueco igual que los niños esconden los caramelos? No, no había ninguna garantía que asegurara que los libros se quedasen intactos, se los podrían llevar o quemar. ¿Enterrarlos? No había tiempo, la tierra removida atraería la atención. No, tenía que cambiarlos, hacedlo irreconocibles, ocultos a plena vista. De cualquier manera. Piensa George, piensa. Para cualquier problema debe de haber una solución. Sigue intentándolo hasta que aparezca una.
¡Una solución! ¡Por supuesto! ¡El oro debe ser ocultado en una solución! Para esperar el fin de la guerra en una botella corriente de un estante. Lo peor que podría pasar es que alguien la lanzara, y en ese caso no habría ninguna prueba que lo delatara.

George miró a su alrededor para crear un potente cocktail. Solo una cosa podría disolver el oro. El agua regia, una mezcla de tres partes de ácido clorhídrico con una parte de ácido nítrico. Por sí solos, ninguno de estos ácidos podrían cambiar el oro, pocas cosas pueden hacerlo. El oro era considerado un metal tan bello y poco común exactamente por esa razón, porque era inmutable y muy estable. No se oxidaría como el hierro o se volvería verde como el cobre. Estos concentrados ácidos fuertes no harían un agujero en el oro como en otros metales,. A menos que ese ácido sea el agua regia, el agua real.

En un frasco grande, George combinó rápidamente los dos ácidos, ahora concentrado y con sus manos secas. El resultado de mezcla era, por un momento, incoloro para volverse de color melocotón y después naranja brillante. Con la respiración contenida, dejó caer las dos medallas de oro.

La química siempre había atraído a George de Hevesy desde que trabajó por primera vez con isótopos radiactivos hacía treinta años. Había descubierto muchos misterios de la biología, como que parte de las plantas absorbe el plomo para proteger al resto de la planta (las raices). Aún era una persona influyente en su campo, que estaba creciendo rápidamente con la experimentación con seres humanos. Si un humano se inyectaba un isótopo radiactivo, ¿dónde iría?, ¿cuanto tiempo permanecería en su cuerpo y como se excretaría?

Fue, en ciertos círculos, bastante famoso. Quizás en el futuro podría estar sosteniendo un Premio Nobel propio.

Pero por ahora, esos dos premios era todo lo que tenía, y se estaban volviendo más pequeños. La magia del agua regia estaba en la manera en la que esos ácidos trabajan juntos.

El ácido nítrico tiene el poder de tomar pequeñas cantidades de oro y ponerlas en la solución. Por si solo no haría nada, porque solo permitiría una pequeña cantidad de oro en la solución, con el oro en equilibro entre la forma sólida y soluble.

El ácido clorhídrico, por otra parte, puede suministrar átomos de cloro para convertir al oro en cloruro áurico (AuCl3). Pero por si mismo tampoco haría nada porque no podría tomar pequeñas partes de oro, como hace el ácido nítrico, y comenzar la reacción.

En el agua regia, el oro se pone en una solución con el ácido nítrico y luego se convierte el cloruro áurico por el ácido clorhídrico. De esta forma se crea un equilibro para que el ácido nítrico siga tomando más oro para ser rápidamente transformado. El oro se devolvió a la Real Academia de las Ciencias de Suecia y la Fundación Nobel entregó nuevas medallas a von Laue y a Franck.

En 1943, ganó su propio Nobel por sus trabajos sobre los isótopos como trazadores en el estudio de las propiedades químicas de las sustancias.

Fuente: Aschoonerofscience

Comentarios

  1. Qué historia tan emocionante, una clase práctica de química ante la necesidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, no conocía la historia pero, lo que no tengo muy claro es si se puede volver a trasformar esa mezcla de ácidos y oro otra vez en oro, un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o