Ir al contenido principal

Conciertos que se alargan durante siglos

Foto: John Cage Organ Foundation, Halberstadt, Alemania. ABC News Online
Si el 5 de septiembre de 2001 hubieras ido a la antigua iglesia de San Burchard de Halberstadt, en Alemania, oirías el comienzo de un concierto que, tras un inicio de dos años de pausa, duraría los siguientes 639 años. La composición titulada As slow as possible (Tan lento como sea posible), creada por John Cage en 1985, no tiene una duración determinada.



Los organizadores del evento decidieron hacer los cálculos pertinentes para que durara tantos años como hacía que Nicolaus Faber (no confundir con Juan Nicolás Böhl de Faber, padre de Fernán Caballero) construyó el primer órgano de la iglesia.

El órgano cambia de nota automáticamente, pudiendo tardar meses o años en hacerlo, siendo una atracción para miles de turistas. La última vez que se cambió la nota fue en el 2008 y la siguiente será en julio del 2012.

Hay que destacar que el órgano no estaba completo hasta el 2008, cuando se le añadieron las tuberías, que mantienen constante la música gracias a una maquinaria que proporciona un flujo continuo de aire. Las bolsas de arena que cuelgan también ayudan a mantener la nota durante meses.

La composición consta de 8 partes que durarán 71 años cada una, más una parte que se repite. En 1987, Gerd Zacher la tocó durante 29 minutos, lo que significaría que 2 segundos de esa versión, duraría ahora un mes.

"No es necesario que las cosas pasen tan rápido. Si algo necesita un poco más, entonces nos puede dar la serenidad interior que escasea en la vida normal."

¿Insuperable?



No, pues desde el 31 de diciembre de 1999 se está tocando Longplayer, que durará hasta el 2999. Pero no acabará con el milenio, sino que volverá a empezar. Puede ser escuchado en el faro Trinity Buoy Wharf, en Londres, aunque también existe la posibilidad de oírlo por internet.

En vez de un órgano, Longplayer es tocado con cuencos cantores, un tipo de campana, que puede ser tocado por humanos o máquinas y cuya resonancia puede ser fielmente reproducida tras ser grabada. Está diseñado para perdurar a través de los cambios sociales y tecnológicos.

Actualmente es controlado por ordenadores, aunque siendo consciente de la posibilidad de que estas queden obsoletas. Pueden participar de 6 a 12 personas, que por razones obvias solo tocarían un fragmento de la composición completa.

Los 234 cuencos cantores se disponen en 6 círculos concéntricos de hasta 20 metros de diámetro. La composición está basada en la partitura que hizo Jem Finer en el 2002.


Fuentes: john-cage.halberstadt, washington post, letras libres, euronews, longplayer

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?