Ir al contenido principal

El Spotify victoriano

En 1897, Thaddeus Cahill patentó lo que se convertiría en el telarmonio o dinamófono, que puede considerarse el primer instrumento musical electrónico significativo. El telarmonio era un instrumento masivo de unas 200 toneladas de peso y 18 metros de longitud con las proporciones y apariencia del generador de una central eléctrica con un coste de 200.000 dólares. Este monstruoso instrumento ocupaba todo el piso del "Telharmonic Hall" en la calle 39 y Broadway en Nueva York durante 20 años. A pesar de las excesivas proporciones del telarmonio, el sonido producido era tanto flexible e insólito sin parangón hasta los años 50 del siglo siguiente, y, aunque parezca mentira, era un instrumento "portátil", ocupando 30 vagones cuando era transportado de Holyoke, Massachusetts a Nueva York. El visionario teclado de 36 notas por octavo estaba adelantado a su tiempo ya que no se ganó la popularidad de los músicos que tenían poca experiencia con tal teclado, favoreciendo el fracaso del instrumento.



El telarmonio era un tipo de sintetizador aditivo - y Cahill probablemente acuñó la palabra "sintetizador" para describir su instrumento - que usaba un método electro-mecánico para generar su sonido. La única manera de escuchar el instrumento en una época anterior a los amplificadores y altavoces, era mandar el voltaje de salida por la línea telefónica. Cahill dio con la idea de interpretar música que mandaría por la red telefónica a los suscriptores de pago en hoteles, estaciones de ferrocarril y casas privadas; una especie de Spotify victoriano.
Mezclador de tonos
Las razones de las dimensiones del instrumento se debían a que usaba ruedas de tono "reotomo"; básicamente un conjunto de diferentes rotores que creaban tonos cuando giraban a través del contacto discontinuo con cepillos de alambre. Cada clave tenía su propio rotor con la forma adecuada para producir un conjunto de sobretonos armónicos. La primera versión del telarmonio necesitaba 408 dinamos, pesando cada uno varias toneladas (reduciendo en modelos posteriores, donde los sobretonos de los múltiples rotores se solapaban y los reotomos fueron reemplazados por dinamos de corriente alterna en los últimos modelos).

Básicamente hubo tres modelos del instrumento. El primer modelo completo, construido en Washington DC en 1906 y desplazado al tallar de Cahill en Holyoke, Massachusetts. El segundo, más pequeño (cuatro metros y 6350 kilogramos de peso), fue construido en Cabot St Mill en Hollyoke. La última máquina, instalada en el Telharmonic Hall en Nueva York en 1917, ya estaba obsoleto para la época, liquidado por la una más barata y eficiente de los tubos de vacío, altavoces y radio.

El telarmonio era básicamente una colección de 145 dinamos modificados empleando un conjunto de mangos especialmente engranados e inductores asociados para producir corrientes alternas de diferentes audiofrecuencias. Estas señales eran controladas por varios conjuntos de teclados polifónicos sensibles a la velocidad (de siete octavos, 36 notas por octavo ajustable a frecuencias entre 40-4000Hz) y asociado a un banco de controles. El sonido resultante era audible a través de bocinas de la caja de resonancias del piano, conectados directamente a la red telefónica en modelos posteriores o a una serie de receptores telefónicos adaptados con boninas acústicas especiales - esta era la única manera de amplificar el sonido en esta época anterior a los amplificadores (la invención de Cahill precedió a los amplificadores en 20 años). El telarmonio proporcionaba un amperio de intensidad a cada receptor telefónico de la red, siendo capaz de permitir escuchar la música sin descolgar el auricular del teléfono, aunque enmascaraba e interrumpía cualquier otra señal en la línea. El instrumento solía ser tocado por dos músicos (4 manos) y reproducía la música "decente" de la época: Bach, Chopin, Grieg, Rossinni, etc.
Dinamos del telarmonio III en el sótano del Telharmonic Hall
El sonido producido por el telarmonio en el Telharmonic Hall se encontraba con imperfecciones técnicas de sus intérpretes y por los errores de transmisión como descensos súbitos del volumen cuando se añadían voces extra y una reverberación en las notas graves que se decía que hacía la experiencia general "altamente irritante". Cahill completó el tercer y último telarmonio en marzo de 1911, siendo incluso más grande y cara que su predecesora. El tercer telarmonio tenía un conjunto completo de alternadores rediseñados y más potentes, imanes más fuertes para reducir la reverberación de los graves y controles de volumen. En instrumento se instaló en en 535 de la calle 56 oeste de Nueva York.

Cahill y la "New England Electric Music Company" fundaron un plan para transmitir "telarmonía" usando el telarmonio en hoteles, restaurantes, teatros y hogares privados a través de la red telefónica. Esta misión visionaria fracasó cuando el desembolso económico se convirtió en prohibitivo y se descubrió que la máquina interfería seriamente con calladas telefónicas locales. La aventura puso fin antes de la primera guerra mundial. Según un rumor, un hombre de negocios neoyorquino, enfurecido por las constantes interferencias de la red, entró en el edificio donde se alojaba el telarmonio y lo destruyó, lanzando piezas de la maquinaria al río Hudson. El último telarmonio estuvo operativo hasta 1916 y, de haber sobrevivido al crash de Wall Street y la Primera Guerra Mundial, le habría matado la popularización de la transmisión de radio y la amplificación.

A pesar de su destino final, el telarmonio desencadenó el nacimiento de la música electrónica. El compositor e intelectual italiano Ferruccio Busoni, inspirado por la máquina en la cúspide de su popularidad, se inspiró para escribir "Esbozo de una nueva estética de la música" (1907), que se convirtió en un llamamiento e inspiración para la nueva generación de compositores electrónicos como Edgard Varèse y Luigi Rusolo.

No ha sobrevivido ninguna grabación conocida del telarmonio/dinamófono, aunque Arthur T. Cahill, hermano de Thaddeus, en 1950 estaba intentando encontrar un lugar, sin éxito, un lugar para el prototipo, desapareciendo esta máquina histórica. Los principios subyacentes al telarmonio aún se usan en el órgano Hammond diseñado a principios de la década de 1930.

Fuente: 120 years

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.