Ir al contenido principal

La historia tras el museo más antiguo del mundo


En 1925, el arqueólogo Leonard Woolley descubrió una curiosa colección de artefactos mientras excavaba un palacio babilonio. Eran de muchas épocas y lugares diferentes, y aún así estaban cuidadosamente organizada e incluso etiquetadas. Wooley había descubierto el primer museo de la historia.

Es fácil olvidar que los habitantes del mundo antiguo también estudiaban historia - los babilonios que vivieron hace 2500 años fueron capaces de mirar hacia milenios previos de experiencia humana. Esa es la parte que hace el museo de la princesa Ennigaldi tan singular. Su colección poseía maravillas y artefactos tan antiguos para ellas como la caída del imperio romano para nosotros. Pero también es un símbolo siniestro de una civilización moribunda consumida por su vasta historia.

El arqueólogo


El museo de Ennigaldi era solo uno de los muchos descubrimientos notables de Leonard Woolley, considerado generalmente como uno de los primeros arqueólogos modernos. Nacido en Londres en 1880, Wooley estudió en Oxford antes de convertirse en el auxiliar del conservador en el Museo Ashmolean del colegio. Fue allí donde Arthur Evans - reconocido arqueólogo por sus trabajos con la civilización minoica en la isla griega de Creta - decidió que Woolley sería más útil en el campo de trabajo, por lo que Evans lo mandó a Roma para empezar su carrera de excavación.

Aunque Woolley tenía interés en la excavación desde hacía mucho tiempo, tenía poco o ningún entrenamiento formal en ello. Le dejaron para que aprendiera solo el trabajo, y muchas de las técnicas y enfoques que se le ocurrieron serían muy influyentes para futuros arqueólogos. Justo antes del inicio de la Primera Guerra Mundial, excavó en la antigua ciudad hitita de Karkemish junto con su joven ayudante T.E. Lawrence, que no tardaría en dejar su carrera arqueológica por su papel más famoso como...Lawrence de Arabia. Podéis verlos en la foto.

Pero fueron los trabajos de Woolley en la antigua ciudad mesopotámica de Ur las que cimentarían su legado. Empezando en 1922, Woolley excavó grandes hileras de una antigua ciudad-estado que había existido durante miles de años, desde la antigua civilización sumeria en el 3000 a.C. al imperio neobabilónico en el 500 a.C. Uno de los mayores descubrimientos - al que se puede llamar el equivalente sumerio de la tumba del faraón Tutankamón -fue la tumba de Shubad, una mujer de gran importancia en el siglo XXVII a.C. cuya tumba ha permanecido inalterada en los siguientes 4.600 años.

Sin embargo, fue el descubrimiento de algo de los últimos tiempos de la existencia de Ur lo que nos interesa en este caso particular. Y para ello, podríamos ir directos a las palabras del propio Leonard Woolley.

El descubrimiento


En su libro Ur de los Caldeos, Woolley relata sus excavaciones en el complejo de palacio de Ur. Este particular palacio data del final de la larga historia de la ciudad-estado, justo antes de la absorción de sus territorios en el imperio persa y el abandono de la ciudad en torno al 500 a.C. Esta era la época del imperio neobabilónico, y mientras que Babilonia era la capital del imperio, la ahora antigua ciudad de Ur era importante tanto por su localización estratégica cerca del golfo Pérsico como por su legado.

Como Woolley explica en su libro, él y su equipo estaban bastante seguros de estar excavando en Ur, en el último periodo, que es por lo que encontrar todos los artefactos en una cámara particular tenía tan poco sentido:
De repente los trabajadores descubrieron gran óvalo con tapa de piedra negra, cuya tapa estaba cubierta con tallas en relieve y lados con inscripciones; era un hito que marcaba la posición y el contorno de una propiedad territorial, con una declaración de cómo llegó a las manos del dueño y una terrible maldición dirigida a cualquiera que retirara la marca del terreno del vecino o estropeara o destruyera el registro.
Ahora, esa piedra perteneció al periodo Casita en torno al 1400 a.C. Casi tocándola estaba el fragmento de una estatua, un trozo de brazo de una figura humana en la que había una inscripción, y el fragmento había sido cuidadosamente recortado para darle un aspecto limpio y preservar la escritura; y el nombre de la estatua era el de Dungi, quien fue rey de Ur en el 2058 a.C. Entonces vino un cono de arcilla del rey Larsa de aproximadamente el año 1700 a.C., después unas cuantas tablillas de arcillas de la misma época, y una gran cabeza de maza votiva de piedra que no tenía inscripciones pero que bien podría ser 5000 años más antigua.
¿Qué pensábamos? Aquí había media docena de diversos objetos encontrados yaciendo en el pavimento intacto de ladrillo del siglo VI a.C., y el más moderno tenía 700 años más que el pavimento y el más antiguo quizás 1.600.
En una sola habitación, Woolley había descubierto 1.500 años de historia mezclados entre sí, como si encontraras aleatoriamente una estatua romana y una pieza de mampostería medieval mientras limpias tu armario. Por sus propios medios, estos objetos nunca se habrían encontrado de esta manera. Alguien había perdido el tiempo con estos artefactos - tan solo no podían imaginarse hace cuanto y con qué propósito se llevó a cabo.

El museo

Woolley se dio cuenta rápidamente de que podía ser un antiguo museo, el equivalente del siglo VI a.C. al tipo de instituciones que ahora le patrocinaban. De hecho, una pieza clave fue la distribución de los artefactos - mientras que todos estaban mezclados desde una perspectiva temporal, quienquiera que haya traído esos objetos lo había hecho con un cuidado y atención considerable.

Lo más concluyente fue la etiqueta del museo más antiguo del mundo. En su libro, Woolley describe haber encontrado cilindros de arcilla en la cámara, cada una escrita con esto en tres idiomas distintos, incluyendo el semítico tardío. Cita una de esas descripciones, junto con una valoración más bien irónica de lo que decía:
“Estos”, dijo, “son copias de ladrillos encontrados en las ruinas de Ur, obra del rey Bur-Sin de Ur, que mientras buscaba el plano original [del templo] el gobernador de Ur encontró, y yo vi y escribí para la maravilla de futuros espectadores. “
El escriba, ¡ay! no era tan sabio como creía, por sus copias llenas de errores y casi ininteligibles, pero sin duda lo hizo lo mejor que pudo, y de hecho nos ha dado la explicación que queríamos. La habitación fue un museo de antigüedades locales...y la colección era este tambor de barro, la etiqueta de museo más antigua conocida, realizada 100 años antes y mantenida, presuntamente junto con los ladrillos originales, como un registro de la primera excavación científica de Ur.

Seguramente, Woolley no pensó mucho en la atención al detalle del escriba. Pero era suficientemente hombre para admitir cuando se equivocaba y admitió rápidamente que la arqueología de Ur había estado desarrollándose durante 2.500 antes de que pusiera un pie allí. E, incluso más notablemente, este museo más antiguo superaba a los primeros museos modernos en dos milenios.

El conservador y el rey


Así que, ¿quién era el responsable de esta antigua maravilla llena de maravillas incluso más antiguas? Ese honor lo tiene la princesa Ennigaldi, la hija del Rey Nabonido, el último rey del Imperio Neo-Babilonio. Como era costumbre para las hijas de los reyes mesopotámicos, sus obligaciones principales eran religiosas por naturaleza, tanto como la suma sacerdotisa de la diosa de la Luna Nanna como administradora del colegio de jóvenes sacerdotisas. Fue durante el 530 a.C. que Ennigaldi creó este museo. Esto se acerca peligrosamente a todo lo que sabemos sobre la mujer tras el primer museo de la historia.

Ahora sabemos que el museo fue construido con el apoyo y estímulo de su padre el rey, quien era a su vez un anticuario entusiasta y un coleccionista de artefactos antiguos. Es difícil saber de dónde vino su interés por el pasado, pero pudo tener que ver con el hecho de que, según se describía a si mismo, venía de orígenes humildes y que solo se sentó en el trono porque había destronado a su predecesor. Sin una rica historia real que aprovechar, es posible que encontrara una sustituta en la antigua ciudad de Ur.

Con ese fin, el rey llevó a cabo el que sería su última contribución a la arqueología, y esa fue la restauración del Gran Zigurat de Ur. Mientras que no sabemos con total seguridad que propósito tuvo esta gran estructura - la mejor suposición es que él y los otros zigurats eran algún tipo de templo - sabemos que el zigurat sumerio original se había derrumbado en tiempos de Nabonido, por lo que decidió restaurar el zigurat para que recuperara su antigua gloria. El descubrimiento de los restos de este segundo zigurat en el siglo XIX serían la clave para identificar el lugar como la antigua ciudad de Ur, y a su vez a establecer las excavaciones de Leonard Woolley en la década de 1920.

Mundo agonizante


Dado que no tenemos registros directos de Ennigaldi o Nabonido sobre este museo, solo podemos suponer por qué decidieron situarlo en Ur. Pero en sus informes de resultados, "Excavaciones en Ur: Periodos Neobabilónico y Persa", Leonard Woolley sospecha que era el resultado natural de una era que se había obsesionado con su pasado:
Que esta debe haber sido una colección totalmente congruente con la devoción al pasado de la época y especialmente del gobernante Nabonido ya que este edificio esta probablemente asociado a su hija. Que el museo debiera estar conectado con un colegio no sería una sorpresa. Los colegios normalmente estaban organizados en templos, y algunas enseñanzas eran del tipo que pudieran ilustrarse con antigüedades. En los colegios de Larsa encontramos copias de una vieja inscripción histórica existentes en la ciudad que fueron objeto regular de estudio.
Como tal vez es solo apropiado para una ciudad que está llegando a su fin tras 2.000 años de historia, el reinado del rey de Ur Nabonido fue uno gobernado con un aparente sentimiento sobrecogedor de nostalgia, una fascinación por los tiempos pasados. No es tan sorprendente - incluso la escuela de sacerdotisas de Ennigaldi tenía 800 años cuando se hizo cargo de ella, haciéndola tan antigua como lo son ahora Oxford y Cambridge. Ur se convirtió en un vasto museo conmemorando épocas que hace tiempo que se fueron.
De hecho, Ur era tan solo el ejemplo más extremo de un imperio completo que funcionaba a base de nostalgia. El Imperio Neobabilónico era muy consciente de su pasado, ya que representaba el primer periodo de gobernantes propios tras siglos de dominación de sus vecinos del norte. Podemos verlo en las inscripciones imperiales, en las que expresiones de hacía 1.500 años aparecían de repente en inscripciones así como selecciones de texto en lenguaje sumerio, muerto desde hacía mucho. Incluso el sistema de escritura fue alterado para parecerse al que se hacía miles de años antes.

En ese contexto, la invención del museo en el 530 a.C. no parece particularmente nueva o revolucionaria. En vez de eso, parece una prueba más de una civilización consumida por su propia historia y asustada de avanzar en el futuro. En retrospectiva, tenían una buena razón de ser, considerando sus vecinos del este en Persia que pronto conquistarían el imperio y la propia Ur que quedaría abandonada, como una víctima de una grave sequía y los caprichos del Eúfrates.

Y aún con todo ese estancamiento cultural, la princesa Ennigaldi y su padre tuvieron una idea que sigue siendo relevante 25 siglos después. Si conservar y organizar un pasado que mereció la pena celebrar conlleva la muerte del futuro de tu civilización...bueno, he visto peores trade-offs.
Fuente: Io9

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in