Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Los superhumanos más inútiles (II)

¿Conocéis el fenómeno Baader-Meihof? Es cuando conoces algo nuevo y comienzas a verlo en todas partes. Eso me pasa en ocasiones cuando publico una entrada, que empiezo a ver contenido que podría haber incluido pero que se quedó fuera. La entrada previa es un ejemplo, a pesar de que la original partía de una fuente muy completa.

Los superpoderes se suponen que otorgan una habilidad nada habitual que, en principio, confiere la posibilidad de superar las capacidades humanas. En términos generales es así, pero no siempre. Algunos personajes, como Batman o Ironman, destacan por su equipo, sirviéndoles como un sustituto de los superpoderes. Condiment King, ya mencionado en la entrada anterior, encajaba en este papel, pero a la inversa. Sus habilidades especiales no le conferían ninguna ventaja, pero que tocaban el extremo opuesto. Sin embargo, el hecho de que no se deshiciera de su equipo de salsas podría deberse a que, al menos él, confiaba en las posibilidades que le conferían. Es decir,…

Más enfermedades que protegen de otras enfermedades

En la entrada anterior, algunas patologías evitaban el desarrollo o la aparición de otras. Algún ejemplo incluso podría aplicarse en pacientes que pudieran sufrir la enfermedad, aunque no fuera la solución más eficiente.

Encerrado en una habitación a 127ºC con un perro, un filete y un huevo

El médico y científico británico Charles Blagden, interesado en los efectos de las altas temperaturas en el cuerpo humano, realizó una serie de experimentos en una sauna. El experimento comenzó en 1774 junto a sus compañeros, en los que se encontraba un perro. Aunque comenzaron con apenas 38ºC,, al año siguiente alcanzaron los 127ºC. El aire abrasaba y entraban vestidos simplemente para proteger la piel. Solo una vez entró Blagden desnudo de cintura para arriba y una tela que le protegía del calor de los hierros incandescentes.

¿Cuánto puede crecer un árbol?

Un árbol grande es más viejo que uno más pequeño de la misma especie en las mismas condiciones. Es de sentido común. Básicamente, cuanto más grande, mayor edad tendrá el árbol. Esto irá en consonancia con el número de anillos. Ahora bien, ¿hasta dónde crece un árbol? ¿qué lo limita?