Ir al contenido principal

Los superhumanos más inútiles (II)

¿Conocéis el fenómeno Baader-Meihof? Es cuando conoces algo nuevo y comienzas a verlo en todas partes. Eso me pasa en ocasiones cuando publico una entrada, que empiezo a ver contenido que podría haber incluido pero que se quedó fuera. La entrada previa es un ejemplo, a pesar de que la original partía de una fuente muy completa.

Los superpoderes se suponen que otorgan una habilidad nada habitual que, en principio, confiere la posibilidad de superar las capacidades humanas. En términos generales es así, pero no siempre. Algunos personajes, como Batman o Ironman, destacan por su equipo, sirviéndoles como un sustituto de los superpoderes. Condiment King, ya mencionado en la entrada anterior, encajaba en este papel, pero a la inversa. Sus habilidades especiales no le conferían ninguna ventaja, pero que tocaban el extremo opuesto. Sin embargo, el hecho de que no se deshiciera de su equipo de salsas podría deberse a que, al menos él, confiaba en las posibilidades que le conferían. Es decir, es una muestra de que lo que se consideran superpoderes es relativo para cada personaje. Los siguientes personajes posiblemente compartieron esa creencia.

Asbestos Lady



La señora de amianto, Victoria Murdock, apareció por primera en vez en 1947 en el número 63 de Captain America Comics. Se aprovechó de las conexiones de su chantajista hermano fallecido para iniciar su carrera criminal. Se dedicaba a robar bancos que incendiaba para evitar la intromisión de la policía. Gracias a su traje de amianto, salía indemne y podía hacer frente a la Antorcha Humana (el androide, no el de los 4 Fantásticos). Secuestró a Fred y Nora Raymond, científicos que lideraban la investigación del amianto para que le ayudaran en sus propósitos maléficos, pero fueron salvados por la Antorcha.

Luego provocó un accidente de tren donde los mató a ambos, pero su hijo sobrevivió, convirtiéndose en Toro, el chico come fuego, en su estancia en el circo. Asbestos Lady quiso secuestrarlo, pero esperando a la Antorcha Humana, planeó empaparlo en agua para inutilizar sus poderes. Sin embargo, este aumentó su intensidad y el vapor derritió el asfalto, dejando atrapada a la villana.

Aunque no fue su última aparición, el cáncer provocado por la exposición continua al amianto fue su despedida. En general, aunque su lanzallamas y su resistencia al fuego son destacables, también fueron su perdición.

Asbestos Man

Debe de haber una ley en el cómic que diga que siempre debe haber un equivalente de género opuesto a cada personaje. Asbestos Man también es enemigo de la Antorcha Humana, quien esta vez sí es el humano de los 4 Fantásticos. El hombre de amianto era el principal químico analítico del mundo, pero consideraba que esa posición no le otorgaba el suficiente respeto. Por eso inició una carrera criminal usando un disolvente químico que él creó, pero percibió que necesitaba ayuda de criminales profesionales para sus atracos. Como manera de obtener el respeto que merecía, decidió derrotar a la Antorcha Humana, desarrollando un traje de super-amianto para combatirle.

Aunque inicialmente le derrotó, la Antorcha Humana consumió todo el oxígeno de la zona para obligarlo a rendirse. A diferencia de Asbestos Lady, no se valía de un lanzallamas, sino de un escudo y de una red capaz de convertir el calor en cargas explosivas. Como ella, murió de cáncer producido por su propio traje. Hasta ese momento se veía obligado a usar una bombona de oxígeno, siempre deseando retomar su carrera criminal.

Slug

Ulysses X. Lugman es un señor de la droga de Miami cuya habilidad especial es estar tremendamente gordo. A diferencia de Blob o Kingpin, no tiene ninguna capacidad ofensiva. Tan solo puede asfixiar con sus michelines e impedir, gracias a su envergadura, que alcancen fácilmente sus puntos vitales.

Para mantener esa figura privilegiada, siempre se le ve comiendo

Goody Two-Shoes

Un villano sueco olvidado que hizo solo dos apariciones enfrentándose a la Cosa. En su primera aparición, la Cosa simplemente lo descalzó golpeándolo con el dedo. En su segunda aparición, ya musculado, sus zapatos tenían poderes atómicos, aunque tampoco dio para mucho más.

Turner D. Century


Su padrastro vivió el terremoto de San Francisco en 1906 y vive desencantado con la degeneración de las décadas posteriores, especialmente tras la 1ª Guerra Mundial. Por eso aisló del mundo exterior a su hijo adoptivo y le enseñó los valores de principios de siglo. Como resultado, viste como un joven de clase media de comienzos del siglo XX  e intenta imponer su visión del mundo.

Desarrolló un cuerno del tiempo que, supuestamente, iba a poder matar por medio de ultrasonidos a cualquier menor de 65 años, pero como no entendía mucho de tecnología, no funcionó. Sin embargo, también poseía una sombrilla-lanzallamas y un tándem que volaba de alguna manera,. También se mostraba como un galán ante las ancianas.

Fue asesinado junto a otros villanos por Scourge en El bar sin nombre.

Oba Nana

Nana, de Banana no nana, tiene el poder de manipular la forma, tamaño y dureza de los plátanos. Con ellos puede hacer armas y armaduras para el combate, pero también puede hacer hasta una tienda de campaña o un juguete erótico. El uso de ese poder requiere que consuma un plátano diario más otro con cáscara por cada vez que usa su habilidad.

Rainbow Girl

Una extraterrestre del planeta Xolnar del siglo XXX. Viajó a Metrópolis para ingresar en la Legión de Superhéroes, pero a pesar de su campo feromónico que hacía su personalidad irresistible, no lo consiguió. Posee también los poderes del espectro emocional en el que operan los Cuerpos de Linternas, como Linterna Verde, pero como no sabe usarlos, muestra cambios impredecibles de humor. Forma parte de la Legión de Héroes Suplentes.

Color Kid

Como con Asbestos Lady y Asbestos Man, era necesario tener un hombre y una mujer con el mismo poder. Era un habitante del planeta Lupra que, en un experimento científico, fue golpeado por el típico haz lumínico multicolor de otra dimensión, concediéndole la capacidad de cambiar el color de los objetos. Como Rainbow Girl, también fue rechazado de la Legión de Superhéroes e ingresó en la Legión de Héroes Suplentes, cuyos miembros tienen poderes de dudosa utilidad. A pesar de todo, tiene sus momentos de gloria, ya que puede cambiar el color de la kriptonita y con ello sus propiedades. También puede camuflarse y camuflar a otros.  Más allá de esto, a menos que algo requiera un cambio de color, es totalmente inútil.

Chifusa Manyuu


La protagonista de Manyū Hiken-chō tiene la capacidad de alterar el tamaño de sus pechos a voluntad gracias a las técnicas descritas en el Pergamino de los Secretos. Inicialmente, tan solo puede absorber el pecho de otras mujeres, pero consigue dominar la habilidad para invertir el proceso.

Mori Ai


Mori Ai de La ley de Ueki es una chica totalmente normal. Ella no tiene ningún poder especial ni un equipo que supla sus carencias. Sin embargo, puede convertir a sus rivales en amantes de las gafas, hasta el punto de chantajearlos con destruirlas si no cumplen su voluntad. Sin embargo, es necesario que el oponente use una posición mona, con la pierna derecha levantada y sus dos puños bajo su cara para activar el poder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.