Ir al contenido principal

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano


En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.




Ahora bien, dado que se basaba en la obra de Giulio Romano, era de esperar que este también sería encarcelado y sus pinturas destruidas. No hubiera sido la primera vez que el papa Clemente VII habría tenido motivos para hacerlo. Romano fue asistente del artista Rafael, que no pudo completar su trabajo en el Vaticano al morir en 1620. Él y los demás asistentes completaron las Estancias de Rafael. En 1923, enfurecido por el retraso en el pago, pintó las 16 posturas en los muros de la Estancia de Constantino. Sin embargo, la gran diferencia con Marcantonio es que sus obras no eran públicas.

Por otra parte, Romano no se percató de la existencia de los grabados hasta que el poeta Pietro Aretino fue a ver las ilustraciones originales mientras este aún trabajaba en ellas. Aretino compuso un soneto para cada una de las imágenes y aseguró, junto al cardenal Hipólito de Médicis y Baccio Bandinelli, la salida de prisión de Marcantonio. En 1527, los poemas se incluirían en una segunda edición de la obra, cuyas copias serían tomadas de nuevo por el Vaticano. Marcantonio volvió a prisión, pero esta vez se escapó. Tras el saqueo de Roma ese mismo año, tanto Marcantonio como Romano dejaron la ciudad. El primero huyó arruinado tras tener que pagar un elevado rescate a los españoles. El segundo siguió trabajando para Federico II Gonzaga.
Venux Genetrix de Carracci

Aunque se hizo un trabajo exhaustivo para eliminar cualquier copia de la obra, sobrevivieron unos pocos fragmentos (primera imagen) y dos copias de la primera postura. En 1550, en Venecia, se publicó una copia, posiblemente infractora, con 15 toscas imágenes en xilografía y textos contemporáneos.
Paris y Enone, su primera esposa, imagen de Carracci
En el siglo XVI, varios miembros del All Souls College de Oxford, usaron la imprenta de la universidad para imprimir Las posturas de Aretino. El decano, el Dr. John Fell, confiscó las placas de cobre y amenazó a los implicados con la expulsión. Sin embargo, sobrevivieron los sonetos de Aretino.
Angelique y Médor, de la obra Roland.
En 1798, reapareció con el título francés L’Arétin d’Augustin Carrache ou Recueil de Postures Érotiques, d’Après les Gravures à l’Eau-Forte par cet Artiste Célèbre, Avec le Texte Explicatif des Sujets (El "Aretino" de Agostino Carracci o una colección de poses eróticas, tras los grabados de Carracci por este famoso artista, con los textos explícitos del tema". Este famoso artista era Jacques Joseph Coiny), con ilustraciones de Agostino Carracci. Este añadió tres imágenes adicionales, contando el frontispicio.
El sátiro y la ninfa
Las imágenes de Carracci muestran a personajes mitológicos, literarios e históricos con un estilo clásico, aunque con detalles que denotan rasgos más modernos, como el tamaño de los penes o los muebles anacrónicos.
Julia la mayor y un atleta
Hércules y Deyanira

Marte y Venus
Culto de Príapo, con dos sátiros
En esta imagen se muestra a una satiresa, una invención tardía de poetas y artistas, además de infrecuente. Algunos ejemplos de satiresa pueden verse en Bacanal de niños de Miguel Ángel o Sátiro femenino con dos putti de Claude Michel.
Marco Antonio y Cleopatra
Baco y Ariadna
Polieno y Criseida
En este caso, Polieno es un personaje ficticio que no proviene ni de la mitología ni de la literatura. 
Sátiro y su esposa
Júpiter y Juno
Mesalina, tercera esposa del emperador Claudio, en la cabina de Lisica
Aquiles y Briseida
Ovidio y Corina

Enéas y Dido
Alcibíades y Glicera
Glicera no hace referencia a ningún personaje concreto, sino que era un nombre popular usado por heteras (cortesanas), que significaba "la dulce".
Pandora

El amante coronado podría ser Epimeteo. El hombre con la vela se relaciona con la representación del clásico Puer sufflans ignes de Plinio en sus descripciones del escultor griego Licio de Eléuteras y el pintor Antifilo. Es un tema común con Muchacho encendiendo una candela de El Greco.

Fuente:FlashbakEroti-CartWikipedia

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.