Ir al contenido principal

La popularidad del radio y sus productos cotidianos

En este blog, hemos visto relojes con radio, bebidas energéticas de radio, depilación por rayos X y, en el grupo de Facebook, unos condones con radio. Todos abarcan la primera mitad del siglo XX, coincidiendo con el descubrimiento de los rayos X por Röntgen en 1895, la radioactividad en 1896 por Becquerel y del radio por el matrimonio Curie en 1898. El desarrollo de todas las historias es siempre el mismo: éxito durante años y prohibición posterior a los efectos a largo plazo. A pesar de todo, siempre sorprende la ubicuidad de este elemento.

Anuncio en la revista Le radium
Apenas unos años después de su descubrimiento, en 1904, Émile Armet de Lisle crea una fábrica en Nogent-sur-Marne, Isla de Francia, para producir sales de radio y otras sustancias radioactivas. Además, fundó la revista Le Radium, dirigida por el ingeniero Henri Farjas, dedicada al novedoso elemento. Durante 6 meses, estuvo dirigida a todos los públicos, pero tras ese periodo, se enfocó en el público científico. En este mismo año se publicaron obras para legos, como Les applications médicales du radium, de Foveau de Courmelles. Entre 1903 y 1905 se publicaron numerosas obras científicas y divulgativas del elemento en Francia, Reino Unido, Alemania y los Estados Unidos. En este último, el Times había publicado una media de 78 artículos sobre el radio por año entre 1903 y 1906.


Su popularidad era tal que inspiró "el baile del radio" de Loie Fuller, quien bailó con movimientos serpentinos y efectos de luces ante el matrimonio Curie en París. Este baile de luces cruzó el charco e interpretándose en ciudades como Nueva Orleans, Atlanta o Londres. En el musical de Broadway Piff, Paff, Pouf, Jean Schwartz compuso la pieza incrustada arriba.  Aunque ocasionalmente se atribuía a la sales de radio los efectos lumínicos, la realidad es que eran demasiado escasas y caras para estos usos.

Las aplicaciones médicas no tardaron en llegar. Otto Walkhoff observó los primeros efectos fisiológicos del radio en el 1900. Un año después, Henri Becquerel se colocó un tubo de rado en el bolsillo del chaleco durante varias horas. Una o dos semanas después, la piel inferior mostraba una grave inflamación. El dermatólogo Ernest Besnier opinó que se debía al radio, siendo confirmado por Curie. Besnier sugirió que podría usarse como terapia al igual que los rayos X y los rayos ultravioleta. Becquerel ofreció radio a Henri-Alexandre Danlos del hospital St-Louis en París ese mismo año. Danlos trató varios casos de lupus con una mezcla de radio y cloruro de bario. Se hicieron más ensayos con la radioterapia, pero a un ritmo más lento que con los rayos X por la dificultad y costo para obtenerlos.
Uso de tubos de sales de rado para tratar lupus o úlcera del roedor
Además del libro de Foveau de Courmelles, la revista Le radium ya publicó varios usos, como la insensibilización para neuralgias (L'insensibilisation par le radium, Le radium, nº3, marzo 1904) o inhalaciones para afecciones de laringe y pulmones, inyecciones subcutáneas o venosas, o la absorción de polvos (Les applications médicales du radium, Le radium, nº5, mayo 1905).
En un contexto posapocalíptico, puede que el agua irradiada sea una buena fuente de vitalidad
Las utilidades del radio no tenían límites: proporcionaban vigor, curaban la artritis, rejuvenecían, eliminaban las enfermedades mentales, la gota, el lumbago, la ciática, la diabetes o la hipertensión. Se basaban en la llamada hormesis por radiación, que suponía que existían mecanismos biológicos de reparación que el cuerpo solo activaba ante una dosis baja de radiación ionizante.

El descubridor del electrón, J. J. Thomson, escribe en 1903 una carta a la revista Nature detallando su hallazgo de radioactividad en el agua de pozo, encontrándose poco después que la mayoría de los balnearios más famosos también lo eran. Esta se debía a la emanación de radio producida por el radio presente en el suelo por el que fluía el agua.

Desde 1906, se abren balnearios de radón, como los de Jáchymov, actual República Checa, de donde Marie Curie extrajo la pechblenda en la que descubrió el radio. Sin embargo, ya se usaban este tipo de balnearios mucho antes. Paracelso ya describió las aguas termales de Bad Gastein, Austria, donde Marie Curie y Heinrich Mache descubrieron radón. En el onsen japonés de Misasa, Tottori, también hay manantiales ricos en radio. No son lugares únicos en el mundo. Asímismo, la mayoría promueve terapias con sus aguas. En Bad Brambach, Alemania, las ofrecen para beber, mientras en Gasteiner-Heilstollen, Austria;  Świeradów-Zdrój, Czerniawa-Zdrój, Kowary y Lądek Zdrój en Polonia; Harghita Băi en Rumanía y el Boulder, Estados Unidos, fomentan la terapia de inhalación. Las minas de Basin, Montana, Estados Unidos, se usan igualmente. Estas actividades continúan actualmente.
El aislamiento del radio puro en 1910 llevó a su explotación comercial en 1913. De esta manera, si no se podía acudir a uno de estos balnearios o minas, se tenía la opción de consumir el agua radioactiva en su propio hogar. También se usaban sales radio en el agua de baño, ya que la radioactividad de esta sería permanente. Aunque los médicos advertían que tenían dosis demasiado bajas para tener éxito. Se creía que las dosis altas no causaban daños, sino que los depósitos radioactivos se absorbían y se excretaban en tres horas.

Los dispensadores de agua irradiada comenzaron vendiéndose a hospitales, universidades y a investigadores independientes. También las ofrecían bajo prescripción médica, garantizando la fuerza del radio en cada dosis. El problema vino con los imitadores, como el revigator, un recipiente hecho de mineral con radón que se basaba en que el radón se disolvería por la noche en el agua almacenada en él. Recomendaban 6 o más vasos diarios. Temiendo que los charlatanes se aprovecharan de la gente, la Asociación Médica Americana (AMA) estableció que estos dispositivos debían generar más de 2 microcurios (74 kilobequerel) de radón por litro de agua al día para ser aprobados. La mayoría no cumplió las demandas.

En este momento entran en acción productos como Radithor, pasta de dientes radioactivas Doramad (el torio blanqueaba los dientes al matar a las bacterias bucales), supositorios Vita Radium, crema facial Revigorette o Tho-radia, pan en Jáchymov, una especie de gafas opacas, multitud de almohadillas, barbuquejos de caucho radioactivo, paños de cocina, almohadas, el dispositivo
Toftness para quiroprácticos, entre otros muchos y variados productos.
La prohibición de estos productos tardó en llegar. En los Estados Unidos, el senador de California John D. Works citó en 1915 cartas de médicos preguntando sobre la efectividad de estos productos. Subrayaba que la radiación empeoraba muchos cánceres, tachando de engaño la creencia de que el rado podía curar los cánceres en la etapa de desarrollo, mencionando que uno de los médicos citaba una tasa de éxito de 1 de 100, además de que los efectos del agua con radio no estaban demostrados.
Anuncio moscovita de agua Borjomi (1929), anunciada como "radioactiva"
En la siguiente década comienzan los efectos sobre las chicas del radio, enlazada al principio, y la muerte de Eben Byers por el Radithor, enlazada junto a la anterior. Surgieron más casos de desarrollo de carcinoma por personas que habían usado terapia con radio, incluso 40 años después de su aplicación. Robley D. Evans midió por primera vez el radón exhalado y la excreción de radio de un pintor de diales en 1933. realizó en el MIT las mediciones en 27 pintores de diales. El Instituto Nacional de Normas y Tecnología usó los datos en 1941 para establecer el nivel de tolerancia para el radio de 0,1 μCi (3.7 kBq).

En la década de los años 30 comienzan las prohibiciones, así como un mayor control en la radioterapia. Sin embargo, durante décadas continuaron vendiendose productos con radio, como las tarjetas de tabaco Nico Clean, importadas de Japón a Estados Unidos en los años 60, u otros productos que siguen vendiéndose en el siglo XXI.

Fuentes:

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

El hombre que se suicidó accidentalmente con un arco largo

El calendario de pesquisas de los forenses de Nottinghamshire de 1485-1558 describe la muerte de Henry Perth, un señor de Welbeck, cerca de Worksop, Nottinghamshire, que murió el día después de recibir un disparo en la cabeza. Al parecer, fue un accidente cuando manipulaba su propio arco y la flecha que quedó alojada se liberó mientras apuntaba a su cara.
[Pert] fue a jugar a Welbeck y tensó tanto su arco con una flecha en él que atascó la flecha en el arco. Más tarde, intentando hacer que le flecha subiera directa al aire, disparó la flecha desde el arco...Como su cara estaba directamente sobre la flecha mientras subía, le golpeó sobre su ojo izquierdo, cerca de su párpado y en la cabeza a la membrana. Dicha flecha (valorada en un penique) le provocó una herida, de la cual languideció inmediatamente y yació languideciendo hasta el mediodía del 29 de octubre, cuando murió en Welbeck por desgracia. Morir por una flecha disparada por uno mismo es infrecuente, pero no es un caso único. …

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.