Ir al contenido principal

¿Podría venirse conmigo a la cama esta noche?

Para algunos, la proposición era habitual
Si fueras un hombre caminando a través del campus de la universidad estatal de Florida en 1978, y una joven y atractiva mujer se aproximase a usted y te dijese exactamente "Te encuentro atractivo. ¿Querrías ir a la cama conmigo?"

Si fueras un hombre, probablemente pensarías que tienes una suerte increíble. Pero en realidad no. Serías sujeto involuntario en un experimento diseñado por el psicólogo Russell Clark.

Clark persuadió a los estudiantes de su clase de psicología social para ayudarle a encontrar que género, en la vida real, sería más receptivo a una oferta sexual ofrecida por un extraño. La única manera de averiguarlo era salir y ver lo que pasaba. Entonces jóvenes de ambos sexos de su clase se dispersaron por el campus y empezaron a hacer proposiciones a extraños.

El resultado no era muy sorprendente. El 65% de los chicos fueron felices al ser obligados por una mujer extraña (y los que dijeron que no suelen ofrecer la excusa de "Estoy casado). Pero ni una sola mujer aceptó la misma oferta del atractivo joven. De hecho, la mayoría exigen que la dejen sola.

También preguntaban "¿Vendrías a mi apartamento conmigo esta noche?" donde 9% de las mujeres aceptaron frente al 69% de los hombres. Otra pregunta era “¿Saldrías conmigo esta noche?”, consiguiendo un 50% en ambos sexos.

En primer lugar, la comunidad psicológica rechazó el experimento de Clark como una maniobra trivial, pero gradualmente el experimento ganó aceptación, y a continuación, elogios por la manera espectacular en la que revelaron las diferentes actitudes sexuales entre hombres y mujeres. El experimento se repitió en 1982 y 1990, con los mismos resultados. Hoy en día es considerado un clásico. Pero, ¿por qué los hombres y las mujeres muestran siempre actitudes tan dispares ante este debate?

Según los científicos, viene de un legado sociobiológico. Las mujeres evolucionaron para ser más selectivas al escoger a sus parejas porque sólo pueden tener un número limitado de hijos en su vida; mientras que para los hombres, quienes pueden tener un número ilimitado de hijos, su mejor estrategia es estar siempre “listos y dispuestos”.

Fuente: wtf.thebizarre.com , navarroj

Comentarios

  1. Yo no seria un buen sujeto de prueba de ese experimento. En mi caso creo que quien me envie una chica atractiva con esa pregunta desconoce que un hecho tan improbable sera explicado por mi hemisferio cerebral izquierdo por un millón de cosas antes que simple atracción... es el hado del feo, andar sesgando ese tipo de estudios... Felicitaciones por un muy interesante blog!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias ^^.

    Sí, podrías pensar que te distraen para robarte, que es una cámara oculta...lo que es común para todos es que al final se quedan con las ganas xD.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo haces para poner un texto al pie de la imagen?

    ResponderEliminar
  4. @Filoctetas Es una opción que viene al poner la imagen, pulsas encima y te salen opciones como cambiar el tamaño y esas cosas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.