Ir al contenido principal

William Buckland, saboreando el corazón del rey de Francia

William sosteniendo lo que parece ser un Ammonite
A veces da la impresión que entre los hombres de ciencia se encuentran los mayores locos. Solo hay que nombrar a Newton y como se metió una aguja entre el hueso y el ojo para ver que pasaba. O también cuando se quedó mirando al Sol, quedándose posteriormente varios días en una habitación a oscuras. Otro que podría competir con Newton es Henry Cavendish, quien medía la intensidad de la corriente eléctrica aplicándosela a sí mismo. Sin embargo, sus trabajos no fueron descubiertos hasta después de su muerte. La ley de la Conservación de la Energía, la Ley de Ohm, la Ley de Dalton del gas ideal, la Ley de Richter de Proporciones Recíprocas, la Ley de Gases de Charles y los principios de la conductividad eléctrica llevarían su nombre si hubiera publicado sus investigaciones.

No obstante, entre los locos, como en todo, siempre hay uno que sobresale, y no porque los demás se lo dejen fácil. William Buckland, geólogo y paleontólogo, fue conocido por sus gustos culinarios. Era una persona que comía de todo. Y cuando digo de todo, no me refiero solo a que no despreciara a las verduras y otros alimentos, a veces, poco apreciados. Aunque eso no quiere decir que todo le gustase por igual, ya que asado de topo y guiso de moscardones no eran de su agrado.


Sus exquisitos gustos le ayudaron a identificar el origen de la supuesta sangre de un santo en un iglesia de Italia, que se renovaba diariamente. Para ello, como haría cualquiera, se arrodilló y chupó la mancha de sabor inconfundible. Tras ello, cual Ace Ventura, identificó la mancha como orina de murciélago. De ahí que volviera aparecer todos los días.

Pero llegados a este punto, te preguntarás a cuento de qué viene el título de la entrada, aunque de cualquier manera, ya supongo que te lo puedes imaginar. Durante la revolución francesa, el corazón del Luis XIV quedó en manos de unos saqueadores, quienes se lo vendieron a Lord Harcourt. Este se encontraba en un cofre de plata.

Harcour mostró el corazón, ya del tamaño de una nuez pequeña, en una cena donde se encontraba William. El corazón fue pasando por la mesa para que lo vieran todos. Cuando llegó el turno de William, dijo "He comido muchas cosas extrañas, pero nunca antes el corazón de un rey" y sin pensarlo dos veces, se lo tragó.

Hay también quien dice que quien se lo comió fue su hijo, Francis Buckland, quien lo encontró delicioso. Tampoco es algo descabellado, ya que al parecer heredó el gusto por las comidas exóticas y tenía un acuerdo con el zoológico para que le entregaran los cadáveres de los animales que murieran. Otras fuentes afirman que tenía un acuerdo con el personal de un hospital para que le entregaran partes anatómicas humanas.

Fuentes: Strange history, Denunciando, Terra magazine, e-ciencia

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.