Ir al contenido principal

¿Y si no se hubiesen extinguido los dinosaurios?

Si no hubieran sufrido una extinción masiva, ¿qué habría sido de los dinosaurios? Puede que se hubieran extinguido poco a poco por otras causas, que perdieran su posición dominante o que fueran adaptándose a los cambios que fuera sufriendo la Tierra. Para intentar responder a esta pregunta, en 1982, Dale Russell y Ron Séguin postularon la hipótesis del dinosauroide.



La hipótesis surgió a partir del descubrimiento de un cráneo de terópodo bípedo Troodon, por entonces llamado Stenonychosaurus. Este pequeño dinosaurio de un metro de altura, posiblemente omnívoro, poseía visión binocular y con capacidad de ver con poca luz. Tenía unas tres largos dedos en las patas delanteras y una garra en forma de hoz en las traseras.

Sin embargo, lo más destacable es que poseía un cociente de encefalización 6 veces mayor al de otros dinosaurios, presentando circunvoluciones, un lóbulo occipital  desarrollado (encargado de la memoria y de la visión) y un esbozo de lóbulo frontal.

Por entonces, se estaba dejando de ver a los dinosaurios como seres estúpidos, por lo que a partir de estos datos, pensaron que si el Troodon hubiera sobrevivido hasta nuestros días, posiblemente tendría un volumen cerebral de 1100 centímetros cúbicos, como los humanos.

El aumento del tamaño del cerebro implicaría que también lo haría la cavidad craneal, expandiéndose posteriormente, mientras que el cerebro crecería con la forma característica de los cerebros de las aves. El hocico entonces se reduciría y desaparecerían los dientes, adquiriendo un pico como el de una tortuga.

Con una postura erecta soportaría el peso del cerebro, dejando de necesitar la cola. Debido al tamaño que adquiriría la cabeza, debería volverse vivíparo, teniendo además órganos genitales internos, como las aves y reptiles modernos.

Supuestamente, con sus tres dedos, uno de ellos en oposición a los otros dos, podría manejar herramientas y con su inteligencia, desarrollar tácticas. Aparte de la cola, también perdería la garra en forma de hoz de miembros inferiores. Por último, por si no fuera suficiente, se comunicarían como los pájaros.

Como era de esperar, la hipótesis del dinosauroide cosechó sus críticas. Tanto Gregory S. Paul y Thomas R. Holtz Jr. como Darren Naish, paleontólogo de la Universidad de Portsmouth, coinciden en que, aún  adquiriendo cerebros de tamaño humano, conservarían su aspecto de terópodos, manteniendo las garras y las plumas.

Aunque una forma humanoide es adecuada para un ser con inteligencia y capacidad de manipular herramientas, esto no quiere decir que sea la única forma posible. En el hipotético caso de que un dinosaurio evolucionara y consiguiera una inteligencia similar a la nuestra, lo más probable es que tuviera un aspecto más parecido al de las aves, igual que nosotros tenemos similitudes con los primates. Sin embargo, es algo que no podemos comprobar, así que, al menos de momento, el dinosauroide seguirá perteneciendo al mundo de la fantasía y ciencia-ficción junto con los reptilianos, argonianos y "visitantes".

Fuentes: Cosmomagazine, Darren Naish, Wikipedia,

    Comentarios

    1. Algo realmente curioso, cualquier ligero cmabio en el pasado afectaria enormemente al futuro.

      ResponderEliminar
    2. A veces se puede llegar al punto de decir que si un solo átomo del universo hubiera estado en otro punto del mismo cuando se originó la vida, puede que ni siquiera estuviéramos aquí para contarlo.

      Es algo que nunca sabremos con exactitud, pero asombra bastante pensar en ello.

      ResponderEliminar
    3. Seguramente si meteorito que extinguió a los dinosaurios no hubiera existido hoy la tierra estaría dominada por seres inteligentes pero con forma de dinosaurios. Se puede ver temas así en www.planetas-planetas.com
      saludos

      ResponderEliminar

    Publicar un comentario en la entrada

    Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

    El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

    Entradas populares de este blog

    101 curiosidades sobre las cucarachas

    1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

    2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

    3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

    ¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

    Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
    Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
    Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

    El hombre globo que no podía defecar

    Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

    El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.