Ir al contenido principal

El GPS de 1909

El conductor de principios del siglo XX tenía el placer de disfrutar de unas carreteras que levantaban una polvareda al mínimo movimiento, pudiendo degustar gran variedad de insectos voladores autóctonos de cada región a una velocidad casi hipersónica (solo le separaban unos ridículos 1.200 km/h de la velocidad del sonido).

Para el "gourmet" de la conducción, llegó en 1909 el Jones Live Map, una especie de GPS que iba unido al odómetro y hacía girar un disco de papel con una ruta entre dos ciudades. Este artilugio fue inventado por J. W. Jones, a quien recordarán por el velocímetro Jones, el disco fonográfico Jones y el Jones Yobel, "el claxon de los caballeros". Como podréis ver, no era de los que aprovechaba cualquier oportunidad para poner su nombre a un invento.



Cada disco de papel tenía una ruta distinta entre dos ciudades, marcando ríos, puentes y otras localizaciones de interés. El disco iba girando conforme el coche avanzaba y una aguja señalaba la posición. Cada disco valía para 100 millas (160,9 km). Si una ruta era más larga, necesitaba varios discos.

En un folleto de 1910 llamado "The Jones Live Map – What Happens Without It" (El Jones Live Map - Qué pasa sin él) decía que podía proteger al conductor del genio malvado de las carreteras, que siempre da la dirección mal. Además era más sencillo de usar que un mapa.

En 1919 ya existían 500 rutas que iban de Nueva York hasta Los Ángeles, con notificaciones sobre las leyes de velocidad allí donde existían. Sin embargo, el problema es que las carreteras cambian y las referencias utilizadas también. Eso implicaba que los discos antiguos se quedaban obsoletos y debían ser constantemente actualizados.

En la década de los 20, cuando ya había mapas de todo el país y las carreteras estaban correctamente señalizadas, se dejó de producir el Jones Live Map.

Fuente: Saturday evening post

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.