Ir al contenido principal

Artefactos antiguos que no han podido ser recreados

Popular y erróneamente se acepta que en el pasado la gente era más ignorante, que los genios de entonces no eran más capaces que cualquier ciudadano actual y, especialmente, que la humanidad no era capaz de grandes obras. Por eso, como si fueran niños que necesitasen supervisión paterna, hay quienes explican todas las obras de los antiguos por medio de intervenciones extraterrestres. Sin embargo, aún hay creaciones antiguas irreproducibles con el conocimiento actual.

Vasija de Portland

El restaurador John Doubleday con la vasija
La vasija de Portland es una vasija de vidrio de camafeo romano fabricada entre el año 1 y 25 de nuestra era, aunque también se han sugerido fechas anteriores. La vasija muestra dos escenas mitológicas o históricas con detalles mitológicos.Lo fascinante es su elaboración. El método general era soplar una burbuja elongada de cristal azul, sumegirla aún caliente en una tina de cristal blanco fundido y soplarlas juntas. Aunque parece sencillo, es difícil adherir las capas de cristal sin grietas, burbujas o desprenderse. Se ha sugerido que en su confección, el cristal no se sopló, sino que se utilizó un método de prensado en frío llamado pâte de verre, en el que un vidrio finamente molido se presiona con un aglutinante como la goma arábiga y agua para luego presionarse en un molde.

Fuego griego

Aunque muchas armas incendiarias árabes, chinas y mongolas con distintas mezclas recibieron el mismo nombre, la composición del fuego griego usado por el imperio romano oriental o bizantino era un secreto de estado. El fuego griego era una arma incendiaria creada desarrollada por Calínico en torno al 672 de nuestra era y usado especialmente en las batallas navales en barcos con un sifón que extendía las llamas, permitiendo la victoria contra la flota musulmana en Cícico y el asedio árabe de Constantinopla. Los bizantinos le llamaban fuego de mar, fuego romano, fuego de guerra, fuego líquido, fuego pegajoso o fuego manufacturado.

No era el primer tipo de arma incendiaria, ya que los asirios ya las usaban en el siglo IX a.C., pero sí una cuya fabricación nunca se reveló. Los emperadores romanos la consideraban un arma divina, enviada por un ángel. Aunque los árabes y los protobúlgaros consiguieron capturar algunos barcos, no consiguieron copiar la fórmula del fuego. No obstante, desde el año 1203, durante el asedio de Constantinopla en la Cuarta Cruzada, ya no se tienen detalles del uso del fuego griego, ya sea por la pérdida del secreto, la inaccesibilidad a los recursos necesarios o el desarme general del imperio en los 20 años anteriores.

Aunque se sostuvo que el principal ingrediente era el salitre, mostrándose como precursor de la pólvora, no se conoce que este ingrediente se usara en Europa u Oriente Medio antes del siglo XIII. Otro ingrediente propuesto es la cal viva, que sí era usado bélicamente por bizantinos y árabes, pero debía entrar en contacto con el agua para arder, mientras que el fuego griego lo hacía incluso en las cubiertas de los barcos y en granadas. Además, en el mar, el resultado habría sido insignificante. Una propuesta es el uso de fosfuro de calcio (Ca3P2), creado hirviendo huesos con orina en un recipiente sellado. Sin embargo, en las recreaciones carecía de la intensidad adscrita al fuego griego. La hipótesis actualmente más aceptada es la del petroleo de los pozos del Mar Negro, resinas para aumentar la duración e intensidad, además de alquitrán de pino y grasa animal.

Mecanismo de Anticitera

Descubierto en 1902, el misterio de este mecanismo de predicción de posiciones y sucesos astronómicos y certámenes griegos antiguos era tal que, en los primeros meses del blog, aún se consideraba un Oopart, es decir, un objeto fuera de lugar por considerarse su tecnología como demasiado avanzada para la época. Actualmente, The Antikythera Mechanism Research Project está intentando replicar este instrumento con las técnicas que pudieron haber usado por entonces.

Espada del rey Goujian

Rey Guojian de Yue
Esta espada de cobre y estaño encontrada en 1965 en Hubei, China, data del 510 a.C. Para hacerse una idea de su antigüedad, por esa época acababa de nacer la República Romana. No obstante, lo sorprendente es que, cuando se desenvainó de su vaina de madera, se encontraba intacta a pesar de haber permanecido en una tumba inundada. Parece ser que la sulfatación de la hoja y la vaina hermética pudieron conservar el arma libre de óxido.

Ungüento anglosajón anti-SARM

Una receta anglosajona contra los orzuelos podría servir para combatir el Streptococcus Aureus resistente a la meticilina. Se describe en el Bald's Leechbook, incluyendo una mezcla a cantidades iguales de ajo y "cropleek", que puede ser puerro, ajo o chalota, al que se le añade vino y bilis de buey para dejarse nueve días en un recipiente de latón. Que no se sepa con seguridad lo que es uno de los ingredientes es un problema. Hay otro más en encontrar ingredientes como los que se usaban en la época, no sus equivalentes modernos. La preparación debe ser precisa, ya que en 2005 un experimento solo pudo crear una repugnante masa maloliente incapaz de matar a ninguna bacteria.

Este método de obtener un elemento antibacteriano de fuentes antiguas se probó con éxito en China con la artemisina, un fármaco que se usa de forma combinada (para evitar resistencias) para combatir la malaria.

Hormigón romano


Hormigón romano en una tumba romana
El hormigón romano es conocido por su durabilidad, longevidad y reducido impacto medioambiental. Destaca el estado de conservación de algunos edificios romanos en una península con la actividad sísmica de Italia. Debido a que partes del edificio podían moverse ligeramente para acomodarse al estrés causado por los terremotos, se considera que los ladrillos y el hormigón romano eran flexibles, permaneciendo muchos de sus edificios en pie a pesar de las grietas. Aunque Vitruvio ya describía su elaboración con cal y arenas volcánicas, aún hoy sigue descubriéndose "ingredientes secretos".

Acero de Damasco

Aunque ha dado lugar a muchas leyendas y exageraciones, eran conocidas por su dureza, resistencia a la rotura y su capacidad de ser afiladas hasta tener un borde afilado y resistente. Eran hojas fabricadas en oriente medio con alto contenido en carbono presente en forma de nanotubos. Su producción cesó en torno a 1750. La causa se desconoce, aunque se ha explicado como la causa del fin de algunas rutas de comercio, la falta de trazas de impurezas en los metales, la pérdida de la técnica, la supresión de la industria por el Raj británico o una combinación de las anteriores. En la actualidad, se ha intentado reproducir en varias ocasiones el acero de Damasco, consiguiendo resultados muy similares pero, aún así, sin todas las características de este.


Fuente: NewatlasWikipediaAncient-originsNewscientistIflscienceWikipediaWikipediaWikipedia

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

La enfermedad mental como infección

A principios del siglo XX se tenía un especial interés en identificar la etiología de los trastornos psiquiátricos y cognitivos. Entre los eugenistas y los seguidores de Sigmund Freud se debatía el dilema de naturalza frente a crianza, pues los primeros creían que eran males heredados, mientras los segundos señalaban a los traumas infantiles como su causa. Esta discusión concebía una posición más: el origen infeccioso. La infección como causa de la enfermedad mental Durante la Belle Époque (1871-1914), al fin se había desechado la teoría miasmática de la enfermedad en favor de las bacterias como agentes patógenos. En estos años se pensaba que el cuerpo estaba constantemente luchando contra la autointoxicación o toxemia intestinal, es decir, la acumulación de toxinas producidas por las bacterias endógenas. Por lo tanto, para prevenir la enfermedad solo había que acabar con esas bacterias y para curarla bastaría con eliminar el órgano afectado. En base a estos principios se recomendaba t