Ir al contenido principal

¿Podría la colonización lunar afectar a su órbita?

Si en un futuro pudiéramos trasladarnos fácilmente a la Luna y llevar materiales de la Tierra para construir ciudades allí, la masa de nuestro satélite aumentaría progresivamente a la vez que disminuiría la de nuestro planeta. Quizás podría alterar la órbita lunar y los efectos de la Luna sobre la Tierra. Pero, ¿es posible construir tal cantidad de edificios que aumente la masa lunar forma que la desestabilizara? Gracias a un usuario de Askscience en Reddit, conocemos la posible respuesta.


Próxima parada: La Luna
Para empezar, hay que conocer la masa de la Luna, que es de 7.35 x 1022 kg. Para aumentar la masa un 0,001% necesitaríamos llevar 7.350.000.000.000.000 de personas de 100 kg. Actualmente somos más de 7.000.000.000 de personas. Es un número grande, pero no tanto como el otro. Si no me equivoco, todavía nos quedan 7.349.993.000.000.000 personas para llegar a esa cifra. Aunque no se muriera nadie y todas las mujeres se quedaran embarazadas simultáneamente una y otra vez, dando a luz siempre a los niños de 10 en 10, tardaríamos en llegar a esa cifra. Más aún cuando niños y mayores tendrían la obligación de tener una masa de 100 kg cada uno. Podríamos incluir a perros, gatos y otras mascotas siempre que tuvieran la masa recomendada, pero aún así, tendríamos un largo camino hasta conseguir nuestro objetivo. Y por si fuera poco, una vez en nuestro satélite, tendríamos una densidad de población de 190 personas/m2.

Dado que el presupuesto y los recursos para realizar esa misión hacia la Luna serían desorbitados, solo quedan dos opciones más económicas: mandar a la gente en catapulta (como ya se intentó hacer en Zambia) o dar a luz a toda esa gente en la Luna. Es decir, tendríamos la opción sensata y la divertida. Al final la Luna llegaría a tener 190 personas por metro cuadrado.

Por otra parte, dado que no podemos alterar la masa de la Luna y ver sus catastróficas consecuencias llevando a gente allí, tendríamos la opción de dejar la tediosa tarea de procrear todo el día y ponernos a construir. Si edificáramos un sencillo Empire State Building, que tiene una masa de 317.514.659 kg, tendríamos que repetir la tarea unas 2.314.853.752 de veces, cumpliendo los sueños húmedos de cientos de políticos corruptos. Con la población actual, tendríamos un rascacielos para cada tres personas. Si tenemos en cuenta que el área de la Luna es de 38 millones de metros cuadrados, lo más posible es que tengan que construirse unos encima de otros.

Como veis, tampoco es posible aumentar tanto la masa construyendo edificios con materiales de la Tierra. Pero es que además, como ya habréis pensado, sería muy estúpido. Para qué llevar recursos desde nuestro planeta si se pueden construir con los que hay en la Luna. Así que la respuesta a la pregunta "¿Podría la colonización lunar afectar a su órbita?" sería que sí, pero llevarlo a cabo sería prácticamente imposible.

Comentarios

  1. Muy interesantes argumentaciones. Recordemos que constantemente está cayendo material del espacio exterior tanto en la Luna como en la Tierra. Esto hace que constantemente la masa de los cuerpos aumente.
    ¡Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  2. consideremos también que hay teorias acerca de que la luna es posible portador de yacimientos de oro, plata, estaño, zinc... y muchos otros minerales, que sin duda se explotarian y exportarian a la Tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es si sería rentable llevarlos a la Tierra. Ya no solo por el trayecto de vuelta, sino porque pueden estar a mucha profundidad.

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in