Ir al contenido principal

¿Podría la colonización lunar afectar a su órbita?

Si en un futuro pudiéramos trasladarnos fácilmente a la Luna y llevar materiales de la Tierra para construir ciudades allí, la masa de nuestro satélite aumentaría progresivamente a la vez que disminuiría la de nuestro planeta. Quizás podría alterar la órbita lunar y los efectos de la Luna sobre la Tierra. Pero, ¿es posible construir tal cantidad de edificios que aumente la masa lunar forma que la desestabilizara? Gracias a un usuario de Askscience en Reddit, conocemos la posible respuesta.


Próxima parada: La Luna
Para empezar, hay que conocer la masa de la Luna, que es de 7.35 x 1022 kg. Para aumentar la masa un 0,001% necesitaríamos llevar 7.350.000.000.000.000 de personas de 100 kg. Actualmente somos más de 7.000.000.000 de personas. Es un número grande, pero no tanto como el otro. Si no me equivoco, todavía nos quedan 7.349.993.000.000.000 personas para llegar a esa cifra. Aunque no se muriera nadie y todas las mujeres se quedaran embarazadas simultáneamente una y otra vez, dando a luz siempre a los niños de 10 en 10, tardaríamos en llegar a esa cifra. Más aún cuando niños y mayores tendrían la obligación de tener una masa de 100 kg cada uno. Podríamos incluir a perros, gatos y otras mascotas siempre que tuvieran la masa recomendada, pero aún así, tendríamos un largo camino hasta conseguir nuestro objetivo. Y por si fuera poco, una vez en nuestro satélite, tendríamos una densidad de población de 190 personas/m2.

Dado que el presupuesto y los recursos para realizar esa misión hacia la Luna serían desorbitados, solo quedan dos opciones más económicas: mandar a la gente en catapulta (como ya se intentó hacer en Zambia) o dar a luz a toda esa gente en la Luna. Es decir, tendríamos la opción sensata y la divertida. Al final la Luna llegaría a tener 190 personas por metro cuadrado.

Por otra parte, dado que no podemos alterar la masa de la Luna y ver sus catastróficas consecuencias llevando a gente allí, tendríamos la opción de dejar la tediosa tarea de procrear todo el día y ponernos a construir. Si edificáramos un sencillo Empire State Building, que tiene una masa de 317.514.659 kg, tendríamos que repetir la tarea unas 2.314.853.752 de veces, cumpliendo los sueños húmedos de cientos de políticos corruptos. Con la población actual, tendríamos un rascacielos para cada tres personas. Si tenemos en cuenta que el área de la Luna es de 38 millones de metros cuadrados, lo más posible es que tengan que construirse unos encima de otros.

Como veis, tampoco es posible aumentar tanto la masa construyendo edificios con materiales de la Tierra. Pero es que además, como ya habréis pensado, sería muy estúpido. Para qué llevar recursos desde nuestro planeta si se pueden construir con los que hay en la Luna. Así que la respuesta a la pregunta "¿Podría la colonización lunar afectar a su órbita?" sería que sí, pero llevarlo a cabo sería prácticamente imposible.

Comentarios

  1. Muy interesantes argumentaciones. Recordemos que constantemente está cayendo material del espacio exterior tanto en la Luna como en la Tierra. Esto hace que constantemente la masa de los cuerpos aumente.
    ¡Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  2. consideremos también que hay teorias acerca de que la luna es posible portador de yacimientos de oro, plata, estaño, zinc... y muchos otros minerales, que sin duda se explotarian y exportarian a la Tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es si sería rentable llevarlos a la Tierra. Ya no solo por el trayecto de vuelta, sino porque pueden estar a mucha profundidad.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.