Ir al contenido principal

Tai Djin, el hombre lobo del kung-fu

Hay historias tan inverosímiles que, o son falsas o han sufrido una transformación o exageración drástica. Posiblemente esta sea una de ellas. Pero a pesar de ello, aunque solo una pequeña parte de ella sea cierta, ya la hace única.

Nuestro protagonista es Tai Djin, quien nació 1849 en Fujian, la provincia china más próxima a la isla de Taiwan. Su aspecto no era como el de los demás niños: tenía hipertricosis. Debido a las creencias supersticiosas de su familia, terminaron abandonándolo en el bosque cerca del templo Shaolin de Fujian. Los maestros del templo lo encontraron y decidieron adoptarlo.

Desde niño, y debido a que por su aspecto no podía salir del templo, Tai Djin dedicó todo su tiempo a las artes marciales. Aunque cada estudiante se especializaba en un estilo de combate, Tai Djin fue una excepción.  Le permitieron estudiar con todos los maestros del templo, dominando cada rama del Shaolin y aprendiendo 200 técnicas sin armas y 140 con ellas. Su conocimiento y su fuerte carácter le dieron el reconocimiento de Gran Maestro (Su Kong) de Fujian.



A partir de aquí es donde en mi opinión su leyenda se convierte en ficción.

Tai Djin demostró más de una vez sus habilidades. Se reunió con 12 maestros Shaolin, representantes de los templos Shaolin de China. Como era habitual, todos se inclinaron ante él, aunque él no les devolvió la reverencia. De hecho, cogió un cuchillo y lo lanzó a las vigas, de donde cayó un asesino con el puñal clavado en el corazón. Su explicación para esto fue que escuchó trece respiraciones cuando solo había doce personas sin contarse a él.

En otra ocasión, los monjes se encargaron de defender la costa de Fujian de los ataques de piratas japoneses. Su éxito fue agradecido por el pueblo y la noticia llegó hasta el emperador Guangxu a principios del siglo XX, quien los vio como una potencial amenaza rebelde con apoyo popular. Por ello mandó tropas imperiales en secreto armadas con cañones para atacar el templo de Fujian. Entre ellos estaba el monje renegado Chi Tao Su, el monje "ceja blanca" (Bak Mei en chino).

Un oficial les avisó del ataque, por lo que los maestros se ingeniaron una solución: evacuar el templo con todos los libros y obras de arte e incendiarlo con la esperanza de reconstruirlo cuando la época les fuera favorable.

Tai Djin y sus discípulos se desplazaron a las montañas para continuar su entrenamiento. De Tai Djin se dice que entrenaba peleando con osos. Murió en el 1929.

Veracidad de la historia

Como habréis podido percibir, su historia es increíble, tanto por sus logros como por no haber ningún rastro de él más allá de lo que cuenta el gran maestro Sin Kwang Thé. Aunque durante hay registros de los estudiantes del templo de los dos últimos siglos, ni siquiera hay una mención de si Tai Djin fue un miembro del templo. Tampoco está claro a qué templo de Fujian se refieren. Incluso pudo estar en la provincia de Cantón. Su historia se ha contado oralmente de un gran maestro a otro, por lo que se presentan varias posibilidades: no existió, o si lo hizo, su historia es diferente.


Fuente: Usadojo, the human marvels, crogan adventures,  Wikipedia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.