Ir al contenido principal

Dioses de mierda


Los mitos suelen estar compuestos de hazañas extraordinarias e irrepetibles protagonizadas por héroes y dioses. Se podría asumir que ser un dios implica ser un ente de poder abismal, cuyas capacidades están más allá de la comprensión humana. Pero hasta en los dioses hay categorías. Mientras unos se llevaban la gloria, otros se encargaban de tareas más mundanas.


En el mundo occidental, concretamente en el imperio romano, había unos cuantos dioses encargados de las heces: Sterquilinus, también llamado Stercutus o Sterculius, Picumnus, Cloacina o Crepitus. Los dos primeros eran equivalentes, encargandose de las propias heces. Dada la importancia del estiercol en los campos, también eran dioses de la agricultura. Cloacina era quien gobernaba el alcantarillado de Roma. Se convirtió en un aspecto menor de Venus como Venus Cloacina. Por otra parte, Crepitus era tanto el dios del retrete como de las flatulencias. Era invocado en casos de diarrea o estreñimiento. Estos dioses protegían de los males presentes en los retretes públicos.

Esos miedos también estaban presentes en el otro extremo del mundo. Kanbari nyūdō o Kawaya no kami es la prueba. La información al respecto es confusa, ya que se usan indistintamente ambos nombres para referirse a un yokai (espíritu) o a un dios. En ambos casos, su hábitat es el mismo: las letrinas. Bajo la descripción del dios, está compuesto por un dios (tierra) y una diosa (agua) nacidas de las heces y orina de Izanami. A pesar de lo que se pueda pensar, se le consideraba extremadamente bello, hasta el punto que las mujeres embarazadas pedían que si tenían un niño heredase su alta nariz y, si era niña, sus hoyuelos. Como era ciego y vivía en el fondo de las letrinas enarbolando una lanza, era costumbre toser antes de sentarse para avisarle de que la apartara. En general era un dios protector, ya que evitaba las caídas y ahogamientos en los retretes. Además se le pedían buenas cosechas y ayuda con ciertas enfermedades ginecológicas, oculares o dentales.

En el caso del yokai, se trata de un monje que acecha en el baño en Nochevieja que, según Toriyama Sekien, se basaba en un dios chino del retrete llamado Kakutō. Sin embargo, dado que los caracteres usados son similares a los que utiliza la palabra cuco, puede que hiciese un juego de palabras. En China se consideraba mala fortuna oír el canto de un cuco mientras se defecaba, por lo que había que contrarrestarlo ladrando. Generalmente, la presencia del yokai se consideraba un mal augurio para el año siguiente, mientras que en otras zonas, mencionar tres veces su nombre podía hacer aparecer una cabeza que, si se envolvía y se sacaba fuera o a la habitación del usuario del retrete, se convertiría en monedas de oro.

Al dios se le celebraba una ceremonia en el que se decoraba el retrete y los miembros de la familia se sentaban en una esterilla, comiendo cada uno un puñado de arroz simbolizando las buenas cosechas dejadas por él.
Letrina junto a pocilga de la era Showa anterior a la guerra
Para los ainu del norte de Japón, su equivalente, Rukar Kamuy, era el primero en llegar en una situación de peligro. En Okinawa el encargado del retrete era Fuuru no kami. Aquí tenían la costumbre de alimentar a los cerdos con las heces, por lo que el retrete estaba anexo a la pocilga. Sin embargo, se creía que en estos no estaba Fuuru no kami y era un lugar de mala influencia que podía atraer malos espíritus.

Corea tenía a Cheukshin, la damisela del retrete que tenía un carácter perverso. En China, Zi Gu, la dama violeta, o Mao Gu, dama de la letrina o Tercera hija de la letrina. Se creía que era una concubina que había sido asesinada por una esposa celosa, muriendo en la letrina. La leyenda se extendió desde la región de Shanxi y se extendió al resto de China durante el periodo Tang. Las mujeres la adoraban con una muñeca hecha a mano el 15ª noche del primer mes del año lunar, A la muñeca se le decía que el esposo y la esposa se habían ido, por lo que podía salir. Los movimientos de la muñeca eran interpretados por adivinos. En otra interpretación de la dinastía Ming, eran tres hermanas encargadas del Cazo de Oro Primigenio o la Taza del Inodoro Celeste, desde donde nacían todos los seres vivos. 

En algunas variantes del budismo, Ucchuṣma era el dios de la letrina que se encargaba de limpiar las impurezas. En torno a los monasterios zen se desarrolló un culto donde la letrina, el baño y la sala de meditación se consideraban los tres "Lugares silenciosos" para la contemplación.

En Nueva Zelanda, los dioses o espíritus maoríes Atua frecuentaban la letrina y se consideraban las heces como los alimentos de los muertos. Morder la letrina implicaba además la obtención de tapu o maná.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.