Ir al contenido principal

Los colores del mar

Mar, azul, estrecho, gibraltar
Aquellos que vivimos junto a la costa percibimos que el mar no tiene un tono constante, que puede ser distinto en zonas delimitadas o incluso alterarse en toda la superficie con un cambio de tiempo o de marea. Sabemos que, en su conjunto, el océano es azul porque refleja la luz con una longitud de onda de entre 460 y 482 nm, es decir, la luz azul. Como con cualquier color de cualquier objeto, solo vemos los colores que refleja. Aquí hay que descartar el mito del reflejo con el cielo, ya que de ser cierto, los paisajes paradisíacos de mares turquesa necesitarían un cielo distinto al de los mares cotidianos. Pero, dicho esto, ¿qué produce el resto de colores del océano?

Habréis visto alguna vez, si no, lo haréis porque su popularidad es cíclica a pesar de tener más de 10 años, la imagen del Golfo de Alaska donde el mar se divide en dos porciones de distinto color como las fronteras de los mapas. Al verla, algunos se pensarían que, quizás, los mares sí tenían unos límites fijos, que los cartógrafos no los habían separado arbitrariamente. En esa foto en concreto, una parte del océano llevaba los sedimentos arrastrados desde las montañas, especialmente hierro, por el río Copper, que desciende del glaciar homónimo con especial fuerza en verano. Al final, este límite desaparece mientras las aguas se mezclan.
Mar turquesa, cocolitóforos
Aún así, esa imagen solo puso el foco en cómo puede variar el color del mar, incluso bruscamente, sin un gradiente entre un tono y otro. Los colores posibles, como ya se hizo con los colores de la atmósfera, tienen una explicación que estudia la radiometría de color oceánica. Esta disciplina analiza la interacción entre la luz visible del Sol y los ambientes acuáticos, permitiendo calcular la masa de fitoplancton o la concentración de otros materiales vivos o inertes.

La presencia de cocolitóforos, unas algas unicelulares presentes en todos los océanos y cubiertos en una cubierta de calcita, dispersan la luz y tiñe las aguas de verde, especialmente en verano tras su floración. En las costas puede llegarse a mostrarse como una voluminosa marea espumosa.
Mar verde, diatomea

Las diatomeas, otro tipo de fitoplancton, florecen al principio de la primavera, cuando el mar está lo suficientemente calmado para que estas algas puedan permanecer en la zona iluminada por el Sol. los envuelve una frústula de silicato. Al igual que los cocolitóforos, dispersan la luz, aunque son menos brillantes. Al absorber la luz azul, el mar se ve más verde.
mar, rojo, Trichodesmium
Imagen tomada por el satélite Aqua de la NASA entre Vanuatu y Nueva Caledonia
En los trópicos y subtrópicos, la bacteria fotosintética Trichodesmium puede usar el nitrógeno directamente del aire y crecer donde no lo hace el resto del fitoplancton. Da un color rojizo, siendo considerada la causa más probable del nombre del mar Rojo. 
Marea roja

No debe confundirse con las mareas rojas que, aunque puedan producirse naturalmente por proliferaciones de algas dinoflageladas, también se ven influidas por la actividad humana, como el vertido de aguas residuales o la lluvia contaminada. No siempre es peligrosa, pero algunas son especialmente tóxicas.
Mar, amarillo, verdoso, marrón
Imagen de la NASA de la península de Yucatán
Los sedimentos y plantas en descomposición otorgan una tonalidad amarilla verdosa e incluso marrón al agua, especialmente cerca de la costa y las desembocaduras de los ríos. Aquí, el mar puede verse el mar de color verde, induciendo al error de calcular la presencia más fitoplancton de la cuenta.
Mar, gris, nublado

Aunque el cielo no de color al océano, sí influye en él. Cuando está nublado, llega menos luz al mar y, por tanto, se refleja menos luz azul.


Fuente: Euroargo

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

La familia azul

No se trata de ningún mito ni leyenda, sino de una historia real; la gente azul de Kentucky estaban en un enclave aislado de apalaches que vivían con una embarazosa coloración cutánea hasta que un hematólogo encontró una solución. Según la historia, un huérfano francés llamado Martin Fugate se estableció en las orillas de Troublesome Creek al este de Kentucky. Se casó con una pelirroja de piel muy pálida llamada Elizabeth Smith. Ellos desconocían que su unión daría lugar a descendencia de color azul.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.