Ir al contenido principal

¿Qué son los ayudantes de Santa Claus?

Durante el año, Santa Claus es asistido por sus ayudantes, los elfos navideños, quienes trabajan alegre e incansablemente para fabricar juguetes para los niños del mundo. Aunque sea una labor interminable, no llevan realizándola toda la eternidad. Su primera mención apareció en el libro no publicado Christmas Elves (1856) de Louisa May Alcott, pero su imagen fue popularizada por un grabado de la revista Godey's Lady's Work de 1873.

Durante ese lapso de tiempo habrían otras menciones a estos elfos, como la del Harper's Weekly, donde colaboraría Thomas Nast, creador de la imagen popular de Santa Claus, que publicó en 1857 el siguiente poema donde menciona a los elfos navideños:
In his house upon the top of a hill
and almost out of sight
he keeps a great many elves at work
all working with all their might
to make a million of pretty things
cakes, sugar-plums, and toys
to fill the stockings, hung up you know
by the little girls and boys.

En su casa sobre lo alto de una colina
y casi fuera de la vista
mantiene una gran cantidad de elfos en el trabajo
todos trabajando con toda su fuerza
para hacer un millón de cosas bonitas
tartas, confites de ciruelas y juguetes
para llenar los calcetines, colgados, ya sabes
por los niños y niñas pequeños.

En 1876, el historiador y novelista Edward Eggleston también los mencionaría en The House of Santa Claus, a Christmas Fairy Show for Sunday Schools.

Capitalismo navideño

Los elfos navideños inculcaban el sueño del empresario americano: tener una gran mano de obra cualificada que trabaje alegremente sin descanso ni salario. Como los inmigrantes que trabajaban en los talleres clandestinos, vivían apartados de la sociedad, despojados de cualquier rasgo identificativo que los distinga entre sí. En Godey's Lady's Work se explicaba en un editorial que, realmente, pueblos enteros extranjeros muy pobres fabricaban los juguetes y que los empresarios iban regularmente para llevarse la producción de los últimos seis días de trabajo y pagarle. Recalcaba que conseguían vender los juguetes muy baratos y aún así obtener beneficios.

¿Elfos, duendes o gnomos? 

Pero ¿qué son exactamente? Esos términos se usan indistintamente para referirse a humanoides pequeños con habilidades extraordinarias. En España tenemos muchas criaturas locales que distinguimos por su nombre, como el trastolillo, el sumicio, el martinico y el trenti, entre muchos otros. Sin embargo, las criaturas extranjeras se agrupan con uno de los nombres mencionados en el encabezado. Pocos, entre los que se encuentra el leprechaun, consiguen mantener su identidad intacta.

Entonces, ¿qué son los elfos, los duendes y los gnomos?

Creo necesario saber cual es el origen de cada una de estas criaturas. Los elfos son criaturas originarias en los pueblos germánico y nórdico. En alto alemán antiguo se les llamaba alpî o elpî (alp en singular, elbe en femenino) mientras en nórdico antiguo se les llamaban alfar (alfr en singular). Etimológicamente, su nombre hace referencia al blanco, pero por asociación a la belleza, especialmente la femenina, más que al color en sí.

Los nórdicos distinguían entre dos tipos de elfos: los elfos de luz (Ljósálfar) de Álfheimr y los elfos oscuros (Dökkálfar, svartálfar o myrkálfar) de Svartalheimr. Eran opuestos entre sí en aspecto, comportamiento y residencia, ya que, mientras los elfos de luz vivían en los cielos, los elfos oscuros vivían bajo tierra. Estos últimos podrían ser sinónimos de los enanos (singular: dvergr; plural: dvergar), originados como gusanos que se alimentaban del cadáver de jötunn Ymir, es decir, el gigante con el que se creó el mundo. Ninguno fue descrito físicamente, por lo que las imágenes que tenemos de ellos son posteriores.

La palabra duende proviene de "duen de la casa", apócope de "dueño de la casa". Por lo tanto, el duende era una criatura que, como el dueño, hacía en su casa lo que quería, siendo equivalente a los Lares y Penates romanos. Estos inquilinos fantásticos del hogar tenían equivalentes en otros idiomas y culturas, como el etxajaun vasco, el kobold alemán y el cofgodu anglosajón. En torno a los siglos XVI-XVII se comenzó a aplicar el término duende a criaturas de las montañas y las cuevas.

Por último, los gnomos son espíritus elementales de la tierra descritos por Paracelso en el siglo XVI. Los otros elementales de Paracelso para los elementos clásicos eran la ondina (agua), la sílfide (aire) y la salamandra (fuego). Su nombre probablemente derive del latín gēnomos, "moradores de la tierra". Paracelso usó el término Gnomi como sinónimo de Pygmæi. Los describía con una altura de apenas dos palmos, reacions a interactuar con humanos y capaces de desplazarse por la tierra.

Aunque los elfos son los que menos parecido tienen a los ayudantes de Santa Claus, desde la Baja Edad Media, el término se usó en Inglaterra como sinónimo de hada y se asoció con varios duendes en la literatura y el arte de la élite. En Escocia se mantuvo la diferenciación entre ambos. En el siglo XVI, autores como William Shakespeare o Edmund Spencer usaban los términos hadas y elfos intercambiablemente. En el siglo XVIII, el término inglés para los elfos volvió al continente europeo. En Escandinavia se usó para referirse a las hadas con alas de insecto, mientras la tradición inglesa y alemana influyó en su imagen como personas pequeñas, con orejas puntiagudas y caperuzas rojas. Prueba de esta visión es el cuento de El zapatero y los duendes (Die Wichtelmänner), cuyos protagonistas son equivalentes a los kobolds, enanos o brownies, pero donde Margaret Hunt tradujó en 1884 el término al inglés como elfos (elves). J. R. R. Tolkien usaría los términos alemanes elb, elben en las traducciones de sus libros, términos que habían sido recomendados anteriormente por Jacob Grimm al considerar elf como un anglicismo.

Procedencia

El nisse danés o noruego, el tomte sueco o el tomtenisse o tonttu finlandés, son criaturas del folclore nórdico originadas en el culto pagano a los ancestros, considerándose ocasionalmente como un granjero que había desbrozado un terreno para el cultivo y que había sido enterrado en un montículo. Solía vivir en casas rurales o graneros, protegiendo a sus moradores si era tratado bien. Por el contrario, si era maltratado mostraba su faceta vengativa. Solía representarse como un hombrecillo de barba blanca, gorro rojo picudo, ropas brillantes y 90 centímetros de altura. Como otros duentes europeos, con el cristianismo se asoció con Satán.


Antes de asociarse con Santa Claus, lo estaban con la cabra de Yule, con quien visitaban las casas puerta a puerta entregando regalos. En agradecimiento se le entregaba un plato de gachas. Durante el siglo XIX sufrieron un cambio de identidad, pues sus rasgos se combinarían con los de Papá Noel, especialmente debido a las ilustraciones de Jenny Nyström. Comenzarían repartiendo los regalos en Navidad, sustituyendo a la cabra de Yule. La comercialización difuminó las diferencias entre quienes entregaban regalos, hasta el punto que la propia Joulupukki (finlandés para "cabra de Yule") terminó representándose como un anciano barbudo de ropas rojas y perdiendo sus rasgos animales. No obstante, tampoco se han perdido todas sus características, dado que en los países escandinavos no vive en el Polo Norte, no está gordo, entrega los regalos de puerta en puerta y, aunque lleva un trineo tirado por renos, estos no vuelan.

Esta identificación de Santa Claus como uno más de los elfos navideños estaba presente a principio del siglo XIX. En el poema A Visit from St. Nicholas (1823) de Clement Clarke Moore, se habla de él como un alegre elfo viejo y regordete.

Resumen

El propio Santa Claus y todos los personajes y acciones asociados a él surgieron durante el siglo XIX. Esto incluye a los elfos navideños. Estos numerosos ayudantes provienen de las tradiciones escandinavas, influyendo incluso en la propia imagen de Santa Claus, que también tomaba influencias de Sinterklass. Con estos y otros cambios, se fue creando una tradición secular y más comercial de la Navidad más afín a la sociedad estadounidense de la segunda mitad del siglo XIX.

En cuanto a la denominación de los ayudantes navideños, la tradición de considerarlos elfos no es casual, sino debida a la sinonimia que apareció en Inglaterra entre los elfos y las hadas, además de su posterior identificación con varios tipos de duentes europeos.

Fuentes

  • Restad, P. L. (1996). Christmas in America: A History. Oxford University Press. 
  • Pascual, J. A. (1983). Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico. Gredos.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

Las matemáticas para cubrir agujeros

Imagínate que tienes un pantalón lleno de agujeros de formas diversas, pero ninguno mayor a 1 centímetro de diámetro. Podrías pensar que unos remiendos redondos podrían cubrir todos los agujeros perfectamente sin malgastar tela, pero entonces te das cuenta que, a la hora de la verdad, estás en un problema más complicado de lo que parece.

Al encontrarte con un agujero con forma de triángulo equilátero, te percatas que un remiendo cuyo diámetro sea igual a la longitud de los lados del triángulo que alcance dos de sus vértices siempre dejará al descubierto un tercero. Lo mismo ocurriría si el agujero fuera circular y el parche fuera un triángulo equilátero de las mismas características.

Obviamente, la opción razonable sería usar más tela y dejarse de problemas, pero en las matemáticas, donde la gente se las arregla para llevar decenas de piezas de fruta directamente en sus manos, esa lógica no se estila. Es necesario obtener cuál es el resultado óptimo que permitiría desperdiciar la men…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos, le estamparíamos el cartel de posible.

La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extremo…

Asesinos en serie de la antigüedad

Se podría pensar que el asesinato en serie es un fenómeno relativamente reciente que prácticamente nació con la fascinación producida por los relatos de los crímenes de Jack el destripador. Desde entonces, nombres como Jeffrey Dahmer, John Wayne Gacy y Ted Bundy, entre otros, forman parte del imaginario colectivo. Sin embargo, cientos e incluso miles de años atras varios asesinos pasaron a la historia por sus viles crímenes.

Los siguientes relatos, que pueden aumentar en futuras entradas, coinciden en el misterio que los envuelve. Las cifras son inexactas y se desconoce cuánto es real. Ya sea una sucesión de envenenamientos interesados o el ensañamiento más macabro, todas las historias pretenden despertar pavor
Mesopotamia Para empezar está esta carta de Baḫdi-Lim, prefecto de palacio, al rey Zimrî-Lîm (1782-1759 a.C.) de la ciudad de Mari. Se desconoce qué o quién mató a la víctima y no se puede asegurar que fuera un asesino en serie. A pesar de esto, ilustra como se informaba de es…

Ebook gratuito en PDF de Resolviendo la incógnita

Resolviendo La Incógnita - Lugares e historia by Tipo de incognito Ya está disponible la versión PDF de Resolviendo la incógnita. Recoge en 227 páginas una selección de entradas de las categorías de historia, lugares y personas.

Por lo general, las historias cuentan con las mismas fotos y se ha realizado una extensa corrección de errores. Como era de suponer, se han eliminado todos los vídeos y las entradas que se apoyaban mayormente en uno. El resto de categorías, más extensas, se publicarán en uno o dos PDF más. Todo depende de la extensión total de las entradas. Además, he comprobado que se puede leer en ebook sin que nada se deforme ni dejarte la vista (salvo el índice, que en un lector pequeño es posible que no se vea).

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?