Ir al contenido principal

Los secretos de los elfos

La fantasía libera la imaginación y sus únicos límites son los de la mente humana. Por esa razón, como vimos, los troles podían manifestarse de formas dispares, sin un punto en común que permitiera definir con precisión qué los caracterizaba. Aunque más reconocibles, los elfos sufren del mismo problema. Desde gráciles arqueros a trabajadores hombrecillos, las orejas puntiagudas son el único rasgo coincidente. Dado que hoy por hoy no tenemos un concepto claro de ellos, retrotraigámonos a sus inicios para conocer cómo fueron.
Serie: Seres fantásticos

Seres de otro mundo

Odín, Thor y Freyr (s.XI-XII)
En el Grímnismál, un texto de la Edda poética y uno de los testigos de la mitología nórdica, los elfos vivían en Álfheimr, en donde el dios Vanir Freyr recibió una morada. Por esto se ha sugerido que los dioses Vanir, un grupo de dioses que se enfrentó a los dioses Æsir, pudieran ser elfos, aunque no es una idea totalmente aceptada. De ser sinónimos Vanir y álfar, dioses como Kvasir, Njörðr, su esposa-hermana y sus dos hijos Freyr y Freyja, asociados a la fertilidad, serían elfos. Además, según las pruebas dispersas que tenemos, tanto los elfos como los Vanir dominarían el seiðr (magia). Por otra parte, debido a la frecuente aliteración "aesir y elfos" (Æsir ok Álfar), estos dos grupos también parecen íntimamente relacionados.

De izquierda a derecha: Bodvild, su padre Völundr en forma de águila, la herrería y sus dos hermanos muertos.
En los relatos hay pocos elfos cuyos nombres se conozcan. Uno de ellos es Völundr, el herrero y protagonista de Völundarkviða. Völundr parece estar relacionado con el romano Vulcano. En el Heimskringla de la Saga de los Ynglingos, hay varios elfos: Yngvi (cognomen de Freyr) con un hermano llamado Álfr, Thror ("crecer, prosperar") y Virvir (corrupción de Virfill, relacionado con el latín verpa, "pene"). Los tres están relacionados con Freyr, ya que este era representado con un gran falo.

Aunque la Edda prosaica habla de distintos tipos de elfos y presentan varios nombres(1), como solo aparecen en esta y en obras basadas en ella, se estima que se refieren a los enanos (dvergar) y a los demonios y ángeles cristianos. Al igual que ellos, también viven en reinos superiores (Álfheimr o Ljosalfheim) e inferiores (Svartálfaheimr ) al nuestro (Midgard). Los enanos vivirían en un punto intermedio equivalente al purgatorio.

Los enanos, cuyo fisico se desconoce, podían estar relacionados con los elfos, al menos en la Edda prosaica. Especialmente porque cuando Odín manda a Skírnir, siervo de Freyr, a Svartálfaheimr, tierra de los elfos negros, para que forjen la cadena irrompible Gleipnir para someter al lobo Fenrir, quienes cumplen la tarea son enanos (dvergar). Lo mismo ocurre de nuevo en el Skáldskaparmál, donde Odín manda a Loki a Svartálfaheimr para reparar la muerte del hijo del rey enano Hreidmar.

Sea como fuere, los indicios señalan que los elfos tenían una importancia equiparable a los dioses, posiblemente como espíritus protectores de los ancestros.

Un reflejo indirecto

A través del uso del término podemos saber qué asociaban con el término elfo. En el islandés, álfar se solía emparejar con las dos palabras que se referían a los dioses: Æsir y Vanir. Los anglosajones acuñaron los femeninos ælfen o elfen para referirse a las ninfas. Nombres como Ælfred, Ælfric, Ælfbeorht y Ælfnoth señalaban la sabiduría, poder, brillo y valor, respectivamente, de los elfos. En la Biblia, Judit y Sara, la esposa de Abraham, fueron descritas como ælfscyne ("radiante como un elfo"), no solo implicando una belleza seductora pero peligrosa.

También había "enfermedad de elfo" como ælf-adl y ælf-sogoða, en el que la segunda mostraba fiebre. Contra la magia de elfo (ælfsiden) se recomendaba usar un ungüento "contra la raza elfa y los caminantes nocturnos y para la gente con quin ha tenido sexo el diablo". Los elfos serían acusados de las consecuencias de parálisis nocturnas, como más adelante lo serían los súcubos e íncubos. La locura o la epilepsia, asociada desde la antigüedad con los muertos, fueron consideradas enfermedades relacionadas con los elfos y enanos. En el norte de Europa, el nombre de los elfos se incluía en las palabras para urticaria (Noruego: elveblest; islandes: álfarbrúnni), cólico (danés: alvskot), rosácea (alemán: Elffeuer), lumbago (antiguamente en algunas regiones alemanas: Alpschuß) y el tétano provocado por el estrés prolongado del transporte en las ovejas (Alemán: Elbe).


En el islandés moderno son llamados el pueblo oculto (huldufólk), concretamente huldumaðr (hombre oculto) o huldukona (mujer oculta). Es decir, les llaman igual que a los troles. En Dinamarca, donde los troles son pequeños, estos y los elfos son llamados elle. Allí se cree que viven en pequeños montículos. Al final, son términos paragüas que no distinguen de criaturas ni de sus intenciones.

Expansión

En alemán, los términos alp y elbe no aparecerán con frecuencia en los textos hasta el siglo XIII, pero entonces se usaba como sinónimo de zwerc ("enano"), mar ("pesadilla"), lemur y drude (espíritu similar al mar que podía ser un elfo, hag o kobold). Por esta razón, el pentagrama usado para alejar a este último era llamado Drudenfuss, Drudenfuß o Alpfuss ("pie de drude/elfo"). Este es el símbolo que deja atrapado a Mefistófeles en Fausto de Goethe. La relación entre los elfos y las pesadillas se basan en su asociación con los muertos. Aunque el mar se vio como la personificación de sus hechizos maléficos, originalmente era un muerto malvado.

En Inglaterra, ælf, elf e ylfe (pl.) se usaron hasta el siglo XI, momento en el que comenzó a utilizarse indistintamente para otras criaturas. En Francia no aparece este término hasta el siglo XVI, pero es usado para referirse a las hadas. No tendría el significado actual hasta el siglo XIX. El español adquiere la palabra del inglés y en el diccionario de Ramón Joaquín Domínguez (1853) ya aparece como "el nombre que la mitología de la edad media ha dado a una serie de seres sobrenaturales, divinidades subalternas de las cuales unas de naturaleza generosa y protectora, eran bellas; y otras de carácter maléfico y vengativo, eran por el contrario deformes y negras como la noche".

En los países escandinavos, los términos para elfo y enano acabaron convirtiéndose en sinónimos. Sin embargo, mientras hay nombres medievales basados en la palabra para elfo, no sucede lo mismo con los enanos.

Con la iglesia hemos topado

Varias entradas de temas similares llegan al punto común donde la iglesia utilizó la práctica habitual de demonizar lo pagano. Esta no es una excepción. Sin embargo, en la tradición popular europea, eran ángeles que se negaron a posicionarse en la guerra entre Satán y Dios, por lo que, al ser expulsados del cielo y no entrar en el infierno, se quedaron en la Tierra. También se decía que eran hijos de Adán y Lilith, que los ocultó, que tenían aparencia humana o eran de pequeño tamaño, pies extraños, peludos, de espalda musgosa o pies vacunos. En Beowulf, los elfos son la progenie de Caín, junto con jötnar (gigantes) y otras criaturas, que desafiaron a Dios.

Culto antiguo

Es irónico que unos seres que perdieron su identidad vuelvan a sus orígenes gracias a la Navidad. Jól (Yule, una fiesta del solsticio de invierno) también era denominado álfablót ("sacrificio a los elfos"). Esta fertilidad combinaba la memoria a los muertos con ritos de fertilidad. En él se implicaba a Byggvir, un sirviente de Freyr y personificación de la cebada, que conocía los secretos de la buena cerveza que sería usada en el sacrificio de la festividad.

Asociación con los muertos

Como los draugr y otros seres nórdicos, los elfos se asociaron con la tierra y los muertos. Parecían ser ancestros que mediaban localmente entre los humanos y los dioses. Dado que los nórdicos no creían que las personas murieran totalmente, era lógico que una persona buena y justa continuara su existencia vigilando a los vivos.

El rey enano de los elfos

Oberón, rey de las hadas en las historias medievales y conocido por su participación en El sueño de una noche de verano de William Shakespeare, se basaba en Alberich ("rey de los elfos"). El problema radica en que suelen aparecer como un enano, no un elfo. Sin embargo, en Les Prouesses et faitz du noble Huon de Bordeaux (s. XIII-XIV) se muestra bello, brillante y con magia de cualidades divinas, además de un humor lábil que hace que Huon tema infringir mínimamente su trato. Teniendo en cuenta que son características más propias de un elfo, viendo como en la Alemania de esta época se usaba sin distinción elfo y enano y que en Francia no se conocía la palabra elfo, es probable que Oberón no fuera enano, sino elfo. Por otra parte, quiero recalcar que esto no implica que, por puro descarte, debamos imaginárnoslo inmediatamente como un personaje de estatura humana. El aspecto que entonces les daban a los elfos era independiente a nuestra concepción actual.

Orejas puntiagudas

Aunque parece el único punto en común de todos los elfos, la asociación de las orejas puntiagudas con los elfos parece apuntar a la literatura victoriana del siglo XIX. Aunque se señala a J. R. R. Tolkien como quien popularizó este cliché, en su época era tan habitual que nunca especificó la forma de sus orejas en sus libros. Por esta razón, algunos seguidores defienden que los elfos de Tolkien tenían orejas redondas, aunque en una carta de 1938 para sus editores americanos señala que los hobbits tenían "caras joviales, y orejas solo ligeramente puntiagudas y 'élficas'", implicando que sus elfos tenían orejas más puntiagudas. En las etimologías de las primeras ediciones de El camino perdido y otros escritos (1987), en la etimología de LAS, elemento en lasse que significa "hoja", hay una nota que dice "las orejas quendianas eran más puntiagudas y con más forma de hoja que [los humanos]". No obstante, también señala que el término lasse solo se usaba para algunas hojas y que LAS tambien era el lexema de "oír, oreja". Aunque parece una ambigüedad intencionada, que su ilustradora Pauline Baynes no tuviese problemas para usar las orejas puntiagudas indica la posibilidad de que las considerase así o simplemente le fuera indiferente.

Notas

  1. Svartálfar o myrkálfar (elfos negros o sombríos), dökkálfar (elfos oscuros) y ljósálfar (elfos de luz)

Fuentes

  • Simpson, J. (2011). On the ambiguity of elves. Folklore, 122(01), 76-83.
  • Lecouteux, C. (2018). The Hidden History of Elves and Dwarfs: Avatars of Invisible Realms. Simon and Schuster. 

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o