Ir al contenido principal

La homosexualidad en el mundo musulmán medieval

Beso gay en el Maqamat de al-Hariri

A pesar de la situación legal y cultural actual de la homosexualidad en los países musulmanes, la historia nos enseña que nada es eterno. Como ya vimos en la entrada sobre el sexo en la Edad Media en el ámbito cristiano y árabe, tenían una posición más abierta. Aún sin alcanzar una situación ideal, la tolerancia era mayor que en países cristianos. 

Diversidad en el lenguaje

Durante el califato abasí, entre los siglos IX y XIII,  se observa un interés por la sexualidad, comparándose los comportamientos humanos con los animales, no para despreciarlos, sino para apreciar su naturalidad. Por ello, Samir Saaeedi cita, en Asl al-Åila al-Årabia ("Los orígenes de la familia árabe"), al erudito al-Jaheth, quien a su vez cita a Muthana Bin Zuhair para decir cómo lo visto en humanos es comparable a lo visto en palomas. Es decir, hay hembras que montan a machos y/o a otras hembras, en ocasiones sin dejar ser montadas, viéndose entre estas comportamientos masculinos. También habla de machos que se montan recíprocamente y/o que son inseparables.

Por tanto, surgen términos para denominar a las distintas categorías recién creadas. Los hombres homosexuales en general, independientemente de su rol activo o pasivo, son llamados luti. Este término proviene de Lot, sobrino de Abraham, quien se separó de su tío y se asentó en la llanura de Sodoma y Gomorra. También existía la palabra mukhanath, que en una de sus acepciones aludía a los afeminados y pasivos, que también podían ser llamados rijal mu’annathin. Aquellos pasivos pero no afeminados eran llamados Lutiyeen o ma’bun. La sodomía era liwat.

A su vez, también había términos para el lesbianismo (sahq, sihaq y sihaqa) y las lesbianas (sahiqa, sahhaqa y musahiqa). Estos términos provienen de s-h-q, "moler o frotar", de igual manera que el verbo griego tríbō (τρίβω, "frotar") dio lugar al término tríbade (τρίβας). A pesar de ello, en Musahiqat, Shihab al-Din Ahmad al-Tifashi dice que entre ellas se llamaban tharifa ("ingeniosas") y al acto sexual, tharaf ("ingenio"). También se usó ghulamiyya para referirse a las mujeres que se vestían como hombres. Este término era el femenino de ghulam ("eunuco"). Las mujeres masculinizadas eran llamadas nisa’ mudhakkarat.

Causas

En hombres

Al-Razi en su Tratado de la enfermedad oculta hablaba de la enfermedad de la homosexualidad pasiva (ubnah). Razonaba que la fuerza del esperma determinaba si la descendencia era varón o hembra. Sin embargo, si no tenía suficiente fuerza, podía feminizar al hijo, provocándole un picor rectal que aliviaban insertándose el dedo. Como tratamiento encomendaba mujeres y esclavas que le besaran, masajearan y frotaran sus genitales, además de adquirir un rol activo, aunque sin especificar si con mujeres u hombres. Este tratamiento era el indicado para jóvenes o ricos. Si no se cumplían esas condiciones, se recomendaba perder peso, dejar el vino, evitar las distracciones y tener una devoción piadosa.

En mujeres

Las fuentes árabes decían que Galeno examinó los labios y las venas periféricas en su hija lesbiana, razonando que un picor entre los labios mayores y menores era la causa del lesbianismo. Este picor se habría aliviado al frotarse con los labios de otra mujer. El filósofo al-Kindi del siglo IX explicó que este picor, acompañado de calor, era provocado por la condensación de vapor que debía enfriarse con el roce con otros labios. Este no desaparecía con el coito heterosexual porque el líquido producido por los hombres no puede contrarrestar el calor al ser también caliente. En su lugar, necesitaba el frío del líquido producido por la mujer. 

El Nuzhat al-Ashab explica que algunas mujeres prefieren esta práctica porque tardan en alcanzar el clímax, pero si tuvieran relaciones con un hombre que también tardara en alcanzarlo, eso las dejaría satisfecha. También razona que a algunas mujeres les disgusta el tacto de las barbas y prefieren a alguien sin ella, como una mujer o un hombre imberbe, o que tienen trastornos que hacen doloroso el coito. Además muestra como hay mujeres que no solo tardan en llegar al clímax, sino que tienen una actitud activa, con la inteligencia e ingenio de un hombre, y no desean hacerlo cuando no les apetece, recurriendo a frotar los labios con otras mujeres.

El origen del lesbianismo habría estado en la alimentación de la madre durante la lactancia. Juan Mesué el viejo, o Abú Zakeriya Yahya ibn Masawaih, decía que el apio, la rúcula, las hojas de meliloto y las flores de azahar del árbol de naranja amarga provocaba un lesbianismo permanente.

Literatura


La literatura habla principalmente sobre hombres, a pesar de que la historia más antigua conservada de amor lésbico es 40 años anterior a la más antigua referente a las relaciones gays. Además, el enfoque es distinto. Mientras entre mujeres se habla de amor y lealtad, las historias que se conocen de relaciones entre hombres se centran en el sexo. Aunque había excepciones, generalmente estas relaciones implicaban a hombres de edades similares.

En hombres

Raghib al-Isfahani en Muhadarat al-Udaba cuenta anécdotas de homosexuales de toda índole, no sin olvidar mencionar primero cómo Mahoma condena tales actos y conmina a arrojarlos del tejado si son descubiertos (era habitual comenzar un tema con la opinión del profeta). En esta obra revela la variedad de las relaciones, desde líderes religiosos pillados en una mezquita con un infiel, esclavos jóvenes como compañeros activos, a pasivos afeminados (Mukhanath) que reafirman su receptividad. El afeminamiento era algo mal visto en los hombres e incluso era preferible un joven masculino para el rol pasivo. No obstante, estos hombres afeminados tenían permitido vivir entre las mujeres.

La homosexualidad no siempre era algo oculto, que se niegue o limitado a los escalones más bajos de la sociedad. Los autores dicen que el gran juez de Bagdad, Yahya ibn Aktham, no solo se insinuaba a otros hombres sino que, viéndose rechazado, decía que esos hombres debían llevar velo si querían evitarlas. No obstante, puede que esta fuera una acusación que pusieran en su boca. Sobre este juez se sabe que condenaba la cópula fuera del matrimonio pero permitía las relaciones que no generaran progenie.

En mujeres

La historia de amor lésbico más antigua que se conserva es Jawami`al-ladhdha ("Enciclopedia del placer",) de Abul Hasan Ali ibn Nasr al-Katib del siglo X. Cuenta la historia de Hind Bint al-Nu`man, hija cristiana del último rey lájmida de Al-Hira del siglo VII, y Hind Bint al-Khuss al-Iyadiyyah, o Al-Zarqa’, de Yamana, Arabia. Cuando murió Al-Zarqa’, Hind se cortó el pelo, vistió de luto, rechazando los placeres terrenales y jurando a Dios vivir de forma asceta hasta el final. Por ello construyó un monasterio con su nombre en las afueras d Kufa, en cuya puerta fue enterrada. Su historia no solo se convirtió en una muestra de lealtad para los poetas, sino que sirvió como demostración de que era mayor la lealtad presente de una mujer a otra que de un hombre a una mujer. El bibliógrafo Ibn al-Nadim mencionó en al-Fihrist ("El catálogo") otros doce libros de parejas lesbianas del siglo X, pero sus historias no se han conservado.

En la literatura erótica, autores como al-Tifashi, ya mencionado anteriormente, y León en Africano decían que las lesbianas formaban escuelas donde reunirse y aprender a lograr el placer. Estas enseñanzas incluían posturas y los sonidos que se deben emitir.

No estaba claro si la homosexualidad debía castigarse

Mientras en el cristianismo el deseo sexual y el sexo son pecado, en el islam no solo no lo son, sino que son deseables, aunque dentro del matrimonio. Es más, la abstinencia se consideraba un problema. Por esa razón el principal pecado es el adulterio (zina), que alude a la cópula heterosexual y vaginal con una mujer que no es la esposa o concubina. El autor ibn Falita sugería en el Rushd al-labib ila mu`asharat al-Habib ("Guía para el arte del coito para el hombre inteligente") que el lesbianismo protegía contra la desgracia social, a diferencia del coito fuera del matrimonio, ya que mantenía la virginidad. 

La homosexualidad era un pecado, pero no había consenso entre las escuelas de pensamiento islámico legal respecto a su castigo. Estos se aplicaban si había sexo anal, no besos, caricias o sexo intercrural. En el norte de África se consideraba peor que la infidelidad y el castigo era la lapidación, aunque excluía a las relaciones con los esclavos. En Egipto y Siria, no era tan importante el acto de la infidelidad y la homosexualidad, sino el estado civil y el rol activo o pasivo. Los casados se lápidaban y los solteros eran ajusticiados con el látigo. Mientras tanto, en Irak y las zonas de habla persa y turca, el castigo eran diez latigazos y prisión con ánimo correctivo. 

En el caso de las mujeres, no consta que hubiera castigos, aunque en Córdoba ibn Hazm prescribía diez latigazos. 

El fin de la tolerancia

La homosexualidad siempre se vio como un comportamiento alternativo que requería de una explicación, a diferencia de la heterosexualidad. Sin embargo, han quedado testimonios donde se habla de ella sin condenas. Desgraciadamente, a partir del siglo XIII, debido a las condenas y argumentos contra ella, la homosexualidad se prohibe y se considera como una práctica abominable e inferior, llegándose incluso evitar citarlos en los textos. Incluso las causas de la homosexualidad pasan de ser médicas a obra del diablo. Estas condenas no se limitaban al sexo homosexual, sino también a incumplir los roles de género. Dado que el Corán no es claro respecto a su rechazo de la homosexualidad, las condenas se basaban en hadiz, que son más fáciles de falsificar.

Fuentes

  • Amer, S. (2009). Medieval Arab lesbians and lesbian-like women. Journal of the History of Sexuality, 18(2), 215-236.
  • Habib, S. (2007). Female homosexuality in the Middle East: Histories and representations (Vol. 13). Routledge.
  • Dunne, B. W. (1990). Homosexuality in the Middle East: An agenda for historical research. Arab Studies Quarterly, 55-82.
  • Amer, S. (2008). Crossing Borders: Love Between Women in Medieval French and Arabic Literatures. University of Pennsylvania Press.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o