Ir al contenido principal

Embarazado de un perro, un síndrome real que afecta a hombres y mujeres

¿Tienes dolor abdominal o te sientes mal? ¿Sufres con flatulencias, fatiga, nauseas, reflujo y acidez? ¿Has tenido dificultad para orinar o te duele al hacerlo? Oh, y una pregunta más, ¿de repente has expulsado trozos microscópicos de fetos desintegrados de perro por tu uretra?

Si has respondido "sí" a todo, entonces estás sufriendo de "síndrome de embarazo con cachorros". Posiblemente leas esto desde una pequeña villa rural de Bengala Occidental en la India, a poca distancia de Calcuta. Allí es donde el pánico se ha apoderado de sus habitantes durante al menos la última década. Es un trastorno que han sufrido tanto hombres como mujeres sanos y que les hace creer que están embarazados por una camada de cachorros. Estas son las observaciones de un grupo de psiquiatras locales hace unos años, que publicaron una serie de 7 estudios de casos en el International Journal of Social Psychiatry.


De la muestra aleatoria, el 73% tenía la "certeza definitiva" de que el embarazo con cachorros es real, frente al 9% que deseaban desacreditarlo por completo. Atribuían tener este problema tras haber sido mordidos recientemente por un perro. Es frecuente que el perro estuviera en celo durante el ataque ya que, como todos en la villa aseguran, la saliva de perro tiene gametos de perro. Por lo tanto, las inmaculadas concepciones de perros en humanos son inevitables.

De hecho, los psiquiatras informaron que el embarazo con cachorros es un problema tan importante que hay incluso especialistas "médicos" en la comunidad (bara ojhas) que están especializados en tratar el problema. Ofrecen remedios y realizan rituales para inducir abortos de los fetos caninos en los histéricos huéspedes. En el caso de los hombres, mueren durante el doloroso parto de los cachorros a través del pene. Los bara ojhas dan remedios para ayudar a disolver los fetos tan pronto como sea posible para que salgan poco a poco.

Reza porque no salgan al padre
Lo más lógico es pensar que es imposible que alguien se crea algo tan absurdo, pero un signo distintivo de la afección, según los psiquiatras indios, es la ausencia de ninguna consideración realista sobre la incoherencia del embarazo asexual con animales y el embarazo en hombres (hasta un grado de convicción delirante). Una mujer juró que podía oír el suave ladrido de sus cachorros en su abdomen por la noche. Los investigadores sostienen que es un síndrome cultural, como koro, el síndrome de agotamiento cerebral de Nigeria y el síndrome de Stendhal,  producto de una histeria colectiva localizada en esta comunidad de Bengala Occidental. Como prueba de su creencia, casi cualquiera en la villa puede nombrar a alguien que haya muerto como consecuencia del embarazo.

Lo que es especialmente interesante es que incluso las personas bien educadas e inteligentes aceptan tales afirmaciones y son susceptibles a estos delirios, que muestran lo importante que son las actitudes culturales y las creencias para dar forma a la percepción humana de la realidad.

Puede que creer que estás gestando unos  chuchos en tu abdomen parezca inofensivo, pero el problema desde la perspectiva de la salud mental es que los "pacientes" experimentan síntomas somáticos genuinos que alteran su calidad de vida, por lo que se necesita una intervención terapéutica y psiquiátrica para aliviar sus problemas. Después de que un universitario graduado se encontrara con un perro callejero que le arañó en la pierna seis meses antes, se volvió muy cauteloso con estos, ya que temía que uno le atacara. "Estaba tan preocupado con los perros que incluso en la sala de entrevistas, temía que un perro saliera debajo de la mesa." decían los autores del estudio. Para combatir su circulo vicioso de preocupaciones sobre el embarazo con cachorros, su ansiedad y necesidad obsesivo-compulsiva de buscar pedazos microscópicos de fetos caninos en su orina, se le prescribió clomipramina (un antidepresivo) y tioridazina (un antipsicótico). También se le sometió a un mes de acondicionamiento comportamental con un perro mientras que era tratado como paciente interno.

Fuente: Scientific American

Comentarios

  1. Suena muy descabellado que pueda ser cierto algo como esto, pero creo que lo es, me pregunto cómo mismo se generó esta extraña "enfermedad"
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad) ni spam.

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

Caca-dauphin, cuando las heces de un futuro monarca marcan la moda

Francia siempre ha estado ligada a la moda. Antes de su revolución, esta era dictada por la Casa Real. La tendencia de simular haberse operado de una fistula anal es prueba de ello, pero no sería el único ejemplo que mostraba donde residía el sentido francés del gusto.

El hombre con la sangre "dorada"

Sus médicos lo llevaron a la frontera. Así era más rápido: si donaba en Suiza, el proceso se enlentecería rellenando papeles y autorizaciones. La enfermera en Annemasse, Francia, podía ver por la bolsa de sangre destinada a París que esta era bastante inusual. Pero cuando leyó los detalles, se le abrieron los ojos. No había duda que era imposible para este hombre estar sentado a su lado, no solo vivo, sino también sano. Thomas sonrió. Muy pocas personas en el mundo sabían que su grupo sanguíneo podía existir. E incluso menos la compartieron. En 50 años, los investigadores solo han encontrado a unas 40 personas en el planeta con el mismo tipo de valiosa sangre en sus venas.