Ir al contenido principal

Los toxicófagos, los degustadores de arsénico de Estiria

Mujeres estirianas
El arsénico, el "veneno de reyes", es un sinónimo de asesino discreto. Hasta la elaboración de la prueba de Marsh publicada en 1836 o de Reinsch en 1841, usado para detectar metales pesados, era prácticamente indetectable. Por ello y por los síntomas poco específicos provocados por su intoxicación, eran usados para acabar con gobernantes. Prueba de esto fue la muerte de Napoleón, quien sufrió una intoxicación importante por el arsénico de las pinturas verde esmeralda de las paredes de su casa en la isla de Santa Elena, que producía una nube tóxica con la humedad. Es por ello que, considerándose desde hace siglos como un veneno mortal, sorprendiese encontrar una población que no solo lo consumía con regularidad sino que se beneficiase de él.

En 1851, el médico, naturalista y viajero suizo Jakob von Tschudi dio a conocer al mundo por medio de una revista médica vienesa a los campesinos que tomaban arsénico en Estiria, en la actual Austria. El detonante que le indujo a escribir el artículo fue una prueba de envenenamiento en Celje, entonces en el imperio austriaco, que despertó la pregunta sobre si el sujeto era un "toxicófago", algo prácticamente desconocido hasta entonces en el entorno médico.


Los llamados toxicófagos eran habitantes de Estiria y Baja Austria con la costumbre de consumir arsénico. Irónicamente, lo hacían para disfrutar de un aspecto saludable o para facilitar la respiración mientras caminaban o trabajaban en los terrenos montañosos de la zona. Comenzaban con una dosis del tamaño de una lenteja varias veces por semana, aumentándola cuando esta ya no era efectiva. Tschudi relata sobre un hombre de 60 años que tomaba una dosis mayor de 8 veces la inicial, suficiente para matar a cualquier persona.

Por otra parte, eran dependientes de él y sufrían síndrome de abstinencia si dejaban de consumirlo. Los síntomas de la abstinencia eran la ansiedad, la indigestión, la pérdida del apetito, vómitos, estreñimiento y el dolor espasmódico. A pesar de la tolerancia y la aparente ausencia de síntomas crónicos, Tschudi señaló que el número de muertes por el abuso del arsénico no era insignificante.

La popularidad del artículo de Tschudi llevó a su traducción al francés y el inglés en varias revistas médicas, popularizándose en inglés a través de Chamber's Journal en 1856 y en The Chemistry of Popular Life de James Johnston en 1855. La popularidad y las dudas de los expertos llevaron a Tschudi a publicar de nuevo sobre el tema en 1853. El propio médico W. B. Kesteven, que había traducido al inglés el artículo de Tschudi, procedió a criticarlo y a atacar sus relatos. Aludía que las pruebas del consumo de arsénico se basaban en rumores, más que en una observación sistemática de estos consumidores durante un periodo de tiempo. También criticó a los autores por sus escasos conocimientos médicos,  como con James Johnston que era químico, o su poca experiencia, como a Tschudi a quien consideraba más un viajero. También añadió que no se había analizado la sustancia ingerida por los habitantes para confirmar que fuera arsénico.

El debate continuó mientras se intentaban obtener nuevas pruebas. El profesor de química en la Universidad de Owens en Manchester, Henry Enfield Roscoe, publicó un artículo sobre el consumo de arsénico en 1862. Roscoe contactó con 17 médicos de Estiria, quienes le confirmaron que generalmente se considera que algunas personas consumen arsénico regularmente sin perjuicio aparente. Estos proporcionaron casos que habían observado personalmente o que les habían contado "personas fiables". Uno contó el caso de un individuo que tomaba 10 granos (medio grano tiene el tamaño de una lenteja) durante dos días y seguía con buena salud. Uno de los médicos envió una muestra que el análisis químico confirmó como anhídrido arsenioso.

El médico escocés Craig Maclagan viajó con un compañero a Estiria, publicando los resultados de su investigación en 1864 en el Edinburgh Medical Journal. Allí observó junto al dr. Knappe a dos consumidores de arsénico que no mostraban síntomas de intoxicación al día siguiente a pesar de tomar dosis letales.

Aunque no desapareció totalmente el escepticismo, la mayoría de médicos y químicos de finales del siglo XIX y principios del XX aceptaron la validez de los consumidores de arsénico. El British Medical Journal publicó en 1901 un artículo donde alegaba que "Es asunto de conocimiento común que el arsénico y sus sales exhibidas durante un tiempo en pequeñas dosis establecen una tolerancia, y los consumidores de arsénico del Tirol austriaco son la prueba clásica del hecho". En 1905, Roscoe seguía manteniendo su creencia en que había casos bien documentados de consumidores de arsénico.
 
Anuncio de obleas de arsénico
Esta publicidad llevó a la comercialización de medicinas y cosméticos basados en este elemento. En la medicina, su uso tan solo ganó popularidad. De las distintas soluciones con compuestos de arsénico, la más famosa era la solución de Fowler,  que introdujo el médico inglés Thomas Fowler en 1786. Se usaba especialmente por sus propiedades tónicas y estimulantes. La obra de Johnston originó su uso coméstico:
Pero la campesina estiriana, impulsada por un creciente apego inconsciente - apenas confiando sus secretos a sí misma y tomando consejo tan solo de la sabiduría heredada - realmente añade, por el uso de hidri [arsénico], a las gracias naturales de sus formas rellenas y redondeadas, colorea con tonos más brillantes sus mejillas ruborizadas y tentadores labios, e imparte un lustre nuevo y ganador a su brillante mirada. Todos ven y admiran la realidad de su belleza creciente: los jóvenes hacen sonar sus alabanzas y se vuelven suplicantes de su favor. Ella triunfa sobre el afecto de todos y obliga al elegido a ponerse de pie.
Por lo que así, el cruel arsénico, tan a menudo el ministro del crimen y el padre del dolor, lleva una joya bendita en su frente y, como despertador del amor, se convierte en ocasiones en cosechador de felicidad, el calmante de los ardientes anhelos, ¡el otorgador de la satisfacción y la paz!
Anuncio de 1876
Con tales afirmaciones, ¿quién podía resistirse? La solución de Fowler se usó con este fin bebida o con friegas. Se vendieron muchos productos cosméticos: sulfuro de arsénico como remedio cutáneo, obleas de arsénico para el cutis del dr. Simms o del dr. Campbell, o incluso jabones de arsénico. Afortunadamente, estos productos contenían poco arsénico.

En el siglo XX se siguieron realizando análisis de esta práctica popular, especialmente con el naciente campo de la farmacología experimental. Se argumentó que posiblemente los estirianos consumían compuestos de arsénico de forma gruesa que apenas se absorbían, librándose de sus consecuencias fatales. No obstante, actualmente se han observado ciertos animales, e incluso células humanas, que pueden desarrollar tolerancia al arsénico, aunque no se entiende completamente su mecanismo. Algunas plantas también han mostrado una tolerancia inusual. Durante el siglo XXI, Thomas W. Gebel, del Instituto Médico de Higiene General y Salud Medioambiental de Gotinga, Alemania, asegura que es posible para los humanos adquirir tolerancia al arsénico.

El desarrollo de esta moda recuerda a la que le siguió después con la radiación, como ya hablamos con el caso del Radithor, la depilación con rayos X o la multitud de objetos cotidianos con radio. También a la creación de la FDA en respuesta a los infames ingredientes de los alimentos.

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

La casa encantada de Atenas y los fantasmas de Plinio el joven

La presente es una epístola de Plinio el joven (61 -112 d.C.) a Lucio Licinio Sura (Cartas 7, 27).
El presente descanso del trabajo que estamos disfrutando te permite el placer a dar, y a mi a recibir, instrucción. Por tanto estoy extremadamente deseoso de saber si crees en la existencia de fantasmas, y que tienen una forma real, y son un tipo de divinidades o solo las impresiones visionarias de una imaginación aterrorizada.

 Lo que me inclina particularmente a creer en su existencia es la historia que he oído de Curcio Rufo. Cuando él estaba en malas circunstancias y era desconocido en el mundo, acompañó al gobernador de África1 en esa provincia. Una noche, mientras caminaba en el pórtico público, se le apareció ante él la figura de una mujer, de tamaño inusual y de belleza sobrehumana. Y mientras él permanecía allí, aterrorizado y sorprendido, ella le contó que era el poder tutelar que presidía sobre África, y había ido a informarle de los futuros sucesos de su vida: que debía volv…