Ir al contenido principal

Ku-Go, el rayo mortal de los japoneses

Rayo de la muerte de Grindell-Matthews
No hace falta que diga que la guerra agudiza el ingenio para crear formas originales de matar a nuestros semejantes. Se sabe que la Segunda Guerra Mundial tiene tantos ejemplos como para mantener al Canal Historia en exclusiva durante varios años, y eso solo con los nazis. En este mismo blog ya vimos el avión de carbón, un portaaviones de hielo y gaviotas anti-submarinos, entre otros tantos.

El concepto del "rayo de la muerte" alimentó la imaginación popular con el descubrimiento de los rayos X y la radiactividad1. Hubo muchos inventores autoproclamados de tales armas. Aunque pareciese un fraude, el director de investigación científica del Ministerio del Aire de Reino Unido, Harry Wimperis era cauto y prefería cerciorarse sobre su viabilidad. Le encargó esta misión al superintendente de la Estación de Investigación de Radio de Slough, Robert Watson Watt, a comienzos de enero de 1935. Este a su vez se lo encargó a su asistente Arnold F. "Skip"  Wilkins, quien concluyó que la potencia necesaria para tal dispositivo se encontraban fuera de las capacidades contemporáneas.
Robert Watson Watt
Watt le preguntó a Skip si la radiación electromagnética podría tener otro uso, a lo que este respondió que se había informado de interferencias en la recepción de radio cuando pasaba un avión, pudiendo ser esto útil para detectar aviones y defender la nación. Esta idea daría lugar al primer uso defensivo del radar. Watt informó a Wimperis de la imposibilidad del desarrollo de un "rayo de la muerte" y la oportunidad de detectar aeronaves por radiofrecuencia.

Aunque las potencias del eje habían desarrollado radares rudimentarios décadas antes prefirieron elegir un enfoque más ofensivo. En Japón, tanto el ejército naval como de tierra decidieron investigar independientemente un "rayo de la muerte". Sin embargo, como señaló Skip, era imposible desarrollar un magnetrón lo suficientemente potente. Los japoneses ya habían explorado su viabilidad en 1930, cuando el estado mayor decidió investigar movido por un artículo de periódico que describía la invención de tal aparato por los alemanes en la Primera Guerra Mundial.

El estado mayor solicitó al Ministerio del Ejército iniciar una investigación en el Instituto del Ejército de Investigación Científica (IEIC). Su objetivo era crear un dispositivo que, por medio de microondas, detuviera la combustión interna de los aviones por el efecto resonancia o para dañar a los soldados en un ataque por mar. Tal arma no sería viable contra objetivos terrestres debido a que no se consideraba útil en combate móvil en tierra. No obstante, los resultados arrojaron las mismas conclusiones que Skip.
Rayos de la muerte japoneses atacando a bombarderos

En 1936, con el desarrollo de dispositivos como el magnetrón, el Estado Mayor volvió a plantear su investigación. El laboratorio Nobohiro, rama del IEIC, se responsabilizó de los equipos productores de microondas y sus aplicaciones en diciembre de 1937. El desarrollo como arma comenzó en 1939 a pequeña escala. Además de los objetivos presentados en 1930, también se estudió su efecto en animales vivos. En 1940 descubrieron que la mayoría de los motores de combustión interna estaban protegidos contra el efecto resonancia, descontinuando la investigación y desviando al personal a la investigación del radar.

En 1943 volvió a comenzar el desarrollo del "rayo de la muerte" en el laboratorio Noborito con la investigación en organismos vivos. En 1944 hicieron progresos con longitudes de onda entre 10 cm y 2 metros, ganándose financiación adicional. A comienzos de 1945, el ministro del ejército les ordenó desarrollar una potente arma, asignándole un millón de yenes. Al final de la guerra se habían gastado dos millones de yenes.
rayo de la muerte japonés

De 1944 a 1945 trabajaron con un prototipo, un oscilador de onda continua que alimentaba una antena dipolo situada en el foco de un reflector elipsoidal. Consistía en un espejo elipsoidal de 3 metros de diámetro con una distancia focal de 5 a 10 metros. La potencia de alimentación era de 1-2 kilovatios a una longitud de onda de 0,8 metros. El tiempo de aplicación de campo rondaba de uno a tres minutos. En algunos experimentos, los sujetos de prueba se situaban en el foco opuesto del elipsoide. Informaron que no usaron monos por la dificultad de obtenerlos durante la guerra. También negaron el uso de humanos. Tenían proyectado construir un dispositivo mayor y más efectivo, pero permaneció en construcción al final de la guerra.

Como decía, en la marina japonesa el desarrollo del "rayo de la muerte" fue independiente. El capitán Itō Yōji, tras ver ignorada su investigación por el Comité de Investigación Científica del Ministerio de Educación en marzo de 1932, decide desarrollar su propio oscilador magnetrón. Comenzó su investigación en el Instituto de Investigación Técnica de la marina en 1933 y al año siguiente comenzó a colaborar en la Radio Japonesa (Nihon Musen), que habían investigado independientemente sobre el magnetrón en 1932. En 1937, sus esfuerzos acabaron con el desarrollo del anodo de tipo Tachibana dividido en ocho, el primer oscilador estable de microondas desarrollado en Japón.

Simultáneamente, la marina se interesó en el desarrollo del radar para el combate nocturno y para evitar la colisión de los barcos en formación durante la noche. La investigación comenzó en 1939 enfocada en la medición de distancias entre barcos, pero en la primavera de 1943, se decidió acelerar la fabricación de radares de microondas en todos los barcos de guerra.

El laboratorio en Shimada en la prefectura de Shizuoka hizo un esfuerzo intensivo en el desarrollo de la Investigación Z. Al principio, su trabajo se centraba en un magnetrón de alta potencia, pero fue cuando Ito Yoji disolvió el Comité de Física en marzo de 1943 cuando se encauzó la investigación en el "rayo de la muerte". En otoño de 1944, recibieron financiación adicional y recibió el nombre de Investigación Sei gō"2 o "Proyecto Poder".
Acorazado japonés Yamato
Acorazado Yamato
La marina japonesa necesitaba desesperadamente un arma para cambiar las tornas de la guerra y con un rango efectivo de 10 kilómetros para atacar a barcos enemigos. También esperaban un arma efectiva contra los bombarderos americanos B-29. Los primeros planes preveían una torre con un plato reflector rotante cubierto en cobre en una torre mayor a las torretas del acorazado Yamato. Los militares esperaban un desarrollo veloz, pero físicos como Nagaoka Hantaro dudaban que, incluso si pudiera construirse, fuera efectiva contra los aviones, motores y su tripulación por la protección del fuselaje metálico.

Tras la guerra, la inteligencia americana reveló que, aunque los datos eran interesantes, nada indicaba que fuera a convertirse en un arma militar efectiva. Percibieron el desarrollo de los magnetrones como original y notable, a pesar de que los científicos trabajaban aislados y no se les informaba de los desarrollos de la investigación. En algunos casos, incluso desconocían que la finalidad era construir un "rayo de la muerte". Además, se culpó a los altos mandos japoneses de no reconocer la importancia del radar al principio de la guerra.

Notas

  1. Así como la creación de productos cotidianos radiactivos (relojes, bebidas revitalizantes, depilación con rayos X e incluso condones).
  2. El nombre en clave Ku-Go o Ku-Gou (く号) es la abreviatura de Kwai riki kousen. Kwai riki, que actualmente sería Kairiki, significa "fuerza bruta" o "fuerza prodigiosa", mientras Kousen significa rayo o haz. Otros nombres en las fuentes japonesas es "rayo de la muerte Z" (殺人光線「Z」, Satsujin kōsen zetto"). Sei Gō (probablemente como 正号), a pesar de que lo diga Grunden, no significa "poder".

Fuentes

  • Grunden, W. E. (2005). Secret weapons and World War II: Japan in the shadow of big science. University Press of Kansas.

Comentarios

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad), teléfonos, ni spam. Se agradecen los comentarios con respeto.

Lo más popular de la semana

Las incongruencias de la Biblia

En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra, pero no pudo encontrar una manera consistente de relatar su historia. La Biblia cuenta múltiples versiones de la misma historia pero pierde la continuidad y la coherencia en demasiadas ocasiones. Se combinen las versiones de un relato o se mantengan por separado, nos encontramos repetidamente en una situación donde no podemos aceptar todas las afirmaciones incongruentes.
Problemas familiares
La primera de esas situaciones ocurre muy pronto. El Génesis comienza, como no podía ser de otra manera, con la creación del mundo. Podríamos discutir si es coherente el orden en el que crea el universo (p.ej. Génesis 1:25-26 y 2:18-19), pero hay una parte más desapercibida. Si tenéis el conocimiento más básico de la Biblia, sabréis cómo fue la creación de Adán y Eva. Puede que debido a ello seas de los que creen que las mujeres y los hombres tienen realmente un número distinto de costillas. Si aún andas perdido, me refiero a la creación de Adán a …

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Los árboles que huelen a vómito, esperma y pescado podrido

Cada año, la primavera deleita a los ciudadanos de Nueva York y Washington D.C. con un delicioso aroma descrito como vómito, esperma y pescado podrido. Es un perfume presente especialmente en las comunidades suburbanas. Los responsables son dos árboles.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar en torno al Sol?

La velocidad orbital es la velocidad que tiene un cuerpo para que su órbita sea estable. En el caso de la Tierra, este valor es de 30 km/s. Si aumentara, se compensaría con una órbita mayor. Si disminuyera, el resultado sería el opuesto. Si el Sol desapareciese, el planeta describiría una trayectoria tangencial a la órbita manteniendo la velocidad, como una boleadora al ser lanzada.

Si la velocidad orbital fuera cero, nos pondríamos rumbo a un caluroso destino: el Sol. Según cómo ocurra esto, nuestra extinción será distinta.

Si la Tierra frenara de golpe su trayectoria, ocurriría lo mismo que un autobús que frena brúscamente: los "pasajeros" mantendríamos la inercia, es decir, los 30 km/s. Entonces cada cara de la Tierra nos enfrentariamos a una situación diferente. Por una parte, dado que la velocidad de escape es de 11 km/s y la mayoría estamos en la superficie, incluyendo a aquellos que atravesaran varias plantas a 87 veces la velocidad del sonido, los de una cara contin…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.