Ir al contenido principal

Fauna prehistórica descubierta en Argentina

Con tres entradas previas, dos dedicadas a España y una a México, ahora le toca el turno a Argentina. Como en las que he enlazado, no se trata solo de criaturas que se hayan encontrado en este país, sino que fueran descubiertas ahí por primera vez. Aunque a diferencia de la anterior, no he elegido el país por el número de visitantes al blog, según las estadísticas de blogger (Que, sinceramente, en ciertos aspectos me resultan tan poco fiables como todas las demás), Argentina es, desde que blogger recoge estas estadísticas (2010), el tercer país donde se ven más páginas del blog. Por eso creo que habrá muchos argentinos interesados en conocer qué vida recorrió sus tierras hace millones de años.

Murusraptor barrosaensis

El Murusraptor es un megaraptor de al menos 6,4 metros de longitud que vivió hace unos 89 millones de años, durante el periodo Coniacense, en el Cretácico tardío. Aunque tenía un tamaño similar a un tiranosaurido como el Albertasaurus, sus huesos eran muy ligeros como en los oviraptosaurios, que poseían características más similares a las aves. Fue descubierto en Sierra Barrosa, al noreste de Plaza Huinculprovincia de Neuquen. El cráneo del fósil descubierto estaba tan bien conservado que podían observarse signos de infección en el lado izquierdo, aunque no se sabe si esta fue la causa de la muerte.

Gualicho shinyae

Murusraptor y Gualicho se dieron a conocer con poco tiempo de diferencia. Vivió hace 93 millones de años en el norte de la Patagonia, situada en la isla que entonces era Sudamérica. Medía 6 metros de longitud y 1,7 de altura y pesaba 450 kilogramos. A diferencia del Murusraptor, sus brazos eran cortos con solo dos dedos cada uno. Fue descubierto en la formación Huincul. No se sabe por qué Gualicho u otros dinosaurios poseían miembros superiores reducidos, pero parece una característica que surgió independientemente en varias especies y en distintas ocasiones. Su nombre proviene del espíritu maligno del pueblo tehuelche

Llallawavis scagliai

La ave del terror más completa encontrada. Vivió durante el Plioceno, hace 3 millones y medio de años. Fue descubierta en los acantilados de la playa La Estafeta. Aunque otras aves del terror superaban en altura a las aves actuales más grandes, el Llallawavis solo medía 1,2 metros y pesaba 18 kilogramos. Podía oir un rango de sonidos de una frecuencia de 380 a 4230 Hz, pudiendo sugerirse además que su voz sería grave, lo que sería útil para comunicarse a larga distancia.

Eoraptor lunensis

Argentina se puede enorgullecer de tener dinosaurios famosos e importantes. Eoraptor es uno de ellos, ya que se considera uno de los más antiguos. Este pequeño carnívoro de 1 metro de longitud y apenas 30 centímetros de altura vivió a comienzos del Triásico, hace unos 230 a 225 millones de años. Fue encontrado en el Valle de la Luna. Su aspecto era primitivo, ya que carecía de las características especializadas de los depredadores posteriores. Incluso tenía algunos dientes de herbívoro y cinco dedos en las extremidades superiores, dos de ellos vestigiales.

Cronopio dentiacutus

Se trata de un pequeño mamífero driolestoideo que vivió hace 93 millones de años, en el Cretácico, y descubierto en La Buitrera. Medía entre 10 y 14 centímetros y poseía colmillos largos. Como la mayoría de los mamíferos de la época, además de pequeño era nocturno. Se dio a conocer ya que su aspecto resultaba similar a Scrat, de Ice Age.

Llanosuchus tamaensis

Se trata de un cocodriliforme herbívoro u omnívoro de hace 80 millones de años. Era exclusivamente terrestre. Medía tan solo 80 centímetros de longitud. Su corto hocico, parecido a una pala, pudo ayudarle a excavar madrigueras. Su hábitat fue probablemente semi-árido, superando las temperaturas de 50ºC y alcanzando los 60ºC en las épocas más cálidas y secas.

Argentinosaurus huinculensis

¿Qué sería de una lista de fauna prehistórica argentina sin un animal que lleva a su país incluido en su nombre? Este titanosaurio vivió hace 97 a 93,5 millones de años, durante el Cretácico. Con una longitud de entre 27 a 30 metros y un peso de 50 a 70 toneladas (las medidas han ido cambiando con el tiempo), sería el dinosaurio más grande conocido. Algunos saurópodos podrían rivalizar con él, pero el Argentinosaurus destaca tanto en longitud como en altura. Los que pueden superarlos tienen descripciones pobres o sus fósiles se han perdido. Actualmente, el Mamenchisaurus sinocanadorum sería el único con posibilidades de empequeñecerlo.

Maresaurus coccai

Un pliosaurio del Jurásico medio encontrado en la formación de Los Molles. Parece ser un romaelosáurido, un grupo intermedio entre los plesiosaurios y los pliosaurios.

Riojasaurus incertus

Un prosaurópodo de la provincia de La Rioja que vivió durante el Triásico superior, hace unos 218 a 211 millones de años. Medía 11 metros de longitud y 3 de alto, y pesaba 23 toneladas. Sus vértebras ahuecadas y la fusión de cuatro vértebras, en vez de tres, para formar el sacro, le impedía, a diferencia de otros sauropodomorfos basales, erguirse sobre sus cuartos traseros.

Fuente: DiscovermagazineSci-newsHuffingtonpostWikipediaAgencia FapespPrehistoric-wildlife

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in