Ir al contenido principal

Fauna prehistórica descubierta en Argentina

Con tres entradas previas, dos dedicadas a España y una a México, ahora le toca el turno a Argentina. Como en las que he enlazado, no se trata solo de criaturas que se hayan encontrado en este país, sino que fueran descubiertas ahí por primera vez. Aunque a diferencia de la anterior, no he elegido el país por el número de visitantes al blog, según las estadísticas de blogger (Que, sinceramente, en ciertos aspectos me resultan tan poco fiables como todas las demás), Argentina es, desde que blogger recoge estas estadísticas (2010), el tercer país donde se ven más páginas del blog. Por eso creo que habrá muchos argentinos interesados en conocer qué vida recorrió sus tierras hace millones de años.

Murusraptor barrosaensis

El Murusraptor es un megaraptor de al menos 6,4 metros de longitud que vivió hace unos 89 millones de años, durante el periodo Coniacense, en el Cretácico tardío. Aunque tenía un tamaño similar a un tiranosaurido como el Albertasaurus, sus huesos eran muy ligeros como en los oviraptosaurios, que poseían características más similares a las aves. Fue descubierto en Sierra Barrosa, al noreste de Plaza Huinculprovincia de Neuquen. El cráneo del fósil descubierto estaba tan bien conservado que podían observarse signos de infección en el lado izquierdo, aunque no se sabe si esta fue la causa de la muerte.

Gualicho shinyae

Murusraptor y Gualicho se dieron a conocer con poco tiempo de diferencia. Vivió hace 93 millones de años en el norte de la Patagonia, situada en la isla que entonces era Sudamérica. Medía 6 metros de longitud y 1,7 de altura y pesaba 450 kilogramos. A diferencia del Murusraptor, sus brazos eran cortos con solo dos dedos cada uno. Fue descubierto en la formación Huincul. No se sabe por qué Gualicho u otros dinosaurios poseían miembros superiores reducidos, pero parece una característica que surgió independientemente en varias especies y en distintas ocasiones. Su nombre proviene del espíritu maligno del pueblo tehuelche

Llallawavis scagliai

La ave del terror más completa encontrada. Vivió durante el Plioceno, hace 3 millones y medio de años. Fue descubierta en los acantilados de la playa La Estafeta. Aunque otras aves del terror superaban en altura a las aves actuales más grandes, el Llallawavis solo medía 1,2 metros y pesaba 18 kilogramos. Podía oir un rango de sonidos de una frecuencia de 380 a 4230 Hz, pudiendo sugerirse además que su voz sería grave, lo que sería útil para comunicarse a larga distancia.

Eoraptor lunensis

Argentina se puede enorgullecer de tener dinosaurios famosos e importantes. Eoraptor es uno de ellos, ya que se considera uno de los más antiguos. Este pequeño carnívoro de 1 metro de longitud y apenas 30 centímetros de altura vivió a comienzos del Triásico, hace unos 230 a 225 millones de años. Fue encontrado en el Valle de la Luna. Su aspecto era primitivo, ya que carecía de las características especializadas de los depredadores posteriores. Incluso tenía algunos dientes de herbívoro y cinco dedos en las extremidades superiores, dos de ellos vestigiales.

Cronopio dentiacutus

Se trata de un pequeño mamífero driolestoideo que vivió hace 93 millones de años, en el Cretácico, y descubierto en La Buitrera. Medía entre 10 y 14 centímetros y poseía colmillos largos. Como la mayoría de los mamíferos de la época, además de pequeño era nocturno. Se dio a conocer ya que su aspecto resultaba similar a Scrat, de Ice Age.

Llanosuchus tamaensis

Se trata de un cocodriliforme herbívoro u omnívoro de hace 80 millones de años. Era exclusivamente terrestre. Medía tan solo 80 centímetros de longitud. Su corto hocico, parecido a una pala, pudo ayudarle a excavar madrigueras. Su hábitat fue probablemente semi-árido, superando las temperaturas de 50ºC y alcanzando los 60ºC en las épocas más cálidas y secas.

Argentinosaurus huinculensis

¿Qué sería de una lista de fauna prehistórica argentina sin un animal que lleva a su país incluido en su nombre? Este titanosaurio vivió hace 97 a 93,5 millones de años, durante el Cretácico. Con una longitud de entre 27 a 30 metros y un peso de 50 a 70 toneladas (las medidas han ido cambiando con el tiempo), sería el dinosaurio más grande conocido. Algunos saurópodos podrían rivalizar con él, pero el Argentinosaurus destaca tanto en longitud como en altura. Los que pueden superarlos tienen descripciones pobres o sus fósiles se han perdido. Actualmente, el Mamenchisaurus sinocanadorum sería el único con posibilidades de empequeñecerlo.

Maresaurus coccai

Un pliosaurio del Jurásico medio encontrado en la formación de Los Molles. Parece ser un romaelosáurido, un grupo intermedio entre los plesiosaurios y los pliosaurios.

Riojasaurus incertus

Un prosaurópodo de la provincia de La Rioja que vivió durante el Triásico superior, hace unos 218 a 211 millones de años. Medía 11 metros de longitud y 3 de alto, y pesaba 23 toneladas. Sus vértebras ahuecadas y la fusión de cuatro vértebras, en vez de tres, para formar el sacro, le impedía, a diferencia de otros sauropodomorfos basales, erguirse sobre sus cuartos traseros.

Fuente: DiscovermagazineSci-newsHuffingtonpostWikipediaAgencia FapespPrehistoric-wildlife

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.